Arminianismo Clásico, Arminianismo Reformado, Calvinismo

Depravación Total: ¿Intensiva o Extensiva?

Por: Fernando E. Alvarado.

INTRODUCCIÓN.

La doctrina de la Depravación Total, a veces conocida como “Depravación Radical”, constituye el primero de los 5 puntos del calvinismo (TULIP). El Canon de Dort nos dice:

“Por consiguiente, todos los hombres son concebidos en pecado, y al nacer como hijos de ira, incapaces de algún bien saludable o salvífico, e inclinados al mal, muertos en pecados y esclavos del pecado; y no quieren ni pueden volver a Dios, ni corregir su naturaleza corrompida, ni por ellos mismos mejorar la misma, sin la gracia del Espíritu Santo, que es quien regenera.”[1]

Que los calvinistas se aferran a esta doctrina es conocido por todos, pero ¿Cuál es la perspectiva arminiana acerca de dicho punto? A diferencia del pensamiento común entre los calvinistas, Arminio y los primeros remonstrantes no negaron la Depravación Total. Arminio escribió:

“En este estado [tras la Caída] el libre albedrío del hombre hacia el verdadero bien no solo está herido, tullido, enfermo, deformado y debilitado, sino también encarcelado, destruido y perdido. Y, hasta que llega la asistencia de la Gracia, sus poderes no sólo están debilitados e inútiles, sino que no existen excepto cuando los estimula la Gracia Divina: Puesto que Cristo ha dicho: ‘Separados de mí, nada podéis hacer’… Cristo no dice, ‘separados de mí no podéis hacer más que unas pocas cosas’, ni tampoco, ‘separados de mí no podéis hacer ninguna cosa difícil’, o ‘separados de mí vais a tener muchas dificultades para hacer las cosas’. Lo que dice es ‘separados de mí nada podéis hacer’…”[2]

El Tercer Artículo de la Remonstrancia afirma:

“El hombre no posee fe salvadora por sí mismo, ni a partir del poder de su libre albedrío, visto que, en su estado de apostasía y de pecado, no puede, de sí y por sí mismo, pensar, querer o hacer, algo de bueno (que sea verdaderamente bueno tal como es, primeramente, la fe salvadora); pero, es necesario que Dios, en Cristo, por su Espíritu Santo, lo regenere y lo renueve en el intelecto, en las emociones o en la voluntad, y en todos sus poderes, con el fin de que él pueda correctamente entender, meditar, querer y proseguir en lo que es verdaderamente bueno, como está escrito en Juan 15.5 “porque separados de mí nada podéis hacer.” (RVR1960)”[3]

Pero el arminianismo va más allá en sus afirmaciones. El Cuarto Artículo de la Remonstrancia afirma:

“Esta gracia de Dios es el principio, el progreso y la consumación de todo lo bueno, tanto que ni siquiera un hombre regenerado puede, por sí mismo, sin esta precedente o preveniente, excitante, progresiva y cooperante gracia, querer o terminar cualquier bien, mucho menos resistir a cualquier tentación al mal. Por ello, todas las buenas obras y buenas acciones que puedan ser pensadas, deben ser atribuidas a la gracia de Dios en Cristo…”[4]

En la teología arminiana el hombre está caído, desamparado espiritualmente y en estado de esclavitud de la voluntad. No hay ninguna habilidad humana natural dando al hombre condiciones para iniciar su salvación. A causa de la Caída, los hombres nacen, espiritual y moralmente, en estado de total depravación, y por lo tanto son incapaces de realizar cualquier bien delante de Dios sin el amparo de su gracia preveniente. Tal incapacidad es física, intelectual y volitiva. Todo aspecto de la naturaleza y la personalidad humana se ven afectados. No hay ningún bien espiritual que el ser humano pueda hacer aparte de la gracia divina. Solamente por la gracia los efectos del pecado original pueden ser superados y el ser humano, finalmente, podrá cumplir los mandamientos espirituales de Dios. La depravación total es extensiva, alcanzando, incluso, el libre albedrío. Por causa de la Caída la voluntad humana se tornó esclava del pecado. ¿Qué significa esto? Qué la voluntad del hombre se tornó perversa, su intelecto se oscureció, y sus afectos quedaron alienados; cada área de su vida quedó sujeta a servidumbre. Por tal razón, todo Arminiano Reformado (o Arminiano Clásico) defiende la doctrina de la depravación total. No somos culpables de negar dicha verdad como nos acusa el calvinismo. Los arminianos creemos que los humanos son totalmente incapaces de hacer cualquier bien espiritual aparte de la gracia divina.

DEPRAVACIÓN INTENSIVA.

Ahora bien, los arminianos no creemos que la Depravación Total sea intensiva, sino más bien extensiva. ¿Cuál es la diferencia? Por Depravación Total Intensiva se entiende la destrucción integral de la naturaleza humana y de sus potencialidades esenciales. Es decir, en estado de Depravación Total Intensiva el pecador es tan pecador cuanto es posible y se involucra en todas las formas posibles de pecado. Los arminianos rechazamos tal postura.

Al afirma que el hombre es totalmente depravado no queremos decir que la persona no regenerada sea totalmente insensible en cuestiones de conciencia, de lo correcto e incorrecto. La Depravación Total no significa que todos los seres humanos sean potencial y extremadamente malos. Significa que no son tan buenos como necesitarían ser para ganar su propia salvación por mérito propio. La gracia, y sólo la gracia, es el único medio que puede superar los efectos graves y devastadores del pecado. Así pues, en el arminianismo, la depravación total implica que incluso el altruismo de la persona no regenerada siempre contiene un elemento de motivación inapropiada.

DEPRAVACIÓN EXTENSIVA.

Lo que sí creemos los arminianos es que la depravación total es extensiva, es decir, se extiende a todas las dimensiones de nuestro ser. Ella afecta la plenitud del ser del hombre. La Biblia, Arminio y los arminianos en general, reconocemos que la mente de un hombre carnal y natural es obscura y sombría, que sus afectos son corruptos y excesivos, que su voluntad es obstinada y desobediente, y que el hombre sin Cristo está muerto en delitos y pecados. De ello encontramos amplias referencias bíblicas: Nuestro cuerpo (Romanos 6:6,12 Romanos 7:24), la razón humana (Romanos 1:21; 2 Corintios 3:14-15), las emociones humanas (Gálatas 5:24, 2 Timoteo 3:2-4), y la voluntad misma del hombre (Romanos 6:17) han sido afectadas por el pecado.

CONDICIÓN ESPIRITUAL DEL HOMBRE EN SU ESTADO CAÍDO.

La Biblia describe el estado de la humanidad bajo los efectos devastadores del pecado llamándoles ‘impíos’ (Romanos 5.6), ‘hijos de desobediencia’ (Colosenses 3.6), ‘hijos de la ira’ (Efesios 2.3), ‘esclavos del pecado’ (Romanos 6.20), ‘abominable y corrupto’ (Job 15.16), ‘insensatos, desobedientes, extraviados’ (Tito 3.3).

La Depravación Total del hombre tiene graves consecuencias en relación a Dios: Por su rebeldía, el hombre está alejado de Dios (Romanos 3:12); por eso recibe el salario del pecado, a saber, la muerte (Romanos 6:23); además, en su estado de carnalidad el hombre no puede agradar a Dios (Romanos 8:8), sino que vive en un estado continuo y permanente de enemistad con su Creador (Romanos 8:7).

CONCLUSIÓN.

En esto consiste la Depravación Total del hombre. Y eso es lo que creemos y defendemos los arminianos. Cesen pues, los calvinistas, de difamar y caricaturizar al arminianismo, enseñando que nosotros ignoramos o nos oponemos a dichas verdades bíblicas.

REFERENCIAS:

[1] Canon de Dort, Capítulo 3-4, IIL

[2] (Jacobo Arminio, Disputation 11, On The Free Will of Man and its Powers, en The Works of James Arminius, 2:192).

[3] Olson, Roger (1999) Don’t Hate Me Because I’m Arminian; Christianity Today.

[4] Íbid.

Arminianismo Clásico, Calvinismo

Si Dios sabía que Adán caería ¿Por qué lo permitió?

Por: Fernando Ernesto Alvarado.

INTRODUCCIÓN.

Dios creó al hombre y le dio la habilidad de tener comunión con su Creador a través de la fuerza vivificante del Espíritu Santo. En este ambiente el hombre fue capaz de cultivar la comunión, desarrollando amor libre y desinteresado por Dios. Por lo tanto, el mismo hombre gozaba de perfección y gracia plenas mientras permaneciese en el ambiente de Dios; sin embargo, existía la posibilidad de abandonar dicho estado y caer de la gracia y la perfección. Por desgracia, el hombre, con el engaño del diablo, negó la relación amorosa con Dios y se alejó de la gracia del Espíritu Santo, quedando espiritualmente muerto al separarse de la energía vivificante de Dios.

La muerte física que siguió a la muerte espiritual fue un resultado natural del pecado. Así la muerte entró en la vida humana como un parásito, como resultado del acto libre del hombre: de su separación de Dios. Dios no impidió la muerte, la permitió para que el mal no llegara a ser inmortal, para dar al hombre la oportunidad de arrepentimiento, para reconstruir el hombre y para hacerle nueva creación en Cristo. (2 Corintios 5:17, Gálatas 6:15). Ciertamente, Dios podría haber creado al hombre incapaz de caer, a fin de que éste no se apartarse de Su amor, pero esto le quitaría la libertad, es decir, la capacidad de elegir libremente y ser así moralmente responsable.

El hombre, con su caída, se alejó de la vida divina. Perdió la energía del Espíritu Santo que hace todo indestructible y su naturaleza quedó enferma. La muerte había entrado en este mundo a causa del pecado (Romanos 5:12). Pero ¿Acaso Dios no sabía de antemano que esto pasaría? Si así es, ¿Por qué decidió crear al hombre de todas maneras? ¿Por qué no impidió la caída?

EL HOMBRE: ¿JUGUETE DE DIOS? ¿ROBOT BIOLÓGICO? ¿ENTRETENIMIENTO DIVINO?

Dios no puso Adán en un estado de prueba en el Edén por mera curiosidad para ver si era capaz de caer (como parece sugerir el teísmo abierto), o por malevolencia para hacerlo caer (como parece enseñar el calvinismo), sino con el deseo genuino de que Adán—haciendo uso del amplio poder que le fue confiado—obtuviese la recompensa final de su fidelidad en la forma de una libertad de toda posibilidad de pecar. En este sentido, la situación de Adán era privilegiada. Prácticamente Dios le da libertad total y prohíbe una sola cosa—no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal—con claras consecuencias si desobedecía: muerte.

Por otro lado, Adán y Eva no fueron robots biológicos. Fueron seres con libre albedrío. Aquí hay que dejar muy claro que Dios no es la causa del pecado de Adán (Santiago 1:13), sino que Dios les deja la capacidad de escoger. El hecho que había un árbol de la ciencia del bien y del mal acentúa claramente esta libertad y capacidad de elección. Ahora bien, esto nos lleva a preguntarnos:

  • ¿Sabía Dios que Adán y Eva pecarían?
  • ¿Acaso no se hace siempre la voluntad de Dios en cada suceso de la vida humana?
  • Si Dios Sabía que Adán y Eva iban a pecar ¿Por qué los dejó? ¿Por qué siguió adelante en su deseo de crear a Adán y Eva a sabiendas que ellos caerían y esto traería desgracia a la humanidad entera?

¿SABÍA DIOS QUE ADÁN Y EVA PECARÍAN?

La respuesta a esta pregunta es un sí rotundo. Sabemos por la Escritura que Dios es omnisciente, lo que literalmente significa “todo-conocimiento”. Job 37:16, Salmo 139:2-4, 147:5; Proverbios 5:21, Isaías 46:9-10, y 1 Juan 3:19-20, no dejan duda de que el conocimiento de Dios es infinito y que Él sabe todo lo que ha sucedido en el pasado, lo que está sucediendo ahora, y lo que sucederá en el futuro. Ahora bien, que Dios sepa de antemano lo que ocurrirá no significa que Él haya predeterminado[1] que así pase. Debemos distinguir entre la presciencia (o pre-conocimiento de Dios) y su poder para determinar que ciertos sucesos ocurran.

Para entender la presciencia y la predeterminación de Dios, es preciso tener presente ciertos factores.

  • Primero: en la Biblia se dice claramente que Dios puede preconocer y predeterminar. Dios mismo presenta como prueba de su Divinidad esta capacidad de preconocer y predeterminar acontecimientos de salvación y liberación, así como actos de juicio y castigo, y luego hacer que se realicen. Su pueblo escogido es testigo de ello. (Isaías 44:6-9; 48:3-8.) La presciencia y la predeterminación divinas constituyen la base de toda profecía verdadera. (Isaías 42:9; Jeremías 50:45; Am 3:7, 8.) En el Antiguo Testamento vemos a Dios desafiando a todas las naciones que se oponen a su pueblo a que demuestren la pretendida divinidad de aquellos a quienes consideran dioses y de sus ídolos, pidiendo que sus deidades profeticen actos de salvación y juicio similares y que luego hagan que se cumplan. Su impotencia ante este desafío demuestra que sus ídolos solo son “viento y vanidad” (Isaías 41:1-10, 21-29; 43:9-15; 45:20, 21.)
  • Un segundo factor que debe tenerse en cuenta es el libre albedrío de las criaturas inteligentes de Dios. Las Escrituras muestran que Dios extiende a tales criaturas el privilegio y la responsabilidad de elegir lo que quieren hacer, de ejercer libre albedrío (Deuteronomio 30:19, 20; Josué 24:15), haciéndolas así responsables de sus actos. (Génesis 2:16, 17; 3:11-19; Ro 14:10-12; Hebreos 4:13.) Por lo tanto, no son meros autómatas o robots. No se podría afirmar que el hombre fue creado a la “imagen de Dios” si no tuviera libre albedrío. (Génesis 1:26, 27) Lógicamente, no debería haber ningún conflicto entre la presciencia de Dios, así como su predeterminación, y el libre albedrío de sus criaturas inteligentes.
  • Un tercer factor que debe tomarse en cuenta, pero que a veces se pasa por alto, es el de las normas y cualidades morales de Dios reveladas en la Biblia, como su justicia, honradez, imparcialidad, amor, misericordia y bondad. Por lo tanto, la manera de entender cómo Dios usa sus facultades de presciencia y predeterminación tiene que armonizar, no solo con algunos de estos factores, sino con todos ellos.

En todo el registro bíblico, cuando Dios ejerce su presciencia y predeterminación siempre es en consonancia con sus propósitos y su voluntad. “Proponerse” algo, o trazarse un propósito, significa aspirar a conseguir cierta meta u objetivo poniendo los medios que lo propician. De hecho, la palabra griega pró·the·sis, que se traduce “propósito”, significa literalmente “colocación o preparación antes de algo”. Puesto que los propósitos de Dios se cumplirán inevitablemente, Él puede preconocer los resultados, la realización final de sus propósitos, y puede predeterminar tanto esos resultados como los pasos que crea conveniente dar para lograrlos. (Isaías 14:24-27.) Por eso se dice que Dios ‘forma’ o ‘moldea’ (del hebreo ya·tsár, término relacionado con “alfarero”; Jeremías 18:4) su propósito en lo que respecta a acontecimientos o acciones futuras. (2 Reyes 19:25; Isaías 46:11; 45:9-13, 18.) En su calidad de Gran Alfarero, Dios “obra todas las cosas conforme al consejo de su voluntad”, en armonía con su propósito (Efesios 1:11), y hace que todas sus obras cooperen juntas para el bien de los que lo aman. (Romanos 8:28.) Por tanto, Dios puede decir de sí mismo: “yo soy Dios, y no hay ningún otro, yo soy Dios, y no hay nadie igual a mí. Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir. Yo digo: Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo”, específicamente en relación con sus propósitos determinados (Isaías 46:9-13).

¿Cómo se aplica esto en el caso de Adán, Eva y la caída? Dios creó perfecta a la primera pareja humana, y pudo contemplar los resultados de toda su obra creativa y ver que todo era “bueno”. (Génesis 1:26, 31; Deuteronomio 32:4). Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, lo hizo libre, pues no necesitaba predeterminar las decisiones de Adán ni obligarlo a ser fiel o a caer. En lugar de preocuparse con un sentido de desconfianza por lo que la pareja humana pudiera hacer en el futuro, Dios “reposó”, dice el registro (Génesis 2:2); lo cual evidencia que Dios no le teme al albedrío humano ni lo considera una amenaza ¡Dios simplemente reposó! Pudo hacerlo porque, en virtud de su omnipotencia y sabiduría supremas, ninguna acción, circunstancia o contingencia que surgiera podría convertirse en un obstáculo insalvable o en un problema irremediable que impidiera la realización de su propósito soberano (2 Crónicas 20:6; Isaías 14:27; Daniel 4:35). ¡Así de grande es nuestro Dios que no necesita obligar o manipular a nadie a hacer nada! Por lo tanto, no existe ninguna base bíblica para apoyar los argumentos de los que creen en la predestinación y alegan que Dios predeterminó la Caída. De haberlo hecho, Dios sería el responsable del pecado y del mal existente en la Tierra. Ni Satanás ni el hombre podrían ser justamente condenados por hacer aquello que Dios ya había predestinado que ocurriera. Simplemente estarían haciendo la voluntad de Dios. Pero ese no fue el caso. A Satanás y al hombre se les hizo libres para elegir, por lo tanto, se les hará responsables de sus decisiones.

No podemos olvidar la siguiente verdad: Que Dios supiera que el hombre caería no lo hace responsable de ello. La presciencia es uno de sus atributos, Dios no puede evitar saber lo que pasará pues, en tal caso, dejaría de ser omnisciente. ¿Cómo funciona entonces la presciencia? El término “presciencia” se traduce la palabra griega pró·gnō·sis (de pro, “antes” y gnō·sis, “conocimiento”). Es empleado en textos como Hechos 2:23 y 1 Pedro 1:2. La forma verbal correspondiente, pro·gui·nṓ·skō, se emplea en dos ocasiones con referencia a los seres humanos: en el comentario de Pablo respecto a ciertos judíos que lo habían conocido de antes y en la referencia que hace Pedro al conocimiento de antemano que tenían aquellos a quienes dirigió su segunda carta (Hechos 26:4, 5; 2 Pedro 3:17) En este último caso es obvio que tal presciencia no implicaba predeterminación, es decir, no significaba que aquellos cristianos habían predeterminado el lugar y las circunstancias relacionados con las condiciones y los sucesos futuros que Pedro había considerado. Pero sí tenían una idea general de lo que podían esperar. Esto es precisamente lo ocurrido en la Caída: Dios sabía que ocurriría, mas no determinó que ocurriera.

¿ACASO NO SE HACE SIEMPRE LA VOLUNTAD DE DIOS EN CADA SUCESO DE LA VIDA HUMANA?

No necesariamente. Dios nos ha dado libertad. Hemos oído hasta la saciedad que Dios es soberano. Esto es verdad. Sin embargo, hemos olvidado que la soberanía de Dios se entrelaza de forma magistral con el albedrío humano. En su soberanía, Dios le concedió al hombre la libertad para elegir, lo cual implica la capacidad de obedecer o desobedecer la voluntad de Dios. ¿Implica esto que Dios es menos soberano que si nos obligara a hacer su voluntad, o predeterminara cada suceso de nuestra vida? Absolutamente no. Solo nos muestra lo confiado y seguro que está Dios en su soberanía y en su capacidad para realizar sus propósitos.

Ante la pregunta de si se hace siempre la voluntad de Dios, la respuesta es sí, pero también no. ¿Cómo así? Una cosa es que Dios tenga el poder de obligarnos a hacer su voluntad. Él indiscutiblemente puede hacerlo ¡Pero no lo hace! ¿Por qué? Porque él ha elegido no hacerlo con el propósito de hacer posible y real el albedrío del hombre. En este punto es necesario entender la diferencia entre la voluntad perfecta y la voluntad permisiva de Dios:

  1. La voluntad perfecta y soberana de Dios es la que se desarrolla de acuerdo con su Palabra y basada en su perfecta sabiduría. Es buena, agradable y perfecta (Romanos 12:2). La voluntad perfecta es lo que Dios quiere que acontezca y, en su máxima expresión, se relaciona con su plan redentor y su designio final para la creación. Para garantizar su cumplimiento, Dios ha predeterminado ciertos sucesos. El ser humano no puede oponerse a ella ni hacer nada para cambiarla. Esta faceta de la soberanía de Dios representa la capacidad de poner en práctica Su santa voluntad o supremacía. El Altísimo, Señor del Cielo y de la tierra, tiene poder ilimitado para hacer lo que haya resuelto. Al ser absolutamente independiente, Dios hace lo que le place. Nadie puede disuadirlo, nadie puede obstaculizarlo. En Su Palabra, Dios declara: “Yo soy Dios, y no hay otro Dios; y nada hay semejante a mí… mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero” Isaías 46:9-10). Nabucodonosor, el Rey de Babilonia, edificó obras arquitectónicas que fueron clasificadas entre las Siete Maravillas del Mundo. Aun así, alabó la soberanía del Altísimo. “Cuyo dominio [el de Dios] es sempiterno, y su reino por todas las edades… Y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra. Y no hay quien detenga su mano.” (Daniel 4:34-35).
  2. La voluntad permisiva de Dios es esa voluntad en la cual Dios no decreta lo que ocurre ni tampoco es Su deseo que suceda, ya que la misma no está de acuerdo con Su Ley. Sin embargo, Dios permite que el hombre se revele contra Él permitiendo a las personas que hagan cosas tales como mentir, robar, etc. Jeremías 19:5 nos dice: “…Y edificaron lugares altos a Baal, para quemar con fuego a sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento…”. Es obvio que Dios no quería que eso pasara, pero, en su respeto de la libertad humana, Dios lo permitió. Lucas 8:32 nos habla de ese mismo principio: “Había allí un hato de muchos cerdos que pacían en el monte; y le rogaron que los dejase entrar en ellos; y les dio permiso”. Dios siempre es respetuoso, aún de las decisiones de los malos y perversos. Sólo así puede juzgarlos responsables de sus actos. De lo contrario, Dios mismo sería el responsable de las consecuencias de las malas decisiones de otros. Romanos 1:22-23 nos muestra la triste realidad del ser humano: “Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles”. Por eso mismo, Dios los entrega a una mente reprobada, para que hagan cosas que no convienen y lleven las consecuencias, positivas o negativas, de sus propios actos. La caída de Adán y Eva encaja dentro de la voluntad permisiva de Dios, mas no en su voluntad perfecta, pues a Dios no lo tienta la maldad ni tampoco él tienta a nadie (Santiago 1:12-14).

SI DIOS SABÍA QUE ADÁN Y EVA IBAN A PECAR ¿POR QUÉ LO PERMITIÓ? ¿POR QUÉ SIGUIÓ ADELANTE EN SU DESEO DE CREAR A ADÁN Y EVA A SABIENDAS QUE ELLOS CAERÍAN Y ESTO TRAERÍA DESGRACIA A LA HUMANIDAD ENTERA?

La Biblia no nos dice detalladamente por qué los deja pecar, ni por qué siguió adelante con su plan creador aun conociendo de antemano los resultados, pero si hay algunos puntos que podemos inferir:

EL DERECHO DE DIOS A DAR VIDA Y FORMAR UNA FAMILIA DE SERES CREADOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA:

Si Dios sabía que Adán y Eva iban a pecar, primero, es claro que esto no tomó a Dios por “sorpresa.” Si la objeción es que Dios no debió haberlos creado a sabiendas de que pecaríamos, entonces estaríamos pidiendo nuestra propia inexistencia. Eso sería absurdo (Isaías 45:10, Romanos 9:20). La vida es un regalo y debe tomarse como tal. Decir que Dios no debió haber creado a Adán y Eva, o permitir que todos nosotros naciéramos es simplemente tonto. Sería como negarle a un padre o madre humanos el derecho a tener hijos sólo porque estos no serán como sus padres o porque nacer, inevitablemente, implica algún grado de dolor y sufrimiento. Esto adquiere mayor sentido si se considera que lo mismo que Dios experimentó con Adán y Eva es lo mismo que les sucede a los padres humanos también. Hay ocasiones en la que los padres deben dejar que los hijos hagan su voluntad y aprendan las consecuencias de su desobediencia. Pero negarles la existencia porque no serán perfectos es absurdo. Además, tampoco sería justo negarle a alguien el privilegio de ser padre si está plenamente capacitado para serlo.
El propósito de Dios era que la Tierra fuera un paraíso y se llenara con los descendientes de Adán y Eva para, finalmente, si demostraban ser fieles a Dios, gozar de vida eterna en su presencia (2 Pedro 1:4). Dios estaba buscando formar una familia (Juan 1:12, 1 Juan 3:2, Gálatas 4:1-7), hacer a la humanidad sus herederos (Romanos 8:17). Y Dios cumplirá su propósito, aunque Satanás intente impedírselo (Génesis 1:28; Isaías 55:10, 11). Pensemos por un momento ¿Tiene el hombre derecho a negarle a Dios formar una familia si así lo desea? ¡Claro que no! Por eso, Dios no destruyó a Adán y Eva de inmediato, sino que les permitió tener hijos. Así, los hijos de Adán y Eva podrían decidir a quién querían como Padre y gobernante. Adán y Eva tomaron su decisión conscientemente, pero ¿Qué pasaría con los millones de seres humanos a quienes Dios preconoció en su omnisciencia y vio que le elegirían si se les daba la oportunidad? ¿Por qué negarles a ellos el privilegio de nacer sólo porque sus primeros padres no fueron fieles? (Romanos 8:29-30, Hebreos 2:14-17, 1 Pedro 1:2)

EL DERECHO DE DIOS A GOBERNAR SOBRE SUS CRIATURAS:

Si Dios crea a Adán y Eva con libre albedrío, es factible especular que Dios también sabía que ellos caerían tarde o temprano, sin importar las amantes advertencias de Dios. En su sabiduría Dios consideró oportuno dejar que los seres humanos hicieran su voluntad y aprendieran las consecuencias de su desobediencia. Esto es parte de un proceso de educación y aprendizaje para la humanidad. En este mundo estamos aprendiendo que el pecado y la rebelión son graves (Jeremías 2:19), al entenderlo, debe nacer en nosotros (por nuestra libre voluntad) cambiar dicha situación a través del aborrecimiento del pecado. No podemos culpar a Dios por el pecado y la maldad a pesar de ser el Creador y conocer de antemano lo que pasaría ¿Por qué? No podemos olvidar que el mal surgió en la Tierra cuando Satanás dijo la primera mentira. Él era un ángel bueno y perfecto, pero cayó de su posición exaltada por desobediencia y orgullo (Juan 8:44). Fue cultivando el deseo de ser adorado, derecho que pertenece solo al Creador. Con una mentira, persuadió a Eva, la primera mujer, para que le obedeciera a él y no a Dios. Adán se unió a su esposa en su desobediencia. Dicha decisión, y no Dios, ha producido sufrimiento y muerte. (Génesis 3:1-6, 19). Al sugerirle a Eva que desobedeciera a Dios, Satanás comenzó una rebelión. Se negó a reconocer la soberanía divina, o el derecho a gobernar que tiene el Altísimo. Como la mayoría de la humanidad se ha unido al Diablo al rechazar la autoridad de Dios, Satanás se ha convertido en el príncipe y dios de este mundo (Juan 14:30 y 1 Juan 5:19).

Dios nunca obligó ni preordinó la caída de Adán como a menudo sugieren los calvinistas. Las obras de Dios son perfectas. Los primeros seres humanos y los ángeles eran capaces de obedecer a Dios en todo (Deuteronomio 32:4, 5). Él nos dotó de libertad para elegir entre el bien y el mal. Esa libertad nos permite obedecerlo por amor. (Santiago 1:13-15 y 1 Juan 5:3). Fue culpa del hombre, no de Dios, caer de dicho estado de gracia. Acusar a Dios de preordinar la caída no solo difama el carácter santo, justo y amoroso de Dios, sino que constituye una herejía grosera y blasfema.

Entonces ¿Por qué toleró Dios la caída y sigue tolerando aún hoy el pecado del hombre? ¿Acaso no podría erradicarlo de inmediato? Sí, claro que podría. Sin embargo, Dios ha optado por tolerar la rebelión contra su soberanía solo por un tiempo. ¿Con qué propósito? Para demostrar que nada, fuera de Él y su Reino, puede beneficiar a la humanidad (Eclesiastés 7:29; 8:9). Tras seis mil años de historia, ya no queda ninguna duda: los líderes humanos no han sido capaces de eliminar las injusticias, los delitos, las guerras ni las enfermedades. (Jeremías 10:23 y Romanos 9:17). Pero si dejamos que Dios nos gobierne, obtendremos beneficios (Isaías 48:17, 18). No debemos olvidar que el derecho de Dios a gobernar sobre sus criaturas y el carácter del hombre y sus motivaciones para adorar a Dios fueron cuestionadas por Satanás. Satanás acusó a Dios delante de millones de ángeles (Job 38:7; Daniel 7:10). Así que Dios le dio a Satanás tiempo suficiente para que demostrara si tenía razón. También les dio tiempo a los seres humanos para que se gobernaran ellos mismos en un mundo controlado por Satanás. De ese modo, los humanos podrían demostrar si pueden gobernarse sin la ayuda de Dios. Satanás aseguró que los seres humanos (y aun los mismos ángeles) le sirven a Dios solo por conveniencia. Gracias a la paciencia divina, todos podemos probar por nuestro modo de vivir que el Diablo es un mentiroso y que apoyamos y reconocemos el gobierno de Dios más bien que el del hombre o el del mismo Satanás (Job 1:8-12, Proverbios 27:11). Al permitir el pecado y la caída, Dios desea mostrarnos a nosotros, los descendientes de Adán (y de hecho a toda la creación) las consecuencias de vivir por nuestra propia cuenta o bajo el gobierno satánico. Tras dos guerras mundiales y siglos de hambrunas, desastres naturales, violaciones, criminalidad, etc. ¿Quién en su buen juicio desearía continuar de la misma forma por la eternidad? A través de este proceso de aprendizaje, Dios no solo busca prevenir rebeliones posteriores que pondrían en peligro al resto de criaturas inocentes por Él traídas a la existencia, sino mostrarnos de forma experimental su derecho a gobernar sobre el hombre y los beneficios de obedecer sus mandamientos los cuales, a la larga, no buscan imponer un reinado despótico de origen divino, sino beneficiar a sus criaturas con leyes justas, sabias y benéficas. Al fin de cuentas, nadie mejor que el fabricante para elaborar manual sobre el uso correcto de su creación. Lamentablemente, hoy en día el hombre piensa que los mandamientos son gravosos, restrictivos y autoritarios. Dios, por el contrario, desea que descubramos que son para nuestro bien, no para limitarnos.

EL QUE DIOS SUPIERA DE ANTEMANO LO QUE OCURRIRÍA, Y AUN ASÍ CONTINUARA CON SU PLAN CREATIVO, NO LO CONVIERTE EN EL AUTOR DEL PECADO Y DEL MAL EN EL MUNDO, PUES ESTO NO REFLEJA SU VOLUNTAD FINAL Y PERFECTA PARA EL HOMBRE, SINO UN DESVÍO TEMPORAL DE LA MISMA:

Dios no es el autor del mal y del pecado, ni tampoco tentó, obligó o preordinó a Adán y Eva para que pecaran (Santiago 1:13). Esto lo hicieron solos por su libre voluntad. No podemos responsabilizar a Dios por ello. Pero la maldad y el sufrimiento en el mundo no solo es responsabilidad del hombre. La Biblia dice que “el mundo entero está bajo el control del maligno” (1 Juan 5:19, NVI). El gobernante de este mundo es Satanás, un ser malvado y cruel. Él está engañando “al mundo entero” (Apocalipsis 12:9). Mucha gente lo imita. Esta es la primera razón por la que el mundo está lleno de mentiras, odio y crueldad. Pero hay una segunda razón por la que hay tanto sufrimiento. Después de rebelarse contra Dios, Adán y Eva pasaron el pecado a sus hijos, heredándoles su naturaleza pecaminosa. Como los seres humanos son pecadores, hacen sufrir a otros. Muchas veces quieren ser más importantes que los demás. Así que luchan, van a la guerra y maltratan a otras personas para conseguirlo (Eclesiastés 4:1; 8:9). En otras palabras, somos nosotros quienes nos provocamos el mal los unos a los otros. La tercera razón por la que a veces sufrimos es que, en un mundo caído y alejado de Dios como este, “a todos les llegan buenos y malos tiempos” (Eclesiastés 9:11). Esto quiere decir que puede que tengamos un accidente o que nos pase algo malo porque estemos en el lugar y en el momento equivocados, no porque Dios así lo planeó o se deleite en nuestro sufrimiento. Así pues, podemos estar seguros que Dios no causa el sufrimiento. No es responsable de las guerras, el delito, la violencia o las injusticias. Tampoco es responsable de los terremotos, los huracanes, las inundaciones y otros desastres.

EL DON DEL LIBRE ALBEDRÍO: Muchos, en su intento por reprocharle a Dios la caída de Adán y culpar al Señor por el mal en este mundo, argumentan que Dios bien pudo haber puesto a alguien en la tierra que nunca pecase en lugar de Adán y Eva. Es decir, Dios pudo haber creado robots biológicos que solo fuesen capaces de hacer su voluntad y jamás pecar. Quienes opinan que Dios pudo haber limitado el libre albedrío de Adán y Eva, parecen ignorar que es precisamente el libre albedrío lo que nos hace humanos, porque sin libre albedrío tampoco existiría amor verdadero.

Aunque Dios no deseaba la caída del hombre ni preordinó que esta pasara, este evento funciona para llevar a cabo los planes de redención humana. De forma similar, Jesús no deseaba su propia muerte y sufrimiento (Mateo 26:42) pero lo hizo por amor. Génesis es el paraíso perdido, el resto de la Biblia es el plan de redención en ejecución y el Apocalipsis es el paraíso nuevamente recuperado. Todo esto con el beneficio adicional de saber que la rebelión es una mala idea. En vez de enojarnos con Dios por permitir la caída y haber creado al hombre aun sabiendo que éste pecaría, deberíamos estar agradecidos porque el Ser humano es, posiblemente, el único ser con libre albedrío que ha experimentado el pecado en toda su potencia y aún tiene la oportunidad de heredar el Reino de Dios. A los ángeles caídos no les será otorgado tal privilegio. La caída de Satanás fue un suceso irreparable, la del hombre tiene solución.

Cierto es que Dios pudo haber creado un universo en donde todo el mundo le “amara” y Adán y Eva nunca pecasen, pero tal mundo puede ser una imposibilidad práctica si Dios quiere preservar el libre albedrío de los humanos. Dios en verdad quiere que escojamos amarlo y obedecerlo (2 Pedro 2:4). Igual que un padre quiere que sus hijos lo amen de corazón y corran a sus brazos abiertos. Pero los hijos tienen libre albedrío y existe el peligro real que nuestros propios hijos rechacen libremente nuestro amor. Este es un riesgo que todos los padres están dispuestos a correr, porque el amor verdadero vale la pena. El amor no puede ser forzado porque el único amor que vale la pena recibir es el amor libremente otorgado. Dios sabía desde un principio que la humanidad caería, y aun así les otorga libre albedrío en un mundo donde las acciones tienen consecuencias reales. De otra forma, viviríamos en un mundo de caricatura donde no existiría la posibilidad de pecar, pero sería también un mundo donde la bondad verdadera, la virtud, el sacrificio, la belleza y el amor serían falsos o simplemente no existirían.

Un mundo sin libertad es un mundo sin amor. Dios es Amor, por eso nos da libertad. Por esto manda a su Hijo como rescate, “para que todo aquel que en él cree no se pierda más tenga vida eterna” (Juan 3:16). Ese ha sido el plan de Dios desde el principio y será el plan que se ejecute: La vida eterna a todo el que crea en Él. Aprendamos del error de Adán y Eva y usemos nuestra libertad sabiamente mientras estemos en esta Tierra, como Dios quiso desde el principio, y démosle la Gloria a Él (Romanos 11:36).

Pero ¿Acaso la existencia del libre albedrío no contradice la soberanía de Dios? No, sino todo lo contrario, la reafirma y la hace más gloriosa, pues Dios no necesita haber preordenado cada evento de la vida de sus criaturas (como quien tuviera miedo de no poder controlarlas), sino más bien es tan soberano que sabe que, en cualquier momento y si así lo deseare (y más importante aún, sin obligar a sus criaturas), puede intervenir en la historia humana y llevarla al fin que Él se propuso. Como bien lo dijera A. W. Tozer: “Dios soberanamente decretó que el hombre debería ser libre para ejercer su albedrío moral, y el hombre desde el principio ha cumplido ese decreto al elegir entre el bien y el mal. Cuando elige hacer el mal, no contrarresta la voluntad soberana de Dios, sino que lo cumple, en la medida en que el decreto eterno decidió no elegir qué opción debería tomar el hombre, sino que debería tener la libertad de hacerlo. Si en su libertad absoluta Dios ha querido darle al hombre una libertad limitada, ¿quién está allí para detener su mano o decir, ‘¿Qué haces?’ La voluntad del hombre es libre porque Dios es soberano. Un Dios menos soberano no podría otorgar libertad moral a sus criaturas. Tendría miedo de hacerlo “.[2]

CONCLUSIÓN

El carácter de Dios ha sido difamado por aquellos que enseñan que Dios predeterminó la caída. En su intento por reafirmar la soberanía de Dios, sólo lograron difamar su carácter y convertirlo en una especie de titiritero cósmico. El fatalismo y predestinacianismo propio del calvinismo y otros grupos heréticos es, por tal razón, antibíblico. Peor aún, es de origen pagano. En el calvinismo, dados sus orígenes maniqueos, esto no es de extrañar.

Lo cierto es que fueron los pueblos paganos de la antigüedad (no los judíos, ni mucho menos los cristianos), quienes creían que los dioses predeterminaban el destino de una persona, en particular la duración de su vida. La mitología griega atribuía el control de los destinos del hombre a tres deidades: Cloto (la hilandera), que hilaba la trama de la vida; Láquesis (la que da a cada uno su parte), que determinaba la duración de la vida, y Átropo (la inflexible), que ponía fin a la vida de una persona cuando se cumplía su tiempo. Los romanos también tuvieron una tríada similar.

Según el historiador judío Josefo (siglo I E.C.), fueron los fariseos quienes procuraron conciliar el concepto pagano del destino con su creencia judía en Dios. Este es el mismo error de los calvinistas modernos.[3] Lo cierto es que, antes de Agustín [siglos IV y V E.C.], no hubo en el cristianismo un desarrollo serio de la teoría de la predestinación. De hecho, los “padres de la Iglesia” anteriores a Agustín —entre ellos Justino, Orígenes e Ireneo— “no tuvieron conocimiento alguno del concepto de la predestinación incondicional; enseñaron el principio del libre albedrío”.[4] Al refutar las doctrinas propias del gnosticismo, estos “padres de la Iglesia” por lo general se apoyaron en la creencia de que la facultad del libre albedrío era “la característica distintiva de la personalidad humana, la base de su responsabilidad moral, un don divino que le permitía al hombre optar por hacer las cosas que agradan a Dios”, y hablaron de “la autonomía del hombre ante Dios, cuyo consejo no le constreñía”.[5]

REFERENCIAS:

[1] “Predeterminar” traduce la palabra griega pro·o·rí·zō (de pro, “antes” y ho·rí·zō, “delimitar, demarcar”). (La palabra española “horizonte” se deriva de la griega ho·rí·zōn, que significa “delimitador, demarcador”.) Como ilustración del sentido que tiene el verbo griego ho·rí·zō, véase la declaración que hizo Jesús con respecto a sí mismo: “El Hijo del hombre va según lo que está determinado [ho·ri·smé·non]”; o las palabras de Pablo cuando dijo que Dios “les ha prefijado [delimitado, ho·rí·sas] el orden de los tiempos, y los límites de su habitación”. (Lucas 22:22; Hechos 17:26). Este mismo verbo también se usa para hacer referencia a la determinación de los hombres, como, por ejemplo, cuando los discípulos “determinaron [hó·ri·san]” enviar una ayuda para socorrer a sus hermanos necesitados (Hechos 11:29) No obstante, las referencias específicas a la acción de predeterminar que aparecen en el Nuevo Testamento solo se aplican a Dios.

[2] A.W. Tozer, The Knowledge of the Holy: The Attributes of God.

[3] La Guerra de los Judíos, libro II, cap. VIII, sec. 14; Antigüedades Judías, libro XVIII, cap. I, sec. 3

[4] Encyclopædia of Religion and Ethics, de Hastings, 1919, vol. 10, pág. 231

[5] The New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge, edición de S. Jackson, 1957, vol. 9, págs. 192, 193

Arminianismo Clásico, Calvinismo, PECADO ORIGINAL

¿Llevamos nosotros la culpa del pecado de Adán? ¿Por qué debemos sufrir por ello?

Por: Fernando E. Alvarado.

 Dedicado a mis alumnos (11th A), cuya hambre de Dios y sincero deseo de aprender me desafían a diario a investigar, aprender y desear ser cada día un mejor maestro cristiano.

INTRODUCCIÓN.

Nací en una familia disfuncional. Una familia cargada con sus propios problemas, con ciertos patrones de abuso, tendencia a ciertos pecados, vicios, costumbres y patrones de conducta heredados que repetíamos como obligados a hacerlo. Eso es lo que vivimos, eso es lo que aprendimos. Mis hermanas y yo hemos sufrido de forma personal, y a veces injustamente, por los errores de mis padres. Al fin de cuentas somos sus hijos y sus decisiones nos afectan de una manera u otra. Lo mismo ocurrió con Adán y Eva. Y es que la razón por la que sufrimos por el pecado de Adán y Eva es exactamente la misma razón por la que sufrimos por los errores de nuestros padres y es la misma razón por la que nuestros hijos sufren por nuestros errores. Adán y Eva no fueron cualquier pareja aislada de nosotros. Ellos fueron nuestros ancestros. Venimos de ellos. Debemos recordar que el hombre fue creado por Dios en un estado perfecto de libertad (la libertad necesaria para poder amar, ya que sin libertad no se puede amar) y bendición, pero cuando Adán pecó, toda la raza humana cayó con él haciéndose acreedora de la muerte.

NO SOMOS RESPONSABLES DEL PECADO DE ADÁN, PERO SÍ SUS HEREDEROS.

Dios creó a nuestros primeros padres en estado de gracia, felicidad absoluta y perfección. Además, Dios creó al hombre como criatura libre y, en su soberanía, le ordenó que “comiera de todo árbol del jardín; pero no deberás comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, porque cuando comas de él, ciertamente morirás”. (Génesis 2:17). En otras palabras, el hombre era libre de comer, divertirse, correr desnudo con el único miembro del sexo opuesto y absolutamente perfecto de la raza humana (sí, Dios no se opone a la diversión y al disfrute, de hecho, Él inventó el placer). Dios les dio libertad de hacer lo que quisieran siempre que respetaran los límites establecidos por el Señor. Ellos, cediendo a la tentación del demonio, desobedecieron

Con este pecado de desobediencia nuestros primeros padres perdieron la gracia para ellos y para nosotros, sus hijos. Lo mismo sucedería con los hijos de un adicto al juego que queda en la ruina al perderlo todo en una apuesta o juego de azar. Esto podría parecernos injusto, pero de hecho pasa una y otra vez en la vida real. Consideremos el siguiente ejemplo: Si un monarca concede a una familia un título nobiliario con la condición de que el cabeza de familia no se haga indigno de semejante gracia, ¿Quién puede protestar si después de una ingratitud de este cabeza de familia, el monarca retira el título a toda la familia? Así pues, las consecuencias del pecado adámico se transmiten de generación en generación, por herencia. Nosotros no somos responsables del pecado original porque no es pecado personal nuestro; pero heredamos las consecuencias de este al nacer. Por eso el pecado original es llamado “pecado” de manera análoga: es un pecado “contraído”, no “cometido”; es un estado, no un acto.

En virtud de la ley de solidaridad de Adán con toda la humanidad, por ser su cabeza físico-jurídica, nos priva de los dones extraordinarios que Dios había concedido en un principio a Adán para que los comunicara a sus descendientes. Del mismo modo que entre Adán y sus descendientes hubiera existido solidaridad si hubiera sido fiel, del mismo modo existe también solidaridad en su rebeldía. El gran desastre del pecado de Adán fue que arrastró consigo a toda la naturaleza humana. De igual manera que si Adán se hubiese suicidado antes de tener hijos, hubiera privado de la vida a todo el género humano, así con su pecado nos priva de la gracia. Fue un suicidio espiritual por parte de Adán que nos impidió, a todos sus descendientes, nacer a la clase de vida originalmente diseñada por Dios para nosotros.

¿CÓMO SURGE EL PECADO EN UNA CRIATURA PERFECTA COMO ADÁN?

Adán estaba muy consciente de su estado de sumisión a Dios. Precisamente porque una voluntad creada le pertenece a la criatura, esa criatura, si reflexiona lo suficiente, puede reflexionar acerca de su propio estado subordinado y darse cuenta de que no es Dios. Ser criatura implica limitaciones a las que Dios no está sometido. Entonces la pregunta que surge naturalmente es, ¿No será que el Creador ha negado a la criatura alguna libertad que le pueda beneficiar? Adán y Eva evidentemente pensaron que la respuesta era un sí. En resumen, el problema del mal comienza cuando criaturas libres piensan que Dios es malo por estarles restringiendo (Génesis 3:1-6). En cuanto a esto, obviamente Adán y Eva pensaron que Dios en verdad estaba siendo demasiado restrictivo y cuando decidieron tomar y comer el fruto, su rebelión se consumó. Fue en este momento en que el mal se hace realidad, mientras que antes era sólo una posibilidad.

La naturaleza de Adán y Eva cambió, así como la naturaleza del mundo ya que Dios maldijo la tierra (Génesis 3:17). De este evento la naturaleza fue puesta bajo esclavitud (Romanos 8:21). Es difícil imaginar algún tipo de maldad natural que no haya podido surgir de la caída (cáncer, enfermedades, pestilencias, tsunamis, etc.). Entonces el hombre fue expulsado del paraíso y separado del poder rejuvenecedor del árbol de la vida y comenzó a morir. Quizá podríamos pensar que no es justo sufrir por los pecados de nuestros antepasados. Sin embargo, cuando Adán y Eva se reprodujeron, ellos también reprodujeron su corrupción, ya que nosotros somos sus copias genéticas. La reproducción sexual es algo que debe tomarse en serio. Es interesante notar que cuando Adán y Eva pecaron y sus ojos fueron abiertos (Génesis 3:7) ellos hicieron cubiertas para sus órganos reproductivos: Ellos sabían que a partir de ese momento iban a reproducir su propia corrupción.

HEREDEROS DE LA RUINA.

A diferencia de los ángeles, los descendientes de Adán no son creados individualmente sino por generación seminal: de una manera muy real todos estamos “presentes” en nuestros padres y cuando un óvulo y un espermatozoide se unen, se crea un nuevo ser con la misma naturaleza física y espiritual (esto en teología se llama Traducianismo) que sus padres, heredando su propensión al mal. Esta naturaleza es siempre propensa a una perversidad inimaginable.

La semilla de Adán merece la muerte incluso cuando es joven porque su fruto es siempre venenoso y maligno, a menos que sea redimida por el Espíritu Santo. Así como la naturaleza del escorpión está propensa a picar e inyectar su veneno, la naturaleza del humano es pecar. Incluso si el niño no tuviera “ninguna oportunidad” de cometer el mal, su naturaleza dicta que eventualmente ese será el resultado. Si dejas que un pequeño escorpión crezca lo suficiente, crecerá su aguijón. Eso es lo que dicta su naturaleza.  Y así “el pecado vino al mundo por un hombre y la muerte por el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos pecaron”. (Romanos 5:12)

No somos buenos por naturaleza pues la caída y sus efectos, los cuales heredamos de Adán, han deformado (más no destruido) la imagen de Dios en nosotros. Fuimos concebidos en pecado (Salmo 51:5); es decir, nacimos en un mundo caído, en condiciones imperfectas e infectados con el virus del pecado. El hombre no puede evitar pecar ya que venimos de la misma vid:  Llevamos el mismo ADN y la misma naturaleza de Adán por herencia genética irrevocable. A pesar de ello, la Biblia es clara al afirmar que seremos juzgados por nuestros propios pecados y no por el de Adán. Ni los hijos son castigados por los pecados cometidos por sus padres; ni los padres son castigados por los pecados de sus hijos. Cada uno es responsable por sus propios pecados. Ezequiel 18:20 nos dice, “El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo.” Este verso muestra claramente que el castigo por los pecados de una persona, es asumido por ella misma. Como dijera Pablo, “por medio de un solo hombre [es decir, Adán] el pecado entró en el mundo”, pero ese pecado no es el causante de que yo, nacido miles de años después, sea condenado y vaya al infierno. Yo soy responsable sólo por mis propios pecados, pues “la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron” (Romanos 5:12, NVI). Dejemos de culpar a Adán, y sobre todo a Dios, de nuestra propia maldad y condenación.

CRISTO REVOCA LA MALDICIÓN ADÁMICA, CONVIRTIÉNDOSE ÉL MISMO EN EL SEGUNDO Y NUEVO ADÁN.

Como ya se dijo, la caída no fue nuestra culpa. Heredar esa mala naturaleza no fue decisión nuestra. Sin embargo, al ser hijos de Adán, llevar tal herencia en nuestro ADN es una característica irrenunciable de nuestra especie. Dios, no obstante, consciente de que tal herencia de pecado no es nuestra culpa y, en su deseo de corregir el error cometido por Adán y Eva y redimir a una descendencia que jamás pidió estar en tales condiciones, decidió sustituir a Adán como cabeza de la humanidad y “re-crear” una nueva humanidad libre de la maldición del pecado y las consecuencias de la caída. Dios sabía que la única forma de salir de nuestra naturaleza corrupta es heredar una naturaleza nueva. Por eso, Dios ha provisto una manera para que esto suceda: Dios envió a Jesús, el segundo y último Adán:

“Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron. Antes de promulgarse la ley, ya existía el pecado en el mundo. Es cierto que el pecado no se toma en cuenta cuando no hay ley; sin embargo, desde Adán hasta Moisés la muerte reinó, incluso sobre los que no pecaron quebrantando un mandato, como lo hizo Adán, quien es figura de aquel que había de venir. Pero la transgresión de Adán no puede compararse con la gracia de Dios. Pues, si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos! Tampoco se puede comparar la dádiva de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. El juicio que lleva a la condenación fue resultado de un solo pecado, pero la dádiva que lleva a la justificación tiene que ver con una multitud de transgresiones. Pues, si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo. Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos. Porque, así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos. En lo que atañe a la ley, esta intervino para que aumentara la transgresión. Pero, allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia, a fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor.” (Romanos 5:12-21).

Él venció la tentación y el pecado y por la fe en él podemos nacer de nuevo y obtener la naturaleza de Dios: “Pero a todos los que le recibieron, a los que creyeron en su nombre, les dio el derecho de ser hechos hijos de Dios, los cuales nacieron, no de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios” (Juan 1:12-13). Este nuevo nacimiento, o regeneración, es un cambio radical. Tal como nuestro nacimiento físico resultó en un nuevo individuo entrando en un mundo terrenal y heredando la naturaleza pecaminosa de Adán, nuestro nacimiento espiritual resulta en una nueva persona que entra en el reino celestial (Efesios 2:6) y hereda la naturaleza de Cristo. Ahora Cristo está formado en los corazones; su “ADN espiritual” está en nosotros; ahora somos partícipes de la naturaleza divina, habiendo sido hechos nuevas criaturas (2 Corintios 5:17). Dios y no el hombre, es el origen de esta transformación (Efesios 2:1,8). Ante Dios, los perdidos hijos de Adán pasan ahora a ser su progenie espiritual. Cristo sustituye a Adán como nuestro representante y la caída pierde sus efectos condenatorios sobre nosotros. Si la muerte física y espiritual eran la herencia de Adán, ahora hemos sido hechos herederos de Dios y coherederos con Cristo (Romanos 8:17). En Cristo, Dios nos está devolviendo el reino que Adán perdió. Probablemente seremos las únicas criaturas que hemos probado la corrupción y aun así ¡Dios nos da la oportunidad inmerecida de disfrutarlo para siempre! Podemos elegir a Dios.

PARA FINALIZAR…

Si lo dicho anteriormente no resultó lo suficientemente claro, quiero aclarar un poco más dichas ideas y añadir ciertos ideas adicionales al respecto:

  • Por dominante que el término pecado original se haya vuelto, puede ser una sorpresa para muchos, saber que era desconocido tanto en la Iglesia Oriental como la Occidental hasta la época de Agustín (354-430). El término aparece por primera vez en la obra de Agustín. Anterior a esto los teólogos de la Iglesia primitiva usaron una terminología distinta que indicaba un modo distinto de pensar sobre el tema de la caída, sus secuelas y la respuesta de Dios. El término utilizado por los primeros cristianos para describir la tragedia en el Jardín del Edén fue: pecado ancestral.
  • Pecado ancestral tiene un significativo específico. La palabra griega para el pecado, en este caso (amartema) se refiere a un acto individual. Con ella los primeros cristianos asignaron responsabilidad por el pecado del Jardín sólo a Adán y a Eva. La palabra amartía, el término más común para el pecado significa literalmente “no dar en el blanco” y se usa en referencia a la condición común de la humanidad.
  • La iglesia primitiva nunca habla del paso de la culpabilidad de Adán y Eva a sus descendientes, como hizo Agustín. Al contrario, se considera a cada individuo responsable sólo por la culpa de sus propios pecados. La pregunta que surge entonces es: ¿En qué consiste la herencia de Adán y Eva a la humanidad, si no es la culpa? En primer lugar, la muerte (1 Corintios 15:21). El hombre nace con el poder parasitario de la muerte dentro de sí. En segundo lugar, heredamos una naturaleza tendiente al pecado. Nuestra naturaleza, se hizo “enferma” por el pecado de Adán, nuestro padre. Entonces, no es la culpa lo que pasa a la humanidad sino la condición, la enfermedad llamada pecado.
  • Adán y Eva fueron creados con una vocación: unirse progresivamente a Dios en su capacidad para compartir su vida divina. En el siglo II, Teófilo de Antioquía postuló que Adán y Eva no fueron creados inmortales. Fueron creados con la capacidad de llegar a serlo por su obediencia. Mientras ellos permanecieran en obediencia tendrían acceso al árbol de la vida y podrían vivir para siempre. La libertad para obedecer o desobedecer les correspondía a nuestros antepasados más antiguos, porque Dios los hizo libres. Aferrarse a la vocación divina les traería vida, rechazarla les traería la muerte, pero no por la mano de Dios. Si ellos hubiesen guardado el mandamiento de Dios, hubiesen sido premiados con la inmortalidad. Pero al desobedecer a Dios se volvieron a las cosas de la muerte, y así vino la causa de su propia muerte.
  • Adán y Eva desobedecieron el mandamiento de no comer del árbol prohibido, rechazando a Dios y a su vocación de manifestar la plenitud de la existencia humana. Así, la muerte y la corrupción comenzaron su reino sobre la creación (Romanos 5:21). En esta imagen la muerte y la corrupción no provienen de Dios; ni las creó ni las pretendió. Dios no es autor del mal. La muerte es la consecuencia natural de darle la espalda a Dios. Adán y Eva fracasaron por la tentación que aflige a toda la humanidad: ser autónomos, determinar su propio camino, realizar la plenitud de la existencia humana sin Dios.
  • El pecado no es una violación de una ley impersonal o código de comportamiento, sino un rechazo a la vida ofrecida por Dios. Este es el blanco al cual se refiere la palabra amartía. La vida humana caída es, más que nada, la falta de realizar el potencial dado por Dios a la existencia humana, que es, como escribe Pedro para que “lleguen a tener parte en la naturaleza divina” (2 Pedro 1:4).
  • Con la caída de Adán y Eva, Dios fue movido a compasión. La expulsión del Jardín y separación del árbol de la vida fue un acto de amor y no de venganza para que la humanidad no se hiciera inmortal en el pecado. Así comenzó la preparación para la Encarnación del Hijo de Dios y la solución que sólo podía rectificar la situación; es decir, la destrucción de los enemigos de la humanidad y de Dios: la muerte, el pecado, la corrupción y el diablo. Es el Segundo Adán, Jesucristo, quien realiza la vocación original y se invierte así la tragedia del primer Adán, abriendo paso a la salvación de todos.
  • La caída no destruyó la imagen de Dios. El gran obsequio regalado a la humanidad quedó intacto, aunque dañado. La imagen de Dios quedo enterrada como en un pozo atascado con escombros. Mientras que la obra salvífica es conseguida por Dios por medio de Jesucristo, la extracción de los escombros que esconden la imagen en nosotros requiere de nuestra libre y voluntaria cooperación. Pablo utiliza el termino sinergia, o colaboración, (1 Corintios 3:9) para describir la cooperación entre la gracia divina y la libertad humana. La salvación es un proceso involucrando a la fe, la libertad y esfuerzo personal para cumplir el mandamiento de Cristo (Mateo 22:37-39).
  • La salvación es un proceso infinito de transformación de la autonomía a la comunión, un ascenso paulatino de gloria en gloria por el cual retomamos nuestra vocación original ahora realizada en Cristo. El camino hacía el árbol de la vida –revelado en la cruz– se reabre, y sus frutos se ofrecen a todos. El objetivo original se retoma: fuimos creados para ser como Cristo, a su Santa y Perfecta imagen.