Complementarianismo, Familia, Igualitarismo, Ministerio Femenino

El uso del velo en la mujer cristiana

En nuestro ambiente lleno de sectarismo suele ser común que algunos creyentes de ciertas denominaciones (mayormente de corte profético, apostólico, menonitas, amish y hasta pentecostales unicitarios) le insistan a nuestras amadas hermanas sobre el uso del velo como requisito indispensable para 'estar bien con Dios' y hasta para 'ser salvas'. No es mi intención humillar las creencias de nuestros hermanos con una opinión diferente; no obstante, en honor a la verdad, y puesto que acostumbran hacer proselitismo en nuestras iglesias buscando a quien convencer (o confundir), creo necesario dar una respuesta. Aunque tales grupos religiosos suelen presentar ciertos versículos de apoyo para su teoría, hacen caso omiso de toda regla de interpretación bíblica e ignoran, ya sea por conveniencia o simple ignorancia, el contexto en el cual dichos versículos fueron dados. Ciertamente, las palabras de Pablo han sido utilizadas para minimizar el rol de la mujer en el ministerio cristiano, mantenerla en sujección al liderazgo masculino y sostener el sistema misógino de mando que predomina en muchas iglesias cristianas. Pablo mismo ha sido acusado de machista y misógino pero, qué tal si analizamos algunas de las alusiones paulinas acerca de la mujer, la condición de ésta en Cristo y su lugar en la Iglesia.

Complementarianismo, Igualitarismo, Vida Cristiana, Vida Espiritual

El hombre como cabeza de la mujer

La Biblia declara que el hombre es la cabeza de la mujer. Para muchos cristianos esto significa que la mujer debe estar sometida al hombre quien, en su papel de “cabeza”, debe tenerla bajo su autoridad. Sin embargo, existen varias razones por las cuales este es un concepto completamente equivocado de lo que significa ser la “cabeza”. La tiranía, el maltrato y el abuso forman lo opuesto de lo que Dios espera de un hombre. Pues el plan divino le pide al esposo que muestre la ternura, amor, delicadeza, paciencia noble, y verdadera cortesía, que es digna de la cabeza del hogar.

Pentecostalismo Clásico

Soy pentecostal, pero no de esos…

Algunas personas creen que los Pentecostales somos unos bichos raros descerebrados que entran en ataques incontrolables durante servicios religiosos. Están sorprendidos de saber que muchos de nosotros tenemos grados avanzados, muchos somos profesionales, tenemos nuestros propios negocios, ejercemos cargos públicos y movilizamos una gran cantidad de obras misioneras y de caridad en el mundo. Los Pentecostales componemos más de un cuarto de todos los cristianos hoy en día (tan sólo las Asambleas de Dios, la denominación a la cual me siento orgulloso de pertenecer, cuenta con más de 69 millones de miembros). Pero no te confundas, ni generalices ¡No todos los 'Pentecostales' somos iguales! No pretendas etiquetarnos o reducirnos a tu prejuiciado estereotipo mental