Navidad

Navidad, cristología y sana doctrina

Por Fernando E. Alvarado

INTRODUCCIÓN

La Navidad es más que una fiesta y adornos coloridos. La Navidad nos invita a reflexionar en una de las grandes verdades teológicas de la fe cristiana. Junto con el gran teólogo y filósofo Anselmo de Canterbury nos hacemos la pregunta: ¿Cur deus homo? ¿Por qué el Dios-Hombre? Cuando miramos la respuesta bíblica a esa pregunta, vemos que el propósito detrás de la encarnación de Cristo fue cumplir su obra como el mediador establecido por Dios. Dice en 1 Timoteo 2:5-6, “Porque hay un solo Dios, y también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, quien Se dio a sí mismo…”. Nuestro único Mediador, quien es el agente que reconcilia a Dios con el hombre, es aquel que participa tanto de la deidad como de la humanidad. En el Evangelio de Juan leemos que fue el eterno Logos, el Verbo, quien se hizo carne y habitó entre nosotros. Fue la segunda persona de la Trinidad quien tomó en sí mismo una naturaleza humana para obrar nuestra redención. Cristo posee dos naturalezas distintas: divina y humana. Él es “vere homo” (verdaderamente humano) y “vere Deus” (verdaderamente divino, o verdaderamente Dios). Estas dos naturalezas se unen en el misterio de la Encarnación. En Cristo, la naturaleza divina es completamente Dios, y la naturaleza humana es completamente humana.

Nuestro Señor Jesucristo, quien tomó sobre sí ambas naturalezas —divina y humana—, está perfectamente preparado para ser el Mediador entre Dios y nosotros. En su rol como Mediador y como el Dios-Hombre, Jesús tomó el oficio del segundo Adán, lo que la Biblia llama el último Adán. Jesús entró en una solidaridad corporal con nuestra humanidad, siendo el representante así como el primer Adán. Pablo, por ejemplo, en su carta a los Romanos, nos da el contraste entre el Adán original y Jesús como el segundo Adán. En Romanos 5:15 dice, “Porque si por la transgresión de uno murieron los muchos, mucho más, la gracia de Dios y el don por la gracia de un Hombre, Jesucristo, abundaron para los muchos”. Aquí observamos el contraste entre la calamidad que vino a la raza humana por la desobediencia del Adán original, y la gloria que viene a los creyentes por la obediencia de Cristo. Pablo continúa diciendo en el verso 19: “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de Uno los muchos serán constituidos justos”. Adán hizo función en su rol como mediador y falló miserablemente en esa labor. Esa falla fue rectificada por el éxito perfecto de Cristo, el Dios-Hombre. Leemos en la Carta de Pablo a los Corintios las siguientes palabras: “Así también está escrito: ‘El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente’. El último Adán, espíritu que da vida. Sin embargo, el espiritual no es primero, sino el natural; luego el espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es del cielo. Como es el terrenal, así son también los que son terrenales; y como es el celestial, así son también los que son celestiales. Y tal como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial” (1 Corintios 15:45-49). Vemos entonces el propósito de la primera venida de Cristo. El Logos tomo en sí mismo una naturaleza humana, el Verbo se hizo carne para efectuar nuestra redención al cumplir el rol del perfecto Mediador entre Dios y el hombre. El nuevo Adán es nuestro campeón, nuestro representante, quien satisface las demandas de la Ley de Dios por nosotros, y gana para nosotros la bendición de Dios prometida a sus criaturas si obedecemos su Ley. Como Adán, fallamos en obedecer la Ley, pero el nuevo Adán, nuestro Mediador, ha cumplido la Ley perfectamente por nosotros, y ganó por nosotros la corona de la redención. Esta es la base del gozo en el nacimiento de Cristo.

La navidad fue, y continúa siendo aún hoy, un recordatorio tangible de la ortodoxia cristiana en relación con la deidad de Cristo, la Trinidad y el plan de salvación. A finales del s. IV, probablemente a fines del año 379 o del año 380, un viejo cristiano llamado Gregorio Nacianceno o Gregorio de Nacianzo, predicó un famoso sermón sobre la natividad. Un sermón que aún continúa resonando fuertemente en nuestros oídos.

El carácter de dicho sermón no fue casual, lógicamente porque se preparó para la festividad que le da nombre, pero sobre todo porque fue escrito en un contexto de particular tensión en la historia de la Iglesia, en el cual estaba en cuestión nada menos que la naturaleza misma de Cristo. De modo que, aunque su tiempo poco tiene que ver con el nuestro, no puede desconocerse su aporte imperecedero a la comprensión de aquello que celebra la fiesta llamada navidad: el nacimiento de Cristo, o natividad.

GREGORIO DE NACIANZO Y LA NAVIDAD

Gregorio de Nacianzo fue declarado Doctor de la Iglesia y apodado «el teólogo» (título que comparte con el apóstol san Juan), por la habilidad con que defendió la doctrina cristiana. Nació hacia el año 329, en Arianzo de Capadocia. Era hijo de Nona y Gregorio el Mayor. Su padre era un antiguo propietario y magistrado que, después de convertirse al cristianismo junto con su esposa, sirvió como obispo de Nacianzo. Con el tiempo, Gregorio mismo fue llamado al obispado cristiano.

Gregorio vivió una época turbulenta dentro de la iglesia. El arrianismo amenazaba con pervertir de forma absoluta el cristianismo, despojando a Cristo de su divinidad y negando la doctrina de la Trinidad. La Iglesia de Constantinopla era, sin duda, la que se hallaba en peor estado, ya que estuvo sometida a la influencia de los arrianos, durante treinta o cuarenta años, y no tenía una sola iglesia para reunir a los que habían permanecido fieles al cristianismo ortodoxo. Un consejo de ancianos invitó a Gregorio a encargarse de la restauración de la fe en Constantinopla. Este, cuyo temperamento sensible y pacífico le hacía temer aquel remolino de intrigas, corrupción y violencia, se negó al principio, pero finalmente aceptó. Sus pruebas empezaron desde que llegó a Constantinopla, pues el populacho, acostumbrado a la pompa y al esplendor, recibió con recelo a aquel hombrecillo mal vestido, calvo y prematuramente encorvado. Gregorio se alojó al principio en casa de unos amigos, que pronto se transformó en iglesia, y le dio el nombre de «Anastasia», es decir, el sitio en que la fe iba a resucitar. En aquel reducido santuario se dedicó a predicar e instruir al pueblo. Allí fue donde predicó sus célebres sermones sobre la Trinidad que le merecieron el título de «el teólogo», por la profundidad con que captó la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Poco a poco creció su fama y la capacidad de su iglesia resultó insuficiente. Por su parte, los arrianos y los apolinaristas no dejaban de esparcir insultos y calumnias contra él. En una ocasión llegaron incluso a irrumpir en la iglesia para arrastrar a Gregorio a los tribunales. Pero Gregorio se consolaba al saber que, si la fuerza estaba del lado de sus enemigos, la verdad, en cambio, estaba de su parte; si ellos poseían las iglesias, él tenía a Dios; si el pueblo apoyaba a sus adversarios, los ángeles le sostenían a él. Gregorio se convirtió en su época en un heraldo de la verdad bíblica. En una época donde la divinidad de Cristo era negada o malinterpretada, Gregorio Nacianceno utilizó la Navidad como instrumento para defender la doctrina cristiana ortodoxa.

LA NAVIDAD COMO EMBLEMA DE LA ORTODOXIA CRISTIANA

Gregorio Nacianceno escribía en una época en que los cristianos habían alcanzado aceptación en el Imperio Romano. Pero, al mismo tiempo, la iglesia enfrentaba internamente una de las disputas teológicas más importantes de la historia del cristianismo: la lucha entre quienes afirmaban la trinidad de Dios, y quienes no lo hacían. Entre quienes afirmaban que Cristo era Dios, y quienes sostenían que su naturaleza era inferior a la de Dios Padre. En un contexto así, predicar sobre la navidad iba necesariamente a ser una declaración teológica sustantiva. Y la argumentación del Nacianceno no podía ser menos que un robusto posicionamiento a favor de la deidad de Cristo.

Gregorio de Nacianzo, fundamentando su sermón en la festividad de la Navidad, inicia su homilía proclamando dos características de Cristo: su eternidad y su encarnación. Cristo no es un ser creado, es el verbo de Dios que habita en comunión trinitaria desde la eternidad. Cristo tampoco es una forma de Dios, es el verbo de Dios que se hizo carne. Así, niega el arrianismo (doctrina practicada actualmente por grupos religiosos como los Testigos de Jehová) por considerar éste que Cristo es un ser creado e inferior al Padre, y niega al modalismo (enseñado hoy en día por el Movimiento Jesús Solo) por pensar que Cristo es una forma de Dios Padre.

Bajo cualquiera de los dos paradigmas a los que nuestro autor se opuso, la natividad no tiene gran importancia. Para unos, sería el nacimiento de un ser creado más; para otros, el nacimiento de un modo en que Dios se ha expresado. Lo que hace de la navidad una fiesta tan importante, es que se proclama algo que estas dos comprensiones no estaban dispuestas a asumir: que una de las personas que componía la trinidad, eterna, infinita e impasible, podía hacerse carne.

La homilía inquiere en el misterio de la encarnación con un agudo sentido poético. Se dice que “quien era celeste se hizo terreno” (Nacianceno, Gregorio; Homilías sobre la natividad. Madrid: Ciudad Nueva, 1992, p. 45), que “la tiniebla se disuelve, de nuevo se anuncia la luz” (ídem), que “el pueblo [Israel] que permanece en la oscuridad de la ignorancia, vea la gran luz del conocimiento” (ídem), que “la letra cede, el espíritu es superior” (ídem) y que “las sombras declinan, amanece la verdad” (ídem). Todas estas bellas metáforas conducen a una sola conclusión: que Cristo es la revelación suprema. Que está sobre la ley, aquella maldición y ayo de Pablo. Que es la luz, esa que ilumina al mundo, tal como dijo Jesús de sí. Cristo es el cielo en la tierra, ese Reino de Dios que está entre nosotros como se dice en Lucas. Es la verdad que conduce al Padre. Es el conocimiento que también les hacía falta a los judíos que habían creído en él, como bien se dice en Juan.

En esta festividad, “Dios se mostró a los hombres” (Nacianceno, Gregorio; Homilías sobre la natividad. Madrid: Ciudad Nueva, 1992, p. 46). El incognoscible, que estaba oculto de los hombres, se hizo cercano. Por eso dice el de Nacianzo que “esto celebramos hoy: la venida de Dios a los hombres para que nosotros nos acerquemos a Dios o, más propiamente, para que volvamos a Él” (Nacianceno, Gregorio; Homilías sobre la natividad. Madrid: Ciudad Nueva, 1992, p. 47). De este modo, la navidad es una invitación de Dios a volver a que nos acerquemos a él. En ella no se habla ya más de la enfermedad que nos vino en Edén, el pecado, sino de su curación; no se habla tanto de la creación caída, sino de su restauración por medio de la obra de Cristo: “Siendo Dios se presentó con una naturaleza humana, un solo ser formado de dos naturalezas contrarias, carne y espíritu, de las que una era divina y la otra estaba divinizada. ¡Oh, inaudita mezcla! ¡Oh, extraña unión! El que es, nace; se ha creado quien no lo es; el infinito se hace extenso merced al alma racional que hace de mediadora entre la divinidad y la gravedad de la carne. El que enriquece mendiga. Se empobrece tomando mi carne para que yo me enriquezca con su naturaleza divina” ((Nacianceno, Gregorio; Homilías sobre la natividad. Madrid: Ciudad Nueva, 1992, p. 59).

Expresiones como estas difícilmente han sido superadas en la historia del cristianismo por otras mejores. Todos quienes mediten seriamente en el significado de la encarnación del verbo de Dios, hallarán en ella un misterio incomprensible, insondable. Esto es natividad: una revelación que se presenta abierta a ser respondida, y a la cual los cristianos han contestado con su fe.

EL MENSAJE NACIANCENO Y SU RELACIÓN CON LA IGLESIA ACTUAL

Nuestras navidades no son necesariamente cristianas. Y aunque son bastante distintas a las que podía haber en el tiempo de Gregorio, en el suyo también había navidades no cristianas. Después de todo, ¿cómo habían de celebrar la fiesta aquellos cuya cristología no reconocía el elemento más profundo de fórmulas tan decisivas como las juaninas (Juan 1:1-14)?

Así que, tenemos eso en común. Pero hay más. Gregorio contraponía la celebración de la natividad con las fiestas griegas. Estas últimas eran ocasión para vanidades, orgías, lujos, glotonería, borracheras y, en fin, todo tipo de vicios. Al mismo tiempo, tenían por contraste que todo ello ocurría “mientras otros, formados del mismo barro nuestro y con nuestra misma composición, pasan hambre y fatiga a causa de su pobreza” ((Nacianceno, Gregorio; Homilías sobre la natividad. Madrid: Ciudad Nueva, 1992, p. 48). Para Gregorio, la navidad cristiana se contraponía a las festividades paganas ciertamente por su significado, pero también porque dicha significación era honrada con sencillez, meditación y gozo en la palabra divina. De modo que, quien pretende celebrar navidad con sentido cristiano, pero no honra su significado con una sobria devoción, no la celebra en absoluto.

Gregorio se opuso no sólo a la herejía arriana y modalista, sino también a la paganización de la festividad cristiana de la Navidad. La vanidad de la fiesta pagana a la cual Gregorio criticó también puede compararse con la vanidad de la navidad consumista. ¿Cuánto lujo, gasto y vicios varios se exhiben, en ocasiones, incluso entre cristianos? ¿Cómo aquello podría honrar las sublimes expresiones del nacianceno cuando sostiene que Cristo es el cielo en la tierra, la luz en las tinieblas, el conocimiento contra la ignorancia, el espíritu sobre la letra de la ley, la verdad sobre las sombras?

Al parecer, tanto en su tiempo como en el nuestro, hizo falta una mayor preocupación por inquirir en lo que se celebra en navidad. No solo se debe evitar el consumismo devorador, ni tampoco conformarse únicamente con las tareas asistenciales que inspira la ocasión. Es necesario dar un paso más, un paso cristiano. Meditar en aquel misterio tan bellamente expresado por este sabio cristiano capadocio, para quien “Dios es inabarcable y difícil su contemplación. Únicamente podemos percibir su infinitud” (Nacianceno, Gregorio; Homilías sobre la natividad. Madrid: Ciudad Nueva, 1992, p. 51). No sea otra cosa, sino esa eternidad encarnada que es Cristo, lo que inspire nuestra navidad.

¿CÓMO CELEBRAMOS NOSOTROS LA NAVIDAD?

Es diciembre y las tiendas comerciales están cuidadosamente engalanadas con pinos, coronas y todo tipo de adornos, al mismo tiempo que se atestan de consumidores. Es diciembre y, en vista que se acerca navidad, hay quienes se motivan por hacer de la noche buena una buena noche para personas en situación de vulnerabilidad. No resulta complicado describir, en líneas generales, lo que la navidad es hoy en nuestra sociedad. Una ocasión para la compra compulsiva, un desborde de materialismo en el que se piensa que la festividad consiste prácticamente en el intercambio de regalos. Por otra parte, una ocasión que, por cierta comprensión de su dimensión simbólica, invita a realizar obras asistenciales en favor de personas en situaciones difíciles. Dejando de lado aquellos para quienes la festividad no es más que un par de días libres, es evidente que aun cuando una de las dos formas de entender esta festividad sea más provechosa que la otra, ambas adolecen del sentido cristiano de la navidad. O, para ponerlo en otros términos: Hay navidad cristiana y navidad no cristiana.

Puede parecer desconcertante que se diga “sentido cristiano de la navidad”, porque en principio se asume que la navidad es esencialmente cristiana. Lo cierto es que es entendible que tal cosa se diga de la sociedad en general, porque sus miembros no cristianos evidentemente pueden buscar modos diversos de resolver el significado de la festividad. No obstante, la situación es distinta cuando se habla de los propios cristianos. Porque, de hecho, es diciembre y las congregaciones empiezan a organizar la obra teatral más esperada del año, se organizan cenas de todo tipo, se colocan pesebres en casas y templos. Y, sin embargo, esto no significa que se esté celebrando navidad cristianamente.

El distintivo de la fiesta no está meramente en lo que se hace o lo que no se hace. Porque, de hecho, se puede ser cristiano y celebrar la navidad como consumista, del mismo modo que se puede no ser cristianos y consumista y, con todo, no comprender la significancia de la festividad.

Hedonismo, Pluralismo Religioso, Postmodernidad, Relativismo, Vida Cristiana

Fe cristiana, pluralismo y postmodernidad

Por Fernando E. Alvarado

INTRODUCCIÓN

En su sentido positivo, el término “pluralismo religioso” es usado para referirse a la concepción de una relación pacífica entre las diferentes religiones. El pluralismo religioso auténtico no pretende que todas las religiones sean iguales. El verdadero pluralismo reconoce la diversidad, la diferencia, el derecho a pensar de otra manera, la alteridad. Por eso acepta que distintas religiones tengan pretensiones diferentes de verdad. En este sentido, el verdadero pluralismo religioso se opone tanto a la imposición violenta de una religión como al intento de reducir todas las religiones a un mínimo común a todas ellas. Desde esta perspectiva, el pluralismo religioso garantiza en cierta medida el libre ejercicio de la fe, cualquiera que esta sea.

El principio del pluralismo religioso es definido en el Diccionario del Español Jurídico como (1) la libertad en el seno de una sociedad democrática para adscribirse, o no, y practicar, o no, una religión; (2) neutralidad, respeto y tolerancia de un Estado a las convicciones religiosas; (3) libertad religiosa y de culto de los individuos y comunidades y (4) neutralidad religiosa del Estado y de sus instituciones.[1]

¿Qué significa todo esto para el cristiano? ¿Cómo afecta el pluralismo religioso nuestra interpretación de la Gran Comisión? ¿Es el principio del pluralismo religioso tan bueno como parece? ¿Qué nos dice la Biblia al respecto? Ese es el asunto que trataremos a continuación.

4

CRISTIANISMO, GOBIERNOS HUMANOS Y PLURALISMO RELIGIOSO

Con base en el principio bíblico de sujeción a la ley terrenal, enseñado por Pablo en Romanos 13, los cristianos creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernantes y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la ley. Lo cual incluye el principio del pluralismo religioso. Por tal razón, creemos que ningún gobierno puede existir en paz, a menos que se formulen y se conserven invioladas las leyes que garanticen a cada individuo el libre ejercicio de la conciencia. Creemos que la religión cristiana fue instituida por Dios y que Jesucristo es el único camino al Padre; sin embargo, creemos que esta no puede ni debe ser impuesta ni forzada en su ejercicio, y que los hombres son responsables ante Dios, y ante él solamente, por el ejercicio de ella, a no ser que sus opiniones religiosas los impulsen a infringir los derechos y libertades de los demás; pero no creemos que las leyes humanas tengan el derecho de intervenir, prescribiendo reglas de adoración para sujetar la conciencia de los hombres, ni de dictar fórmulas para la devoción pública o privada; que el magistrado civil debe restringir el crimen, pero nunca dominar la conciencia; debe castigar el delito, pero nunca suprimir la libertad del alma. Creemos que todo gobierno tiene el derecho de establecer leyes que a su propio juicio estime que son las que mejor garanticen los intereses públicos; al mismo tiempo, sin embargo, conservando sagrada la libertad de conciencia.

Como ciudadanos de una democracia, los cristianos reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen. Sin embargo, esto no significa que aceptemos el principio del relativismo religioso, el cual afirma que todas la religiones son buenas e igualmente válidas como caminos para llegar a Dios. Creemos más bien que “Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los seres humanos, Jesucristo hombre. Él dio su vida en rescate por todos. Este es el mensaje que Dios, a su debido tiempo, dio a conocer al mundo. Y [hemos] sido puesto[s] como predicador[es]… para enseñar esta verdad” a todas las naciones (1 Timoteo 2:5-7, NBV).

Creemos que los gobernantes, estados y gobiernos tienen el derecho y la obligación de instituir leyes para la protección de todo ciudadano en el libre ejercicio de su creencia religiosa; sin embargo, no creemos que tengan el derecho, en justicia, de privar a los ciudadanos de este privilegio, ni proscribirlos por sus opiniones, cualquieras que sean, en tanto que se manifieste consideración y reverencia para con las leyes, y tales opiniones religiosas no justifiquen la sedición ni la conspiración. Como Creyentes en Cristo, creemos que es justo predicar el evangelio a las naciones de la tierra y amonestar a los justos a salvarse de la corrupción del mundo; por lo tanto, nos negamos a cesar, en nombre del pluralismo religioso, con nuestros misioneros y evangelísticos entre aquellos que profesan otra religión. Es nuestro deber y nuestro privilegio predicar la única verdad que salvará a los individuos y a las naciones de la tierra:

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.” (1 Timoteo 3:16, RVR1960).

“Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:11-12, RVR1960).

Nuestra afirmación sobre la exclusividad de la fe cristiana choca frontalmente y se opone a toda forma de sincretismo y ecumenismo; sin embargo, no busca en ninguna forma la confrontación, el desprecio o la persecución de otras fe. Creemos más bien en el diálogo interreligioso como una fuente de interacción positiva, cooperativa y constructiva entre personas de diferentes tradiciones o creencias religiosas o espirituales. No buscamos la fusión o asimilación de doctrinas distintas sin coherencia sustancial, sino más bien la promoción del entendimiento entre las diferentes religiones para aumentar la aceptación de los demás, lo cual es esencial en una sociedad democrática, multicultural y multiétnica como la nuestra. Tampoco fomentamos la unidad artificial entre los cristianos y personas de otras religiones traicionando, en la mayoría de los casos, los elementos fundamentales de la fe bíblica. Buscamos, más bien, y en concordancia con Mateo 7:12, un trato recíproco constructivo entre las religiones o movimientos espirituales que no tienen una raíz cristiana en común. Esto sin traicionar y defendiendo siempre “la fe que Dios ha confiado una vez y para siempre a su pueblo santo” (Judas 1:3, NTV).

3

¿ES EL PLURALISMO RELIGIOSO CONTRARIO A LA FE CRISTIANA?

Principios como el reconocimiento de la diversidad, la diferencia, el derecho a pensar de otra manera y la alteridad, son elementos positivos del pluralismo religioso imperante en una sociedad democrática. Dichos elementos son aceptados y defendidos por la mayoría de los cristianos sin discusión alguna. De hecho, los cristianos (y particularmente los protestantes) deberíamos ser los primeros en defenderlos. ¿Por qué? Porque nuestra misma historia y orígenes así lo exigen.

Por ejemplo, jamás debemos olvidar que los Padres Peregrinos (Pilgrim Fathers) decidieron emigrar, primero a Leiden (Holanda) en 1609 y luego al Nuevo Mundo en 1620, huyendo de las persecuciones e intolerancia religiosa imperante en la Europa de la época. De igual forma Miguel Servet, el científico español que proclamó en el siglo XVI que ninguna autoridad eclesiástica o civil tiene derecho a imponer sus creencias ni a limitar la libertad de cada uno a tener y exponer las propias (y quien también escribió la primera descripción de todo Occidente de la circulación menor de la sangre) fue ejecutado en Ginebra por iniciativa de Juan Calvino, uno de los padres de la Reforma Protestante. Asimismo, católicos, calvinistas y luteranos por igual persiguieron a los anabaptistas en su intento por hacerlos desistir de la práctica del bautismo en personas adultas. También es digo de destacar que, tras el infame Sínodo de Dort, Johan van Oldenbarnevelt y otros dirigentes principales del arminianismo fueron ejecutados, mientras que otros muchos, entre los que se encontraban Hugo Grocio y Simón Episcopius, tuvieron que exiliarse. Todo esto en nombre de la “sana doctrina” y la “exclusividad de la fe cristiana”. Los protestantes, pues, debemos defender a cada y espada el principio de la libertad de conciencia y el pluralismo religioso en toda sociedad libre y democrática. Hasta que el Reino de Dios sea instaurado plenamente sobre la tierra no existe mejor opción que esta.

1

LOS PELIGROS DEL PLURALISMO POSTMODERNO PARA LA IGLESIA DEL SIGLO XXI

Ahora bien, aunque el principio del pluralismo religioso busca salvaguardar la libertad de conciencia y la igualdad de todos ante la ley, no todo los aspectos del pluralismo religioso postmoderno son compatibles con la fe cristiana. El principio del pluralismo (como todo aquello que es bueno, pero puesto en manos de seres caídos) ha sido llevado y manipulado más allá de los límites lógicos. Lo que fue creado para dar libertad está conduciendo a muchos a una verdadera esclavitud espiritual y al error, comprometiendo la salvación eterna de las almas de los hombres.

Y es que hasta las buenas intenciones se corrompen en manos de un hombre caído: Lo que fue ideado para proteger de la persecución a los grupos religiosos minoritarios terminó convirtiéndose en una dictadura ideológica en la cual toda afirmación de verdad absoluta no es tolerada, todo intento evangelizador es mal visto y cualquier afirmación de la exclusividad de Jesucristo como único Mediador entre Dios y el hombre es vista como ofensiva y sospechosa. En lugar de amar la verdad, el hombre ha creado una nueva religión pluralista, ecuménica, sincrética y relativista. En su intento por no ofender “a nadie”, el mundo ha elegido ofender a los cristianos y al Dios de estos.

Muchos creen hoy en un gran abanico de posibilidades, aunque estás no tengan mucho sentido. Aunque el ateísmo, el racionalismo y el humanismo secular trataron de destruir en el hombre la fe y la creencia en un poder superior, eso jamás funcionó. La naturaleza religiosa del hombre se impuso una y otra vez, pues Dios “puso además en la mente humana la idea de lo infinito, aun cuando el hombre no alcanza a comprender en toda su amplitud lo que Dios ha hecho y lo que hará” (Eclesiastés 3:11, DHH). Sí, el escepticismo que caracterizó la edad moderna logró desprender a muchos de su fe cristiana, pero nunca desarraigar del hombre su religiosidad.

¿Qué sustituyó entonces al Dios verdadero en el corazón del hombre? ¿Quién tomó su lugar? El escritor británico Chesterton decía: Desde que los hombres han dejado de creer en Dios, no es que no crean en nada. Ahora creen en cualquier cosa”.[1] Nuestra sociedad postmoderna cree en cualquier cosa: Brujería, duendes, fantasmas, horóscopos, numerología, extraterrestres, demonios que mueven objetos, reencarnación, estigmas, etc. ¡Lo que sea, menos en el Dios verdadero y Su Palabra!

5

EL RELATIVISMO COMO FUNDAMENTO DEL PLURALISMO POSTMODERNISTA

Un postulado que refleja la actitud imperante, aunque absurda de nuestra época de pluralismo postmodernista afirma que: “Todas las religiones son igualmente buenas. Ninguna posee la verdad absoluta. Por lo tanto, podemos tomar los elementos positivos de cada una de ellas y desarrollar nuestra propia espiritualidad, sin necesidad de pertenecer a una religión organizada y creer en todos sus dogmas. Lo que cuenta es desarrollar nuestra dimensión espiritual, no adoptar un sistema rígido de creencias.” Tal forma de pensar, aunque puede sonar “progresista y libertaria”, no funciona en la práctica. De hecho, el fruto de dicha forma de pensar ha resultado tremendamente amargo y venenoso para las nuevas generaciones. ¿Por qué? ¿Cuál ha sido su fruto?

En la sociedad postmoderna en que vivimos, en donde todas las religiones son consideradas verdaderas e igualmente válidas para llegar a Dios, pero ninguna es considerada como la verdad absoluta, el concepto de bien y del mal desaparece y, consecuentemente, el concepto de pecado. Los jóvenes ya no se sienten culpables y, consecuentemente, el evangelio y el perdón que Dios otorga ya no son considerados como noticias buenas ni nuevas, mucho menos deseadas. Sin concepto de pecado la evangelización tradicional basada en la liberación del sentimiento de culpa desaparece. Hemos de hacer esfuerzos sobrehumanos para hacer que los jóvenes se sepan pecadores y experimenten pesar y culpa por sus malas acciones, a fin de liberarles posteriormente del sentimiento de culpa por medio del Evangelio. Por otra parte, es muy difícil orientarse en la vida cotidiana cuando no existen verdades ni valores absolutos, nos encontramos ante una generación que como indica el último versículo del libro de Jueces, vive como bien le parece. No es exagerado afirmar que nos encontramos ante la generación de jóvenes más desamparada de la historia. ¿Qué ha ocasionado esto? Muchos factores sin duda, pero el pluralismo postmodernista se destaca entre todos ellos. Este pluralismo se observa en la relativización de los valores y en la ambigüedad en materia de fe.

El relativismo se da en dos campos principales, el del conocimiento y el del comportamiento. En el primero de ellos afirma que no existen verdades absolutas y, en el caso improbable de que existieran, sería totalmente imposible para nosotros el conocerlas y distinguirlas. En el campo del comportamiento afirma que no existe un concepto absoluto del bien y del mal, lo correcto y lo incorrecto. La moralidad es una cuestión de gusto y opción personal. Lo que es bueno para ti puede no ser lo para mí y viceversa. Además, lo que hoy es bueno para mí puede dejar de serlo mañana porque han cambiado mis circunstancias y situaciones. El relativismo afirma que la verdad y el conocimiento son construcciones culturales. Esto quiere decir que una comunidad humana, a fin de poder convivir, se pone de acuerdo acerca de lo que para sus componentes será correcto e incorrecto, verdadero o falso. Es decir, llevan a cabo su propia construcción cultural. Ahora bien, otros grupos humanos que no han participado en la construcción de esta no se sienten obligados a vivir bajo esa determinada construcción social. Pueden existir, pues, tantas construcciones como grupos sin que sea posible distinguir entre falsedad y verdad, corrección o incorrección.

Color Run, Realidad y Percepción - Relativismo Lingüístico

La religiosidad actual es quizá uno de los elementos más contaminados por el pluralismo postmodernista. A través de los medios de comunicación de masas, las redes sociales, las revistas, libros y hasta en la escuela, los adolescente son bombardeados por una gran multiplicidad de creencias. Las sectas van en aumento, cada vez surgen más falsos mesías y movimientos religiosos, los cuáles buscan hacer constantemente proselitismo de diversas maneras para engrosar sus filas. Apoyados por los medios y apadrinados por importantes estrellas de Hollywood, grandes figuras del deporta o la riqueza petrolera de los países árabes, el Islam y las religiones orientales empiezan a crecer en muchos países de Latinoamérica.

En la postmodernidad el ateísmo y sus contradicciones van quedando en el olvido y un resurgimiento de la religiosidad parece tomar lugar entre los jóvenes. Las nuevas generaciones se están volviendo más religiosas en su búsqueda de los trascendente, pero no necesariamente en las formas tradicionales. Estas nuevas espiritualidades han dado lugar a un mundo donde coexisten la diversidad de ideas y comportamientos, donde el monopolio de la verdad no le pertenece a nadie. Donde el máximo valor es la tolerancia al otro, el respeto a la opinión y conducta ajena, por muy anormal que esta sea. El pluralismo, la variedad, la heterogeneidad, la distinción, la valoración de las diferencias, son algunas de las principales características de los tiempos en que vivimos. Para las nuevas generaciones las opciones religiosas son múltiples. No hay verdades absolutas todas son relativas, es decir, para quien las asuma es verdad y los demás debemos respetarlas. No hay una estructura o sendero a seguir. Cada uno labra su camino como bien le parece. Todo mundo se siente libre de poder escoger los valores que creamos más adecuados y correctos. Para muchos, la Biblia tiene poco o nada que decir al respecto. La vida se forma y administra según valores culturales y religiosos, pero “a la carta”, un poco de budismo, un poco de “Nueva Era”, un capítulo del Nuevo Testamento y un curso de meditación oriental. El problema del mundo postmoderno no es la ausencia de religión, sino la mezcla de varios elementos de religiones. Así pues, no es extraño que un joven que se autoidentifique como cristiano practique el yoga, la meditación trascendental, sea devoto creyente en la ufología, consulte horóscopos, conviva maritalmente con su pareja fuera del matrimonio, apoye la agenda LGBTI, la ideología de género o el aborto. Tampoco será raro ver al mismo joven cada domingo adorando en la iglesia al mejor estilo evangélico, tocar en el grupo de alabanza o participar activamente en los diversos ministerios de la iglesia.

Si para otras generaciones el cristianismo fue una verdad incuestionable, para las nuevas generaciones el cristianismo se convierte en una más entre muchas opciones. La fe pasa abruptamente de una situación de monopolio cultural a otra de libre mercado en la que tienen que competir con otras ideologías y cosmovisiones para ganar, no únicamente la lealtad y fidelidad de los de fuera, sino incluso de los de dentro de la institución eclesial. Es una situación de libre mercado y competitividad para la que no estamos acostumbrados los que siempre hemos operado en un mercado cautivo. El cristianismo se ve pues en franca actitud defensiva ante estilos de vida alternativos y agresivos que se comen su mercado tradicional. La postmodernidad es la era de la competencia y el libre mercado de las ideologías. ¿Cuáles son las implicaciones prácticas de esto? En términos prácticos significa que los jóvenes tienen a su disposición una multitud de estilos de vida alrededor de los cuales pueden armar su proyecto vital personal. El cristianismo es únicamente uno más y no es necesariamente percibido ni como el mejor ni el más gratificante ni el que conlleva mayor plenitud de vida.

7

¿UNA NUEVA TOLERANCIA?

En el pasado la tolerancia significaba que reconocíamos el derecho de las personas a estar equivocadas (conocimiento) o incluso a vivir estilos de vida incorrectos (comportamiento). La tolerancia tradicional distinguía entre la persona y sus creencias y estilo de vida. La nueva tolerancia es sibilinamente diferente. Parte de la base de que todos los seres humanos son iguales, por tanto, todas las construcciones culturales de los seres humanos son igual de válidas. Al no existir verdades ni principios morales absolutos no hay manera humana de distinguir entre unas construcciones y otras, aunque estas sean diferentes, contradictorias o incluso incompatibles entre sí. Lo único que podemos hacer es respetarlas todas, valorar todas y suprimir cualquier tipo de crítica o juicio de valor sobre las mismas. La intolerancia se convierte pues en el mayor pecado social y el único ante el que se puede ser abiertamente intolerante. Nadie puede abrogarse el derecho de juzgar otras construcciones culturales, el mero hecho de hacerlo implicaría una superioridad moral que resulta intolerante. Sería asumir que el que juzga posee la verdad lo cual es una expresión de arrogancia intolerante.

La nueva tolerancia convierte al cristianismo en una cosmovisión intolerante, y lo hace por varias razones:

(1) En primer lugar, afirmamos tener la verdad absoluta, la Palabra de Dios.

(2) Segundo, queremos, por medio de la gran comisión, cambiar el estilo de vida de todo el mundo.

(3) Tercero, nos concedemos el derecho de juzgar los estilos de vida de los demás y considerarlos pecaminosos o inmorales.

Por otra parte, otro gran problema que plantea la nueva tolerancia es que al poner al mismo nivel todas las cosmovisiones todas quedan devaluadas y, por tanto, se hace mucho más difícil el mantener ningún tipo de compromisos, valores y principios. No hay ninguna razón para mantener un determinado estilo de vida más allá del hecho que me gusta o me siento identificado, pero, en el fondo, no es ni mejor ni peor que otro, tan sólo diferente.

8

¿TOLERANCIA O SUICIDIO INTELECTUAL?

La tolerancia es fabulosa en el plano teórico y filosófico, es decir, cuando debemos de tratar con ella en el aséptico mundo de las ideas. Pero cuando bajamos al nivel de la vida cotidiana nos damos cuenta de que no es tan fácil ser tolerante y lidiar con cosmovisiones que desde el sentido común nos parecen barbaridades, pero, desde el punto de vista ideológico nos vemos obligados a tolerar. ¿Quién puede argumentar que el genocidio nazi fue algo incorrecto? ¿Por qué criticamos la mutilación genital femenina? ¿Quién somos nosotros para afirmar que son prácticas incorrectas? ¿Por qué, desde qué punto de vista? ¿Cuál es la base para afirmar que la pederastia es un delito? ¿Por qué si un adulto tiene relaciones sexuales con un menor de una determinada edad está bien y un mes antes es punible?

Lo mismo ocurre en el plano religioso. Afirmar que todas las religiones son opciones igualmente válidas e igualmente legítimas es cometer suicidio intelectual. Algunas personas piensan que da igual qué religión uno profese. “Al fin y al cabo, si solo hay un Dios todopoderoso —dicen—, todas las religiones deben llevar a él.” En otras palabras, creen que las distintas religiones son simplemente diferentes caminos que llevan al mismo lugar. Esto puede sonar bonito, romántico y tolerante, pero simplemente es absurdo. Por ejemplo, ¿Podría alguien decir que el nuwaubianismo es igual de válido y benéfico para la humanidad que las enseñanzas del pacífico Buda, o las sagradas enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo? Tan sólo pensémoslo un poco: El nuwaubianismo una secta religiosa que se deriva de la Nación del Islam y de los musulmanes negros. Fue fundada por Dwight York, músico, escritor y líder nacionalista afroamericano condenado por abuso sexual infantil, quien también es su dios y es considerado la reencarnación de Melquisedec, el arcángel Gabriel y Jesús. Además, creen que los blancos han hechizado a los negros para mantenerlos sumidos en la ignorancia. También mantienen creencias como que los negros descienden de una especie extraterrestre (los annunaki), de piel verde porque tenían magnesio en la sangre, pero al entrar en la atmósfera de la Tierra, el magnesio fue reemplazado por hierro, de allí surgiendo el color negro en la piel. Y también que los blancos fueron criados como carne comestible por una especie de extraterrestres reptiloides, siendo la Venida de Cristo esperada por los cristianos realmente el regreso de los raptores, que van a cosechar la carne blanca. También creen que la música disco es mala, y se creó para maldecir las almas de los negros. ¿Nos permite la tolerancia propuesta por el pluralismo postmodernista reconocer el nuwaubianismo como un camino legítimo hacia Dios?

¿Y qué tal si vamos un paso adelante y comparamos el nuwaubianismo con el Movimiento de la Creatividad? Dicha secta, antiguamente llamada la Iglesia Mundial de El Creador, es una organización religiosa racista, antisemita, homofóbica, xenofóbica y ultraderechista que dice rendir culto a la Raza Blanca. La organización fue fundada por Ben Klassen, estadounidense de origen ucraniano, en 1973. Los creativistas consideran que la raza blanca es el culmen de la evolución biológica y el origen de toda ciencia, cultura, civilización y progreso humano. Para ellos, las demás razas son inferiores biológicamente, siendo la más baja la raza negra. Ambas religiones, nuwaubianismo y creativistas, sostienen ideas contrarias y opuestas entre sí ¿Cuál de ellas está en lo correcto? ¿O es que ambas están bien? ¿No será más bien que ambas están en el error? De acuerdo con el pluralismo postmodernista, el cual lo relativiza y rebaja todo, nadie tiene autoridad para juzgar cualquiera de las dos creencias. Ambas deben ser consideradas iguales y verdaderas. Todo es cuestión de preferencia personal, pero ¿Suena lógico afirmar tal cosa? ¿Tiene sentido? ¡No lo creo!

9

SUPERIORIDAD DE LA RELIGIÓN Y ESCRITURAS CRISTIANAS

Que no todas las religiones son buenas ni igualmente válidas es una verdad bíblica. Jesús, el Dios Encarnado, y quien es considerado por los mismos escépticos como uno de los maestros religiosos más respetados de la historia, exhortó a sus discípulos: “Entren por la puerta estrecha”. Y de inmediato les dijo por qué: “Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran” (Mateo 7:13, 14, Nueva Versión Internacional). Aquel que dice ser cristiano, pero igualmente considera válidas todas las otras opciones en materia religiosa, quizá haría bien en preguntarse: ¿Cabe la posibilidad de que Jesús estuviera afirmando que algunas religiones conducen “a la destrucción”? Muchos quizá preferirían creer que en realidad estaba hablando de los ateos, porque los creyentes —sin importar la religión a la que pertenezcan— siempre van por el camino angosto que conduce a la vida. Pero ¿Es esto cierto?

Las palabras que Jesús pronunció a continuación aclaran este punto. “Tengan cuidado con los falsos profetas —advirtió—, pues ellos están disfrazados de mansas ovejas, pero por dentro son lobos feroces.” (Mateo 7:15, LPDT) Y poco después declaró: “No todos los que dicen que yo soy su Señor y dueño entrarán en el reino de Dios. Eso no es suficiente; tienen que obedecer los mandamientos de mi Padre que está en el cielo” (Mateo 7:21, TLA). Si tenemos en cuenta que Jesús los llama “profetas” y que ellos mismos afirman que Cristo es su Señor, es lógico deducir que son gente religiosa, y no atea. Así pues, la advertencia de Jesús es clara: no todos los líderes religiosos ni todas las religiones llevan a Dios.

En vista de que existen multitud de religiones y de que no todas llevan a Dios, ¿Hay alguna forma de identificar cuál de ellas es ese camino angosto que nos conduce a la vida? Contestemos esta pregunta con un ejemplo. Imaginémonos que estamos perdidos en una ciudad desconocida y decidimos preguntar cómo llegar a un sitio. La primera persona a la que abordamos nos dice que vayamos hacia la izquierda; la segunda, que vayamos hacia la derecha, y la tercera nos dice que vayamos por donde mejor nos parezca. Seguramente estaremos igual de confundidos que antes de preguntar. Sin embargo, ¿Qué pasaría si por fin encontramos a alguien que posee un mapa, lo saca y, después de indicarle en él la dirección que debemos tomar, nos lo da para que podamos consultarlo cuantas veces queramos? ¿Verdad que ahora sí hay más probabilidades de que lleguemos a nuestro destino?

Al igual que en el caso hipotético mencionado anteriormente, en la vida espiritual también necesitamos un “mapa” para determinar cuál es la religión que de verdad nos lleva a Dios. ¿Disponemos de un mapa como ese? Claro que sí: es la Biblia. A fin de cuentas, “toda la Escritura nos ha sido dada por Dios, que la ha inspirado, y es útil para enseñarnos la verdad, hacernos comprender nuestros errores y ayudarnos a llevar una vida recta” (2 Timoteo 3:16, La Biblia al Día). Y es precisamente la Biblia la que nos presenta una serie de criterios para determinar la validez o no de una fe religiosa. ¿La Biblia? ¿Por qué la Biblia y no el Corán, las Vedas o cualquier otro libro sagrado de cualquier otra religión? ¡Porque la Biblia es única! ¡La Biblia es superior a todos ellos! ¿Cómo lo sabemos? ¿Acaso no es esta una afirmación dogmática de parte de los cristianos? No si las pruebas lo confirman.

10

Para empezar, ningún libro conocido ha resistido tanto como la Biblia. A pesar de ser antigua y haber pasado por muchas guerras a lo largo de la historia, incluyendo haber superado movimientos que querían eliminarla o censurarla, ella se ha conservado intacta y perfecta. Esto no puede decirse de ningún otro libro. Juan Calvino, el reformador francés, llegó a afirmar con base en ello que el hecho de que la Biblia sea tan antigua y siga viva a pesar de todo lo que ha soportado es un milagro irrefutable. Yo también lo creo. Pero considero que eso no es todo. La Biblia ha sobrevivido múltiples persecuciones, y entre ellas resalta la del emperador Diocleciano, el cuál en el año 303 D.C dio un mandato para destruir a los cristianos y a su libro sagrado. Él ordenó que las iglesias fueran destruidas y que las escrituras fuesen eliminadas por el fuego. ¡Pero ni el hombre ni el imperio más poderoso de la época pudo destruir la Biblia!

La Biblia también se ha levantado victoriosa sobre todos los movimientos filosóficos que han retado sus enseñanzas, tales como las corrientes europeas que fueron moda en su tiempo y luego se extinguieron. Todos esos movimientos se encuentran muertos o moribundos mientras la Biblia sigue firme como una roca. Voltaire, por ejemplo, dijo que cien años después de su época, el cristianismo sería borrado de la existencia. Irónicamente, cincuenta años después de la muerte de Voltaire, la Sociedad Bíblica de Génova usó la misma prensa y casa de él para producir montones de Biblias. La Biblia también ha ganado cada asalto en el ring de boxeo contra las críticas y el escrutinio de expertos, arqueólogos, historiadores e investigadores. Ningún libro en todo el mundo ha sido sometido a tantos exámenes y a tantas investigaciones como la Biblia. Esto no puede decirse de otros libros considerados sagrados como el Corán, las Vedas o el Libro de Mormón, los cuales están llenos de errores científicos, falta de apoyo arqueológico, absurdos y contradicciones teológicas, anacronismos, falta de fidelidad histórica, etc. La Biblia es plenamente confiable y fidedigna en todas sus afirmaciones.

¿Qué más podemos decir acerca de la Biblia que confirme su veracidad por encima de cualquier otro libro “sagrado”? La Biblia fue escrita en un periodo de 1600 años, por más de 40 autores (entre ellos Moisés, Pedro, Pablo, Mateo, Josué, etc.), a lo largo del continente Asiático, Europeo y Africano, en tres idiomas diferentes (Arameo, Hebreo y griego) y en diferentes materiales (papiro, pergamino, vitela, entre otros). ¿Acaso no es asombroso que, a pesar de todas estas cosas, la Biblia tiene el mismo mensaje central: Jesucristo como salvador del mundo? ¿Es esto mera coincidencia o confabulación? ¡Imposible! ¿Qué posibilidad existe de que diferentes autores, de diferentes épocas, en diferentes lugares del mundo, con diferentes estados de ánimo, con diferentes lenguas, hablen acerca de lo mismo? Igualmente, la Biblia es un libro único en su circulación y su traducción. Fue el primer libro en ser impreso y fue el primer libro que se tradujo. Para el año 1966, ya había 87.398.961 copias impresas de la Biblia y ésta ya había sido traducida en 240 idiomas y dialectos diferentes. Esto jamás ha sido superado por ningún otro libro religioso, ¿Por qué? Porque solo la Biblia es Palabra de Dios y ningún otro libro podrá jamás igualarla.[2]

Pero vayamos un poco más lejos. La historia y la arqueología apoyan la Biblia. Por ejemplo, hay alrededor de cuarenta reyes que vivieron desde el año 2.000 a.C hasta el 400 a.C. Cada uno aparece en el Antiguo Testamento en orden cronológico, con referencia a los reyes del mismo país y con respecto a otros reyes de otros países. Posiblemente no podría caber en la imaginación una evidencia más fuerte de la precisión substancial del Antiguo Testamento que esta colección de reyes. Matemáticamente, es una posibilidad en 750.000.000.000.000.000.000.000.000 que esta precisión fuera una mera coincidencia.[3]

11

¿Y qué hay con el Nuevo Testamento? ¿son sus registros confiables y fidedignos? Sí. Lo son. los libros que lo componen cumplen con los requisitos para confiabilidad de un texto antiguo. Estos requisitos son:

(1) ¿Cuándo fue escrito? ¿fue escrito durante el transcurso de la vida de los que lo conocieron? Lo mismo con respecto al Nuevo Testamento.

(2) ¿Existe conexión geográfica entre el lugar donde fue escrito y el lugar donde vivió la persona de quién trata el texto?

(3) ¿El texto tiene exactitud cultural de la época? ¿la política y los acontecimientos narrados en el texto son de la época en que fue escrito?

(4) ¿El escritor tiene algún interés particular o personal? ¿cuál fue su motivación al escribir el texto?

Los textos del Nuevo testamento pasan de forma exitosa estas preguntas. Una muestra ejemplar de este hecho, es que la cantidad de manuscritos en idioma original del Nuevo Testamento es de más de 5.600, mientras que de la Ilíada (un clásico que nadie suele refutar) solo hay 643 manuscritos, de las tetralogías de Platón solo 49, y de toda la obra junta de Aristóteles solo hay 7 manuscritos. La superioridad del Nuevo Testamente es también incuestionable.[4]

La superioridad de la fe y praxis cristiana se hace también evidente por su elevado código moral y ético. El código moral de la Biblia es alto. No se rebaja ni transige según las modas del momento. Justo lo que se esperaría de un Dios perfecto cuya voluntad no cambia. ¿Qué hacen las demás religiones? ¿Defienden las normas morales de la Biblia? ¿O restan importancia a los claros consejos de la Palabra de Dios y solo dicen a sus fieles lo que ellos quieren oír? Una religión cambiante no podría ser jamás confiable pues, si tiene la verdad, ¿Por qué debería cambiar según los requerimientos de una sociedad sin brújula moral?

Agrego una evidencia más a la lista: La superioridad de la fe cristiana y de sus Santas Escrituras, por sobre cualquier otra religión, se evidencia en el poder transformador de su mensaje. Sin duda, la religión que realmente nos acerca a Dios tiene que influir en nuestra forma de pensar, así como ayudarnos a mejorar nuestra conducta. Además, debe sacar lo mejor de cada uno de nosotros y darnos fuerzas para hacer lo que está bien. El apóstol Pablo escribió a los cristianos del siglo primero que vivían en Corinto (Grecia). Los habitantes de aquella ciudad eran conocidos por su estilo de vida libertino. De ahí que Pablo advirtiera: “En el reino de Dios no tendrán parte los que cometen actos inmorales, ni los adoradores de ídolos, ni los que cometen adulterio, ni los hombres que se dejan usar para tener sexo con otros hombres, ni los hombres que tienen sexo con ellos. Tampoco los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los tramposos, ni los que maltratan a los demás con palabras”. Y es interesante lo que añade después: “Muchos de ustedes hacían eso, pero ahora han sido lavados y purificados. Ahora Dios los ha aprobado en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:9-11, La Palabra de Dios para Todos, 2001). ¿Puedes imaginártelo? El Evangelio, la religión que Cristo enseñó, logró que aquellas personas cambiaran y se convirtieran en fieles siervos de Dios que vivían conforme a las elevadas normas divinas. Una religión humana podrá enseñarnos normas, satisfacer con mentiras nuestra curiosidad intelectual o dar un falso sentido de propósito en la vida de sus adeptos, pero jamás podrá cambiar el corazón caído y perverso del ser humano. Sola la fe verdadera, bíblica y de origen divino puede lograrlo. Solo el poder de la expiación de Cristo, ofrecida a través del Evangelio, puede convertir a un pecador en hijo de Dios y salvarlo de una eternidad en el infierno. ¿Suena presuntuoso, intolerante o dogmática? Quizá para algunos, pero no por eso deja de ser verdad.

13

CONCLUSIÓN

¿Cuál debería ser la respuesta de la Iglesia ante el pluralismo postmodernista y relativizante que impera en la sociedad moderna? Nuestra responsabilidad no es defender el bien y el mal absoluto, lo verdadero y lo falso, especialmente cuando muchas cosas que pretendemos pasar como bíblicas son totalmente culturales. Nuestro reto es acercar los jóvenes a Jesús y permitir que sea el Maestro el que les ayude a distinguir entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo correcto. Es Jesús, a través de su Espíritu, quien convence al mundo de pecado, esa no es nuestra responsabilidad. La nuestra consiste en acompañarlos y despejar todos los obstáculos, especialmente los culturales y religiosos que les puedan impedir acercarse al Maestro.

Sí, poseemos innumerables argumentos lógicos, históricos y hasta científicos para probar la superioridad de la fe cristiana. Pero el mundo, y particularmente nuestra juventud actual, necesita algo más que eso. Hay que definir un estilo de vida cristiano del cual carecemos en estos momentos. No existe en la iglesia actual un proyecto de vida práctico y que pueda integrarse y engranarse en la vida cotidiana. Lo único que tenemos es una negación de otros proyectos, la negación de otros estilos de vida y cosmovisiones. Definimos el proyecto cristiano en negativo, es decir, la negación de otros proyectos, ante nuestra imposibilidad total de afirmar el nuestro en positivo. ¿Cuál es el proyecto de vida cristiano por el cual los jóvenes puedan llegar a vivir e incluso morir? La construcción del Reino de Dios, que en términos prácticos significa colaborar con Jesús en hacer que este mundo y esta humanidad sean lo que Dios pensó y el pecado impidió. Ser agentes de restauración en un mundo roto y fracturado.

¿Cómo lo lograremos? Primero, ayudando a nuestros jóvenes a clarificar la experiencia de conversión. Algunos ya ni están en la Iglesia. Otros están, pero ¿Son verdaderamente creyentes? Hemos de ayudar a nuestros jóvenes a entender qué es la conversión, de qué se convierten y a quién se convierten y cuáles son las evidencias de que la conversión se ha dado. Segundo, enunciar un proyecto de vida cristiano en positivo. Si únicamente tenemos para ofrecer a los jóvenes la negación de las propuestas de otros estilos de vida ¡Bien poco tenemos! ¡Quién se extraña de que dejen la iglesia! Vamos a desafiarlos y, por tanto, a articularlo y desarrollarlo, a que sean agentes de restauración en un mundo roto. Tercero y último, acompañémoslos en su peregrinaje espiritual. Cada joven tiene su tiempo y proceso. Cada uno es único, diferente y singular. Necesitan que como los discípulos que hacían el viaje a Emaús, alguien baje a su realidad, los acompañe en su camino, les ministre y haga relevante en sus vidas la Palabra de Dios.

12

REFERENCIAS:

[1] Diccionario del Español Jurídico. Disponible en línea en: dej.rae.es/lema/pluralismo-religioso. Consultado el 4/12/2019.

[2] G. K. Chesterton, El Candor del Padre Brown (Ediciones del Sur, 2003), p. 110.

[3] Sidney Collett, All About The Bible, (Barbour Publishing, 1989), pp. 145-159.

[4] Enciclopedia Británica, Volumen 3, (1970)

[5] Bernard Ramm, Protestant Christian Evidences, (Moody Press, 1954), pp. 97-125.

14

LEGALISMO Y TENDENCIAS JUDAIZANTES

Dialogando con los Adventistas: Muerte, Estado Intermedio y Aniquilacionismo.

Por: Fernando E. Alvarado.

INTRODUCCIÓN.

¿Posee el hombre un alma inmortal? Y si la posee ¿A dónde va el alma del hombre luego de morir? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Qué le espera al hombre en la eternidad? ¿Existe el infierno? El hombre ha buscado la respuesta a estas interrogantes por siglos. Afortunadamente, la Palabra de Dios brinda respuestas claras y certeras a todas estas interrogantes. El adventismo, sin embargo, se distancia del cristianismo bíblico e histórico en su interpretación de estos temas.

Ante la pregunta de si el ser humano posee un alma inmortal, los adventistas responden:

“El ser viviente o alma viviente fue el resultado de la unión del polvo de la tierra y el aliento de vida. En otras palabras, la formula bíblica de la creación del ser humano es: polvo de la tierra, más aliento de vida, es igual a alma viviente o ser humano… Actualmente, la mayoría de las personas aceptan o creen que el “alma” es un “espíritu” o una “esencia” que existe en la naturaleza del ser humano, y que en el momento de la muerte sale del cuerpo y asciende a la “morada de Dios” o va al “infierno”. Este concepto no es bíblico ni verdadero, sino filosófico, pagano y falso.”[1]

También añaden:

“Los escritores del Antiguo Testamento sostenían que el ser humano es un ser indivisible. Los varios términos hebreos generalmente traducidos como carne, alma y espíritu son solamente formas alternativas para describir, desde diferentes puntos de vista, a la persona humana como un todo. En armonía con esta perspectiva, las Escrituras utilizan diferentes metáforas para describir la muerte. Entre ellas, el sueño se destaca como un símbolo adecuado para reflejar la comprensión bíblica de la condición de los muertos (Job 3:11-13; 14:12; Salmos 13:3; Jeremías 51:39; Daniel 12:2). La muerte es el completo fin de la vida. La muerte es un estado de inconsciencia en la cual no hay pensamientos, emociones, trabajo ni comunicación de ningún tipo (Eclesiastés 9:5, 6, 10; Salmos 115:17; 146:4).”[2]

Puesto que para los adventistas el alma está inconsciente durante el período entre la muerte y la resurrección, los adventistas niegan la realidad de un estado intermedio entre la muerte y la resurrección y, por consiguiente, del infierno:

 “Jesús utilizó dos términos griegos, hadēs y gehena, para hablar de la muerte y el castigo de los impíos… Hadēs es equivalente al Hebreo she’ôl, el término más común utilizado en el Antiguo Testamento para referirse al lugar de los muertos. Estos nombres simplemente representan la tumba o el lugar al cual todos descienden al morir, sin connotación de castigo ni recompensa… En los evangelios, la palabra infierno aparece once veces en labios de Jesús. En realidad, él utilizó el término griego gehena, del nombre hebreo Gê Hinnom, “Valle de Hinom”. Según el Antiguo Testamento, en este desfiladero al sur de Jerusalén, los reyes Acaz y Manasés realizaron ritos paganos horrendos, quemando niños en sacrificio a Moloc (2 Crón. 28:3; 33:6). Más tarde, el rey Josías puso fin a esta práctica (2 Rey. 23:10). Debido a los pecados perpetrados en este valle, Jeremías profetizó que Dios lo convertiría en un “Valle de la Matanza” (Jer. 7:32, 33; 19:6). Por lo tanto, el valle se convirtió en un símbolo del juicio final y el castigo de los impenitentes. Jesús utilizó el nombre en sentido figurado, sin explicar ningún detalle con respecto al tiempo y el lugar del castigo, algo que si encontramos en otros pasajes de la Biblia. El infierno, sin embargo, no es un lugar de castigo eterno.”[3]

Así pues, para los adventistas el ser humano no sólo no posee un alma inmortal, sino que tampoco hay estado intermedio entre la muerte y la resurrección (paraíso o infierno). Pero eso no es todo. Los adventistas tampoco creen en la doctrina cristiana del castigo eterno. En su lugar, adoptan la postura conocida como aniquilacionismo. La doctrina adventista enseña:

“La nada inconsciente que es la muerte nos separa de Dios y de los que hemos perdido. Solo Dios posee inmortalidad intrínseca, pero el don gratuito de la salvación es la vida eterna. Aguardamos con ansias la segunda venida de Cristo, cuando Jesús resucitará a los salvados de la muerte, para que puedan vivir para siempre… Los primeros mil años después del regreso de Cristo serán en el cielo un tiempo de reconciliación y renovación. Tendremos la capacidad de investigar las vidas de los perdidos, explorando cómo sus elecciones los llevaron a la salvación o destrucción. El planeta estará vacío de seres humanos; solo estarán Satanás y sus ángeles, exiliados y ya sin nadie que engañar o destruir… Después de mil años, Dios y los salvados regresarán del cielo a la tierra con la ciudad celestial, la Nueva Jerusalén. Dios resucitará a los malvados muertos para que puedan ser testigos de la fase final del juicio de Dios. Cada persona enfrentará el registro de su vida, y todos verán la verdadera justicia y equidad de Dios. Entonces Dios destruirá para siempre el pecado y los pecadores.”[4]

En la concepción adventista de los eventos futuros, la resurrección de los justos ocurrirá al principio del Milenio. Los justos serán arrebatados al cielo y los injustos serán destruidos:

“La segunda venida de Cristo es la bienaventurada esperanza de la iglesia, la gran culminación del evangelio. La venida del Salvador será literal, personal, visible y de alcance mundial. Cuando regrese, los justos muertos resucitarán y junto con los justos vivos serán glorificados y llevados al cielo, pero los impíos morirán.”[5]

La doctrina adventista enseña que solo Satanás y sus demonios habitarán la Tierra durante el Milenio:

“Mientras los salvados se reconectan con Dios, Satanás y sus seguidores están atrapados en este planeta. Después de mil años, Dios resucitará a los perdidos para el juicio final, antes de destruir el pecado y los pecadores… El milenio es el reino de mil años de Cristo con sus santos en el cielo que se extiende entre la primera y la segunda resurrección. Durante ese tiempo serán juzgados los impíos; la tierra estará completamente desolada, sin habitantes humanos, pero sí ocupada por Satanás y sus ángeles. Al terminar ese período Cristo y sus santos, junto con la Santa Ciudad, descenderán del cielo a la tierra. Los impíos muertos resucitarán entonces, y junto con Satanás y sus ángeles rodearán la ciudad; pero el fuego de Dios los consumirá y purificará la tierra. De ese modo el universo será librado del pecado y de los pecadores para siempre (Apocalipsis 20; 1 Corintios 6:2-3; Jeremías 4:23-26; Apocalipsis 21:1-5; Malaquías 4:1; Ezequiel 28:18-19).”[6]

Dicho de otra manera, los adventistas no creen en un castigo eterno para los malvados e impenitentes, sino en el aniquilacionismo. El aniquilacionismo es una doctrina que enseña que los incrédulos no experimentarán un sufrimiento eterno en el infierno, sino más bien serán “extinguidos o aniquilados” después de la muerte. Para muchos (incluidos adventistas, testigos de Jehová, protestantes liberales y otros), el aniquilacionismo es una creencia atractiva debido a lo horrible que parece a la mente humana la idea de que la gente pase la eternidad en el infierno. Sin embargo, lo verdaderamente importante en esto no es cuan horrible nos parezca la idea, sino más bien si la idea es enseñada en la Biblia.

Aunque hay algunos pasajes que parecen argumentar a favor del aniquilacionismo, un vistazo más amplio a lo que la biblia dice sobre el destino de los malvados, revela el hecho de que el castigo en el infierno es eterno. La creencia en el aniquilacionismo refleja un pobre entendimiento de las consecuencias del pecado, la justicia de Dios, y la naturaleza del infierno. En esto, como en otros aspectos doctrinales de gran importancia, los cristianos bíblicos no podemos estar en comunión con los adventistas del séptimo día.

¿EN VERDAD TENEMOS UN ALMA INMORTAL?

La Biblia enseña que la humanidad tiene un cuerpo físico, un alma y un espíritu. La realidad de nuestro cuerpo físico es incuestionable. Definir el alma y el espíritu es un poco más complejo. Aunque a veces la Biblia usa los términos alma y espíritu como sinónimos (Mateo 10:28; Lucas 1:46-47; 1 Corintios 5:3; 7:34), otros pasajes bíblicos dan a entender la separación entre el alma y el espíritu (Romanos 8:16; 1 Tesalonicenses 5:23; Hebreos 4:12). Hebreos 4:12 dice:

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Este versículo nos dice dos cosas: (1) hay un punto de división entre el alma y el espíritu, y (2) el punto de división solo Dios lo puede discernir. Con esto en mente, podemos afirmar que el aspecto inmaterial de la naturaleza humana involucra un alma y un espíritu. Ahora bien, si el alma y el espíritu están absolutamente unificados y unidos (dicotomía), o estrechamente relacionadas pero separados (tricotomía), es un asunto en el cual la Biblia guarda silencio. Nosotros, por lo tanto, debemos hacer lo mismo. Debemos admitir, sin embargo, que la naturaleza tripartita del hombre refleja de forma asombrosa la naturaleza trinitaria de su Creador.

Aquellos que creemos que la naturaleza humana es una tricotomía, afirmamos que el cuerpo físico es lo que nos conecta con el mundo físico que nos rodea, el alma es la esencia de nuestro ser, y el espíritu es lo que nos conecta con Dios. Esta es la razón por la que se dice que los inconversos están muertos espiritualmente (Efesios 2:1; Colosenses 2:13), mientras que se ven muy vivos física y emocionalmente. Aquellos que creen que la naturaleza humana es una dicotomía, tienen la misma comprensión del cuerpo, pero entienden el espíritu como la parte del alma que se conecta con Dios. La diferencia entre los cristianos que vemos al hombre como una tricotomía y aquellos que lo ven como una dicotomía, reside en si el alma y el espíritu son aspectos diferentes de la naturaleza humana inmaterial, o si el espíritu es simplemente una parte del alma, siendo el alma toda la parte inmaterial de la naturaleza humana. El silencio bíblico al respecto nos impide ser dogmáticos, reconociendo que ambas líneas de interpretación pueden sustentarse sin caer en herejía. De lo que podemos estar seguros, es que la naturaleza humana se compone de un cuerpo, un alma y un espíritu. Si el alma y el espíritu son uno, o de alguna manera son distintos, no es un tema que Dios escogió para dejar muy claro en su palabra. Ya sea que usted crea en una dicotomía o en la tricotomía, debería ofrecer su cuerpo como sacrificio vivo (Romanos 12:1), agradecerle a Dios por salvar su alma (1 Pedro 1:9), y adorar a Dios en espíritu y en verdad (Juan 4:23-24). Los adventistas, sin embargo, no pueden enmarcar sus ideas sobre la naturaleza del alma humana dentro de ninguna de las dos corrientes consideradas ortodoxas por el cristianismo bíblico e histórico.

El cristianismo ortodoxo reconoce la doctrina de la inmortalidad del alma humana. De acuerdo con la Biblia, la verdadera vida o vida espiritual, no cesa cuando nuestros cuerpos físicos terminan con la muerte. Nuestras almas vivirán para siempre, ya sea en la presencia de Dios en el cielo si es que somos salvos, o en castigo en el infierno si rechazamos el regalo de Dios de la salvación. De hecho, la promesa de la Biblia no es que sólo nuestras almas vivirán para siempre, sino que también nuestros cuerpos serán resucitados. Esta esperanza de resurrección corpórea está en el corazón mismo de la fe cristiana (1 Corintios 15:12-19). Sin embargo, mientras que nuestras almas son inmortales, es importante recordar que no somos eternos como lo es Dios. Dios es el único ser verdaderamente eterno, porque solamente Él no tuvo ni principio ni tendrá fin. Dios siempre ha existido y siempre continuará existiendo. Todas las demás criaturas conscientes, ya sean humanas o angélicas, son finitas porque tuvieron un principio. Nuestras almas son inmortales, porque es cómo Dios las creó, pero ellas sí tuvieron un principio, habiendo habido un tiempo en el que no existían.

EL ESTADO INTERMEDIO.

Puesto que nuestra alma es inmortal, esta no se pierde en la nada, tampoco duerme en la inconsciencia o desaparece al momento de morir. La Biblia nos enseña que hay un estado intermedio entre la muerte y la resurrección. La Biblia enseña claramente que los creyentes fallecidos están con el Señor (2 Corintios 5:6-8; Filipenses 1:23) pero también enseña que los injustos experimentan sufrimiento consciente después de la muerte (Lucas 16:19-31). Una vez más, el adventismo opina de forma diferente:

“La nada inconsciente que es la muerte nos separa del Dios de la vida, pero la derrota de Cristo sobre la muerte significa que los salvados pueden aguardar la resurrección y la vida eterna. La paga del pecado es muerte. Pero Dios, el único que es inmortal, otorgará vida eterna a sus redimidos. Hasta ese día, la muerte constituye un estado de inconsciencia para todos los que hayan fallecido. Cuando Cristo, que es nuestra vida, aparezca, los justos resucitados y los justos vivos serán glorificados y todos juntos serán arrebatados para salir al encuentro de su Señor. La segunda resurrección, la resurrección de los impíos, ocurrirá mil años después (Romanos 6:23; 1 Timoteo 6:15-16; Eclesiastés 9:5-6; Salmos 146:3-4; Juan 11:11-14; Colosenses 3:4; 1 Corintios 15:51-54; 1 Tesalonicenses 4:13-17; Juan 5:28-29; Apocalipsis 20:1-10).”[7]

Esta peculiar doctrina adventista recibe el nombre de “sueño del alma” y enseña que cuando una persona muere, su alma “duerme” hasta el momento de la resurrección futura. En esta condición, la persona no está consciente. Sin embargo, los adventistas no son los únicos en enseñarla. Los testigos de Jehová y otras sectas menores sostienen esta doctrina, con la diferencia de que los testigos de Jehová enseñan la aniquilación del alma al momento de la muerte. Esto significa que después de la muerte, una persona deja de existir. Ellos sostienen, además, que, en la resurrección futura, el alma, es hecha nuevamente. Básicamente, es volver a crear la persona. Los adventistas, por otro lado, enseñan que el alma simplemente se desactiva (se vuelve inerte) y reside en la memoria de Dios.

Los adventistas suelen recurrir al libro de Eclesiastés para defender su postura. Por ejemplo, Eclesiastés 9:5 afirma: “Porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos nada saben, ni tienen más recompensa, porque hasta su memoria es puesta en el olvido”. (Eclesiastés 9:5). Y luego nos dice: “Y el polvo vuelva a la tierra, de donde procede, Y el espíritu retorne a Dios, que lo dio”. (Eclesiastés 12:7). No obstante, aunque podría concluirse a partir de dichos versículos que los muertos permanecen inconscientes hasta la resurrección, tampoco debemos ignorar que Eclesiastés debe ser entendido en el contexto de su propio comentario, el cual afirma al inicio del libro:

“Las palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén. Vanidad de vanidades, dice el Predicador. Vanidad de vanidades, todo es vanidad. ¿Qué provecho tiene el ser humano de toda su labor con que se afana debajo del sol?”. (Eclesiastés 1:1-3)

 El escritor de Eclesiastés nunca pretendió describir en su libro el estado del hombre posterior a la muerte. Por el contrario, su intención fue presentarnos la insensatez y carencia de significado en una vida enfocada en el materialismo y la obtención de placer, pues todo el afán del hombre, su orgullo y vanidad, sus logros y pompa, terminan con la muerte:

“A todo esto me dediqué de lleno, y en todo esto comprobé que los justos y los sabios, y sus obras, están en las manos de Dios; que el hombre nada sabe del amor ni del odio, aunque los tenga ante sus ojos. Para todos hay un mismo final: para el justo y el injusto, para el bueno y el malo, para el puro y el impuro, para el que ofrece sacrificios y para el que no los ofrece; para el bueno y para el pecador, para el que hace juramentos y para el que no los hace. Hay un mal en todo lo que se hace en esta vida: que todos tienen un mismo final. Además, el corazón del hombre rebosa de maldad; la locura está en su corazón toda su vida, y su fin está entre los muertos. ¿Por quién, pues, decidirse? Entre todos los vivos hay esperanza, pues vale más perro vivo que león muerto. Porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada ni esperan nada, pues su memoria cae en el olvido. Sus amores, odios y pasiones llegan a su fin, y nunca más vuelven a tener parte en nada de lo que se hace en esta vida. ¡Anda, come tu pan con alegría! ¡Bebe tu vino con buen ánimo, que Dios ya se ha agradado de tus obras! Que sean siempre blancos tus vestidos, y que no falte nunca el perfume en tus cabellos. Goza de la vida con la mujer amada cada día de la vida sin sentido que Dios te ha dado en este mundo. ¡Cada uno de tus absurdos días! Esto es lo que te ha tocado de todos tus afanes en este mundo. Y todo lo que te venga a la mano, hazlo con todo empeño; porque en el sepulcro, adonde te diriges, no hay trabajo ni planes ni conocimiento ni sabiduría. Me fijé que en esta vida la carrera no la ganan los más veloces, ni ganan la batalla los más valientes; que tampoco los sabios tienen qué comer, ni los inteligentes abundan en dinero, ni los instruidos gozan de simpatía, sino que a todos les llegan buenos y malos tiempos. Vi además que nadie sabe cuándo le llegará su hora. Así como los peces caen en la red maligna y las aves caen en la trampa, también los hombres se ven atrapados por una desgracia que de pronto les sobreviene.” (Eclesiastés 9:1-12, NVI).

 Su visión pesimista se refiere a la vida “debajo del sol”. Nunca pretendió hacer declaraciones doctrinales acerca de si el alma continúa consciente después de la muerte o no. Afirmar tal cosa sería traicionar el texto. Además, es un error usar el Antiguo Testamento para interpretar el Nuevo. Es el Nuevo Testamento el que arroja luz sobre el Antiguo. Ni Salomón, ni ningún otro autor del Antiguo Testamento, pudo vislumbrar a cabalidad las gloriosas verdades del Evangelio que ahora nosotros conocemos. La revelación plena sobre el destino final del hombre nos fue dada a conocer a través de Cristo y su Evangelio:

“Y ahora todo esto él nos lo ha hecho evidente mediante la venida de Cristo Jesús, nuestro Salvador. Destruyó el poder de la muerte e iluminó el camino a la vida y a la inmortalidad por medio de la Buena Noticia.” (2 Timoteo 1:10, NTV).

Por lo tanto, podemos decir a ciencia cierta que el concepto del “sueño del alma” enseñado por los adventistas no es una doctrina bíblica. Cuando la Biblia dice que una persona está “dormida” en relación a la muerte (Lucas 8:52; 1 Corintios 15:6), no significa literalmente que “duerme.” El sueño es sólo una manera de describir la muerte, porque un cuerpo muerto da la apariencia de estar dormido. La Biblia nos dice que en el instante que morimos, somos llevados al cielo o al infierno, dependiendo de si hemos puesto nuestra fe en Cristo para la salvación.

Para los creyentes, el estar ausentes del cuerpo es estar presentes con el Señor (2 Corintios 5:6-8; Filipenses 1:23). Para los no creyentes, la muerte significa el castigo eterno en el infierno (Lucas 16:22-23). Al momento en que morimos, enfrentamos un juicio parcial (Hebreos 9:27). Sin embargo, hasta que suceda la resurrección, hay un cielo “Paraíso” (Lucas 23:43; 2 Corintios 12:4), y un infierno “Hades” temporales (Apocalipsis 1:18; 20:13,14). En cierto sentido, el cuerpo de una persona está “dormido” mientras su alma está en el Paraíso o en el Hades. Este cuerpo es entonces “despertado” y transformado en un cuerpo eterno que poseerá la persona por la eternidad. Estos cuerpos eternos son los que poseeremos para toda la eternidad, ya sea que estemos en el cielo o el infierno. Aquellos que estuvieren en el Paraíso, serán enviados a los nuevos cielos y nueva tierra (Apocalipsis 21:1). Aquellos que estuvieren en el Hades, serán echados al lago de fuego (Apocalipsis 20:11-15). Estos son los destinos finales y eternos para toda la gente, basados enteramente en si esa persona confió en Jesucristo solamente para la salvación de sus pecados.

Otro pasaje bíblico importante que refuta el sueño del alma se puede encontrar en Lucas 16:19-31. Jesús enseñó que tanto un hombre rico como un hombre pobre llamado Lázaro murieron. El hombre rico inmediatamente fue al Hades y Lázaro inmediatamente fue llevado al seno de Abraham. El contexto del pasaje señala que Lázaro estaba consciente al lado de Abraham.

Otro ejemplo se puede encontrar en la narración del ladrón en la cruz. En Lucas 23:43, Jesús le prometió a este hombre que hoy estaría con Jesús en el paraíso. ¿De qué otro modo podría entenderse esta referencia al “hoy” de ser el mismo día en que Jesús estaba hablando con este hombre?

Apocalipsis 6:9 nos muestra el estado intermedio de las almas: “Vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que habían dado”. Este pasaje se refiere a las almas de aquellos que murieron durante la Tribulación que ahora estaban en la presencia del Señor. Todavía no habían recibido sus cuerpos de resurrección (mencionados más adelante en Apocalipsis), pero estaban activos, conversando y en la presencia de Dios después de la muerte.

Aún más, en la transfiguración de Jesús vemos a Moisés y Elías vivos. Para ellos, no había nada como el “sueño del alma”. Mateo 17:1-8 nos dice:

“Y después de seis días, Jesús toma consigo a Pedro, a Jacobo y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte muy alto. Y fue transfigurado ante ellos, y su rostro resplandeció como el sol, y sus vestiduras se hicieron blancas como la luz. Y he aquí, se les aparecieron Moisés y Elías hablando con Él. Entonces intervino Pedro y dijo a Jesús: ¡Señor, bueno es quedarnos aquí! Si quieres, haré aquí tres enramadas: una para ti, una para Moisés, y otra para Elías. Estando él aun hablando, he aquí una nube de luz los cubrió, y de la nube salió una voz, diciendo: Éste es mi Hijo amado, en quien me he complacido; a Él oíd. Y los discípulos, al oírlo, cayeron sobre sus rostros y temieron en gran manera. Pero Jesús se acercó, y tocándolos, dijo: Levantaos, y no temáis. Y alzando sus ojos, a nadie vieron, sino al mismo Jesús solo”.

 Por lo tanto, la doctrina del sueño del alma es incorrecta. El alma continúa su existencia después de la muerte. El impío enfrentará el juicio de Dios, y los cristianos habitarán en Su presencia. La visión del sueño del alma, que coloca un período de tiempo prolongado después de la muerte antes de que un creyente esté presente con el Señor, está claramente en desacuerdo con las enseñanzas de la Escritura.

EL ANIQUILACIONISMO.

El aniquilacionismo es otro error doctrinal practicado por los adventistas. Según dicha doctrina, aquellos que no hereden la vida eterna serán “extinguidos o aniquilados” después de la muerte. La noción de un castigo eterno para los injustos es considerada aberrante para los adventistas. Ellos afirman que:

“Según las Escrituras, Dios promete vida eterna a los justos. La paga del pecado es muerte, no una vida eterna en el infierno (Rom. 6:23). Las Escrituras enseñan que los malos serán “destruidos” (Sal. 37:9, 34); que perecerán (Sal. 37:20; 68:2). No vivirán en un estado de conciencia para siempre, sino serán quemados (Mal. 4:1; Mat. 13:30, 40; 2 Ped. 3:10). Serán destruidos (Sal. 145:20; 2 Tes. 1:9; Heb. 2:14), consumidos (Sal. 104:35)… Cuando Cristo habló del “castigo eterno” (Mat. 25:46) no quiso decir castigo sin fin. Quiso decir que así como la “vida eterna” [que los justos disfrutarán] continuará a través de los siglos sin fin de la eternidad; el castigo [que los malos sufrirán] también será eterno: no de duración perpetua de sufrimiento consciente, sino el castigo que es completo y final. El fin de los que así sufren es la segunda muerte… Una cosa podemos decir con confianza: El tormento eterno debe ser descartado. Si los hombres no hubieran tomado la noción griega no bíblica de la indestructibilidad natural del alma del individuo y luego leído el Nuevo Testamento con ese concepto ya en sus mentes, habrían extraído de él [el Nuevo Testamento] una nueva creencia, no en el tormento eterno, sino en la aniquilación. Es al fuego que se lo llama aeonian [eterno], no a la vida que se lanza a él”. Al ejecutarse el castigo exigido por la ley de Dios, las demandas de la justicia son satisfechas. Ahora el cielo y la tierra proclaman la justicia del Señor.”[8]

 

Los adventistas tienen razón en que la palabra griega “aeonian “ o “aionion”, la cual usualmente se traduce como “eterno”, no significa “eterno” por definición. Específicamente se refiere a una “edad” o “era”, un período específico de tiempo. Sin embargo, está claro que, en el Nuevo Testamento, este vocablo griego es usado algunas veces para referirse a una cantidad eterna de tiempo. Apocalipsis 20:10 habla de Satanás, la bestia, y el falso profeta que fueron echados al lago de fuego y serán atormentados “día y noche por los siglos de los siglos”. Es claro que estos tres no son “aniquilados” por ser echados en el lago de fuego. ¿Por qué sería diferente el destino de los incrédulos? (Apocalipsis 20:14-15) La evidencia más convincente de la eternidad del infierno está en Mateo 25:46, “E irán éstos (los impíos) al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”. En este versículo, es usada exactamente la misma palabra griega para referirse al destino de los impíos y los justos. Si los impíos son solamente atormentados por una “era”, entonces los justos sólo experimentarán la vida en el Cielo por una “era”. Si los creyentes estarán en el cielo para siempre, los incrédulos estarán en el infierno para siempre.

Por otro lado, los adventistas del séptimo día han malentendido el significado del lago de fuego. Obviamente si un ser humano es echado en un lago de lava hirviente, será consumido instantáneamente. Sin embargo, el lago de fuego es una realidad tanto física como espiritual. No es solamente el cuerpo humano el que es echado al lago de fuego; es el cuerpo, el alma y el espíritu humano. Una naturaleza espiritual no puede ser consumida por un fuego físico. Los incrédulos serán resucitados con un cuerpo preparado para la eternidad, de la misma manera que lo es para los creyentes (Apocalipsis 20:13; Hechos 24:15). Estos cuerpos están preparados para un destino eterno.

Los adventistas y otras sectas aniquilacionistas afirman que sería injusto que Dios castigara a los incrédulos en el infierno por una eternidad infinita, a causa de un número finito de pecados. ¿Cómo puede ser justo que Dios castigue a una persona que vivió una vida de pecado, digamos de 70 años, por toda una eternidad? La respuesta es que nuestros pecados conllevan una consecuencia eterna, porque son contra un Dios eterno. Cuando el rey David cometió los pecados de adulterio y asesinato, él dijo a Dios, “Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos…” (Salmo 51:4). David había pecado contra Betsabé y Urías. ¿Cómo pudo clamar David que solo pecó contra Dios? David entendía que todos los pecados son en última instancia contra Dios. Dios es un Ser eterno e infinito. Como resultado, todo pecado es objeto de un castigo eterno. No es un asunto del tiempo que duramos pecando, sino del carácter del Dios contra quien pecamos.

Un aspecto más personal del aniquilacionismo al cual recurren las sectas para defender su postura herética, es la idea de que no sería posible ser felices en el cielo, sabiendo que algunos de nuestros seres amados estuvieran sufriendo un tormento eterno en el infierno. Lo cierto es que cuando lleguemos al cielo, no tendremos nada de qué quejarnos o por qué estar tristes. Apocalipsis 21:4 nos dice:

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron”.

Si algunos de nuestros seres queridos no están en el cielo, nosotros, los redimidos, estaremos plenamente de acuerdo en que ellos no pertenecen ahí, es decir, que ellos están condenados por su propia resistencia a creer en Jesucristo como su Salvador (Juan 3:16; Juan 14:6). Nuestra atención no debe enfocarse en cómo disfrutaremos del cielo sin todos nuestros seres queridos ahí, sino más bien en cómo podemos llevar a nuestros seres queridos a la fe en Cristo, para que ellos puedan estar ahí.

La certeza de un castigo eterno para los malvados es quizá la razón primaria por la que Dios envió a Jesucristo a pagar el castigo por nuestros pecados. El ser “aniquilados” después de la muerte no es un destino para aterrorizarse, aunque una eternidad en el infierno definitivamente sí lo es. La muerte de Jesús fue una muerte infinita, pagando nuestra deuda infinita, para que no tengamos que pagarla en el infierno por una eternidad (2 Corintios 5:21). Todo lo que tenemos que hacer, es poner nuestra fe en Cristo, y seremos salvos, perdonados, limpiados, obteniendo la promesa de un hogar eterno en el cielo. Si rechazamos Su regalo de vida eterna, enfrentaremos las consecuencias eternas de esa decisión.

LA DOCTRINA DEL CASTIGO ETERNO EN LA HISTORIA DEL CRISTIANISMO.[9]

Cuando los argumentos bíblicos fallan, los adventistas y otras sectas aniquilacionistas argumentan que la inmortalidad del alma, la existencia del infierno y el castigo eterno nunca formaron parte de las doctrinas originales del cristianismo, sino que entraron a formar parte de las enseñanzas de la iglesia directamente del paganismo. Pero ¿Es esto cierto? ¿Apoya la historia de la iglesia y los escritos de los primeros cristianos los argumentos adventistas? ¡En ninguna manera!

La Iglesia primitiva y los padres de la Iglesia creían no solo en la doctrina de la inmortalidad del alma, sino en la condenación eterna de los condenados (A excepción de Orígenes y algunos de sus seguidores que erraron al pensar que las penas del infierno eran temporales y de algunos herejes gnósticos que afirmaban que los que no se salvaran serían aniquilados (curiosamente lo que hoy creen testigos de Jehová y adventistas). La historia de la iglesia y los registros extrabíblicos se unen a la Biblia para probar que la existencia del infierno y la realidad eterna del mismo, eran aceptadas por la iglesia primitiva. Por ejemplo:

 

  1. Apocalipsis de Pedro: De los textos apócrifos primitivos es uno de los más importantes, por su antigüedad (fue escrito entre el año 125 y el 150, o lo que es lo mismo a 25 a 50 años de la muerte del último apóstol), y fue tenido en gran estima por los escritores eclesiásticos de la antigüedad al punto que Clemente de Alejandría incluso lo considera como un escrito canónico.[10] Un fragmento griego importante del apocalipsis fue hallado en Akhmin en 1886-1887 y su contenido describe visiones que incluyen la belleza del cielo y el horror del infierno y los castigos a los que son sometidos los condenados: “Y había un gran lago, lleno de cieno ardiente, donde se encontraban algunos hombres que se habían apartado de la justicia; y los ángeles encargados de atormentarles estaban encima de ellos.”

 

  1. Ignacio de Antioquía: Ignacio fue Obispo de Antioquia, martirizado en Roma (devorado por los leones) en tiempos del emperador Trajano (98-117). Se conservan de él las siete cartas que escribió camino al martirio aproximadamente en el año 107. Ignacio habla de cómo aquellos que mueran en la impureza irán al fuego inextinguible: “Hermanos míos, no os engañéis, los adúlteros no heredarán el Reino de Dios. Pues si los que obraron esto según la carne murieron ¡Cuánto más si corrompe en mala doctrina la fe de Dios por la que Jesucristo fue crucificado! Éste, por ser impuro, irá al fuego inextinguible, así como el que lo escucha. Por eso el Señor tomó ungüento sobre su cabeza para inspirar a la Iglesia incorrupción. No os unjáis con la fétida doctrina del príncipe de este mundo para que no os lleve cautivos lejos de la vida que ha sido propuesta como recompensa. ¿Por qué no somos todos prudentes después de haber alcanzado el conocimiento de Dios que es Jesucristo? ¿Por qué perecemos neciamente al desconocer la gracia que el Señor verdaderamente ha enviado?”[11]

 

  1. Justino Mártir: Mártir de la fe cristiana hacia el año 165 (decapitado), es considerado el mayor apologeta del Siglo II. Él afirmó: “Porque entre nosotros, el príncipe de los malos demonios se llama serpiente y Satanás y diablo o calumniador, como os podéis enterar, si queréis averiguarlo, por nuestras escrituras; y que él y todo su ejército juntamente con los hombres que le siguen haya de ser enviado al fuego para ser castigado por eternidad sin término, cosa es que de antemano fue anunciada por Cristo”[12]

 

También dijo:

“Y no se nos objete lo que suelen decir los que se tienen por filósofos, que no son más que ruido y espantajos lo que nosotros afirmamos sobre el castigo que los inicuos han de sufrir en el fuego eterno”[13]

 

  1. El Martirio de Policarpo: Es una carta de la Iglesia de Esmirna a la comunidad de Filomenio donde se narra el martirio de Policarpo, discípulo directo del apóstol Juan y obispo de Esmirna. En dicha epístola se lee: “Fiándose de la gracia de Cristo, despreciaban los tormentos terrenos, librándose del castigo eterno, por medio de una hora. El fuego de los crueles verdugos les era indiferente, pues tenían ante sus ojos el escapar del (fuego) eterno que nunca se apaga, y contemplaban con los ojos de su corazón los bienes que aguardan a los que sufren pacientemente, los cuales ni el oído oyó, ni el ojo vio, ni al corazón del hombre subieron, pero el Señor se los mostró a ellos, porque ya no eran hombres, sino ángeles.”[14]

 

  1. El Discurso a Diogneto: Es un breve tratado apologético dirigido a alguien llamado Diogneto quien al parecer había preguntado algunas cosas que le llamaban la atención sobre las creencias y modo de vida de los cristianos. Es de autor desconocido y se estima fue compuesto a finales del siglo II. En dicho documento se nos dice: “Entonces, estando en la tierra, contemplarás que Dios ejerce su gobierno en los cielos; entonces comenzarás a hablar de los misterios de Dios; entonces amarás y admirarás a los que son torturados por no querer negar a Dios; entonces condenarás el engaño y el error del mundo, cuando conozcas la vida verdadera del cielo, cuando desprecies lo que aquí parece ser la muerte, cuando temas la verdadera muerte reservada a los condenados al fuego eterno, castigo definitivo de quienes sean entregados. Entonces admirarás y considerarás bienaventurados a quienes soportan el fuego terreno por causa de la justicia, cuando conozcas aquel fuego…”[15]

 

  1. Atenágoras: Reconocido apologeta cristiano primitivo del siglo II. Afirmó: “Porque si creyéramos que no hemos de vivir más que la vida presenta, cabría sospechar que pecáramos sometidos a la servidumbre de la carne y de la sangre, o dominados por el lucro y el deseo; pero sabiendo como sabemos que dios vigila nuestros pensamientos y nuestras palabras de noche como de día, y que El es todo luz y mira aun dentro de nuestro corazón; creemos que, salidos de esta vida, viviremos otra mejor, a condición de que permanezcamos con Dios y por Dios inquebrantables y superiores a las pasiones, con alma no carnal, aun en la carne, sino con espíritu celeste; o cayendo con los demás nos espera vida peor en el fuego (porque Dios no nos creó como rebaños o bestias de carga, de paso, y sólo para morir y desaparecer); con esta fe, decimos, no es lógico que nos entregamos voluntariamente al mal y nos arrojemos a nosotros mismos en manos del gran juez para ser castigados”.[16]

 

  1. Ireneo de Lyon: Fue consagrado obispo de Antioquia entre el año primero de Vespasiano (70 d.C.) y el décimo de Trajano (107 d.C.). Ireneo escribió: “En el Nuevo Testamento [1062] creció la fe de los seres humanos en Dios, al recibir al Hijo de Dios como un bien añadido a fin de que el hombre participara de Dios. De modo semejante se incrementó la perfección de la conducta humana, pues se nos manda abstenernos no sólo de las malas obras, sino también de los malos pensamientos (Mt 15,19), de las palabras ociosas, de las expresiones vanas (Mt 12,36) y de los discursos licenciosos (Ef 5,4): de esta manera se amplió también el castigo de aquellos que no creen en la Palabra de Dios, que desprecian su venida y se vuelven atrás, pues ya no será temporal sino eterno. A tales personas el Señor dirá: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno» (Mt 25,41), y serán para siempre condenados. Pero también dirá a otros: «Venid, benditos de mi Padre, recibid en herencia el reino preparado para vosotros desde siempre» (Mt 25,34), y éstos recibirán el Reino en el que tendrán un perpetuo progreso. Esto muestra que uno y el mismo es Dios Padre, y que su Verbo siempre está al lado del género humano, con diversas Economías, realizando diversas obras, salvando a quienes se han salvado desde el principio -es decir, a aquellos que aman a Dios y según su capacidad siguen a su Palabra-, y juzgando a quienes se condenan, o sea a quienes se olvidan de Dios, blasfeman y transgreden su Palabra.”[17]

 

  1. Tertuliano: Fue un apologeta y escritor eclesiástico. En una de sus obras titulada De paenitentia (aproximadamente en el año 203 d.C.) afirmó que quienes rechazan esta penitencia describe la condenación eterna en el infierno, castigo de quienes no quisieron arrepentirse y confesar sus pecados: “Si rehúsas la penitencia pública, medita en tu corazón acerca de la gehena que para ti ha de ser extinguida mediante la penitencia. Imagínate ante todo la gravedad de la pena, a fin de que no vaciles en asumir el remedio. ¿Cómo debemos considerar esta caverna del fuego eterno, cuando a través de algunas de sus chimeneas se producen tales erupciones de vigorosas llamas, que han hecho desaparecer las ciudades cercanas o están a la espera de que esto les ocurra cualquier día? Montes altísimos saltan hechos pedazos a causa del fuego que encierran, y resulta para nosotros un indicio de la perpetuidad de este fuego el hecho de que, por más que estas erupciones quebranten y destrocen las montañas, nunca cesa esta actividad. ¿Quién ante estas conmociones de los montes podrá dejar de considerarlas como un indicio del amenazante juicio? ¿Quién podrá pensar que tales llamaradas no sean una especie de armas arrojadizas que provienen de un fuego colosal e indescriptible?[18]

 

  1. Cipriano de Cartago: Nació hacia el año 200, probablemente en Cartago, de familia rica y culta. Se dedicó en su juventud a la retórica. El disgusto que sentía ante la inmoralidad de los ambientes paganos, contrastado con la pureza de costumbres de los cristianos, le indujo a abrazar el cristianismo hacia el año 246. Poco después, en 248, fue elegido obispo de Cartago. Al arreciar la persecución de Decio, en 250, juzgó mejor retirarse a un lugar apartado, para poder seguir ocupándose de su grey. Él afirmó: “Que gloria para los fieles habrá entonces, qué castigo para los no creyentes, qué dolor para los infieles no haber querido creer en otro tiempo en este mundo y no poder volverse ahora atrás y creer. La gehena siempre en llamas y un fuego devorador abrasará a los que allí vayan, y no tendrán descanso sus tormentos ni fin en ningún momento. Serán conservadas las almas con los cuerpos para sufrir con inacabables suplicios. Allí veremos siempre al que aquí nos miró por un tiempo, y el breve placer que tuvieron los ojos crueles en las persecuciones será contrapesado por el espectáculo sin fin, según el testimonio de la Sagrada Escritura, cuando dice> Su gusano no morirá, y su fuego no se extinguirá, y servirán de espectáculo a todos los hombres. Entonces será baldío el arrepentimiento, vanos los gemidos y sin eficacia los ruegos. Tarde creen en la pena eterna los que no quisieron creer en la vida eterna”.[19]

 

  1. Basilio de Cesárea: Nació en una familia profundamente cristiana Su abuelo materno había sufrido el martirio. Sucedió a Eusebio como Obispo de Cesarea. Él afirmó: “…no está presente en el infierno quien alabe, ni en el sepulcro quien se acuerde de Dios, porque tampoco está presente el auxilio del Espírito. ¿Cómo se puede, pues, pensar que el juicio se efectúa sin el Espíritu Santo, siendo así que la Palabra muestra que él mismo será también la recompensa de los justos cuando, en vez de las arras, se entregue a la totalidad, y que será la primera condenación de los pecadores cuando se les despoje de lo mismo que parecían tener?”[20]

 

  1. Gregorio Nacianceno: Nació en Nacianzo, Capadocia en el año 329, y fallecido en el 389. Célebre por su elocuencia y por su lucha en su colaboración en la lucha contra el arrianismo, junto con Basilio y Gregorio de Nicea. Él enseñó: “Conozco el temblor, la agitación, la inquietud y el quebranto del corazón, la vacilación de las rodillas y otras penas semejantes con que son castigados los impíos. Voy a decir, en efecto, que los impíos son entregados a los tribunales de la otra vida por la justicia parsimoniosa de este mundo, de modo que resulta preferible ser castigados y purificados ahora, que ser remitidos a los suplicios del más allá, cuando sea ya el tiempo del castigo y no de la purificación”.[21]

 

  1. Jerónimo: Padre de las ciencias bíblicas y traductor de la Biblia al latín. Presbítero, hombre de vida ascética, eminente literato. Nació en el año 347 y murió en el 420. Él afirmó: “Son muchos los que dicen que en el futuro no habrá suplicios por los pecados ni se les aplicarán castigos que vengan del exterior, sino que la pena consistirá en el pecado mismo, y en el tener conciencia del delito, no muriendo el gusano en el corazón y ardiendo el fuego en el alma, de un modo semejante a la fiebre, que no atormenta al enfermo desde fuera, sino que, apoderándose de los cuerpos, castiga sin emplear ningún instrumento externo de tortura. Estas persuasiones son lazos fraudulentos, palabras vacuas y sin valor, que deleitan como flores a los pecadores, pero que les infunden una confianza que les conduce a los suplicios eternos”[22]

 

  1. Juan Crisóstomo: Nació en Antioquía de Siria en el año 347. Él enseñó: “Aparentemente no hay aquí más que un solo castigo, que es el ser quemado por el fuego; sin embargo, si cuidadosamente lo examinamos, veremos que son dos, porque el que es quemado es juntamente desterrado para siempre del reino de Dios. Y este castigo es más grave que el primero. Ya sé que muchos sólo temen al fuego del infierno, pero yo no vacilo en afirmar que la pérdida de la gloria eterna es más amarga que el fuego mismo. Ahora, que eso no lo podamos expresar con palabras, nada tiene de extraño, pues tampoco sabemos la naturaleza de los bienes eternos para podernos dar cabal cuenta de la desgracia que es vernos privados de ellos… Cierto, insufrible es el infierno y el castigo que allí se padece. Sin embargo, aun cuando me pongas mil infiernos delante, nada me dirás comparable con la perdida de aquella gloria bienaventurada, con la desgracia de ser aborrecido de Cristo, de tener que oír de su boca «no te conozco». De que nos acuse de que le vimos hambriento y no le dimos de comer. Mas valiera que mil rayos nos abrazaran, que no ver aquel manso rostro que nos rechaza, y que aquellos ojos serenos no pueden soportar mirarnos”.[23]

 

  1. Agustín de Hipona: Obispo de Hipona. Nació en el 354 y llegó a ser obispo de Hipona durante treinta y cuatro años. Combatió duramente todas las herejías de la época y murió el año 430. Agustín afirmó: “Habéis oído, pues, en el Evangelio que hay dos vidas: una presente, otra futura. La presente la poseemos: en la futura creemos. Nos encontramos en la presente; a la futura aún no hemos llegado. Mientras vivimos la presente, hagamos méritos para adquirir la futura, pues aún no hemos muerto. ¿Acaso se lee el Evangelio en los infiernos? Si de hecho fuera así, en vano le oiría el rico aquel, porque no podría haber ya penitencia fructuosa. A nosotros se nos lee aquí y aquí lo oímos, donde, mientras vivimos, podemos ser corregidos para no llegar a aquellos tormentos.”[24]  También afirmó: Por esto que sucede aquí, pudiera el entendimiento del hombre hacerse una idea de lo que nos está reservado en lo por venir. Sin embargo, ¡qué gran desproporción! Vive, no quiere morir; de ahí el amor a la vida inacabable, al querer vivir, al no querer morir nunca. Con todo eso, los que hayan de ir a las torturadoras penas del infierno han de querer morir y no podrán”.[25]

 

CONCLUSIÓN.

En oposición a la doctrina adventista, el cristianismo histórico y bíblico enseña tanto la existencia de un alma inmortal como la realidad del infierno y la eternidad tanto del gozo de los justos como del castigo de los impíos. Una vez más, debemos rechazar la doctrina adventista como infundada y herética.

Y aunque estas herejías deberían ser suficientes para rechazar el adventismo, la lista de errores aún continúa. En el próximo artículo (y último de esta serie) abordaremos algunas doctrinas poco conocidas, pero decididamente heréticas, enseñadas por los adventistas del séptimo día.

REFERENCIAS:

[1] Véase: http://www.elcentinela.com/?p=article&a=44107560324.880 Consultado el 19-02-2019.

[2] Véase: https://www.adventistas.org/es/escuelasabatica/leccion-12-muerte-y-resurreccion/ Consultado el 19-02-2019.

[3] Íbid.

[4] Véase: https://www.adventist.org/es/creencias/el-apocalipsis/ Consultado el 19-02-2019.

[5] Véase: https://www.adventist.org/es/creencias/el-apocalipsis/la-segunda-venida-de-cristo/ Consultado el 19-02-2019.

[6] Véase: https://www.adventist.org/es/creencias/el-apocalipsis/el-milenio-y-el-fin-del-pecado/ Consultado el 19-02-2019.

[7] Véase: https://www.adventist.org/es/creencias/el-apocalipsis/la-muerte-y-la-resurreccion/ consultado el 19-02-2019.

[8] Véase: https://noticias.adventistas.org/es/noticia/biblia/existe-o-no-que-dice-la-biblia-sobre-el-infierno/ Consultado el 19-02-2019.

[9] Se recomienda la lectura de los siguientes libros como fuente de consulta: Patrologia I, Johannes Quasten, BAC 206, Patrologia II, Johannes Quasten, BAC 217, Padres apologetas griegos, Edición bilingüe completa, Daniel Ruiz Bueno, BAC 116, Obras de San Juan Crisóstomo, Tomo I y Homilías sobre Mateo, BAC 141.

[10] Eusebio, Historia Eclesiástica 6,14,1.

[11] Ignacio de Antioquía, Carta a los efesios, 16-17: FuP 1, 119-121

[12] Justino Mártir, Apología I, 28; BAC 116, 209-210

[13] Justino Mártir, Apología II, 9; BAC 116, 271

[14] Martirio de Policarpo, 2, 3-4: FuP 1,251

[15] Discurso a Diogneto, 10,7-8: BPa 52, 568

[16] Atenágoras, Legación a favor de los cristianos, 31: BAC 116,701-702

[17] Ireneo, Contra los herejes IV,28,2

[18] Tertuliano, De la penitencia, 12: PL 1,1247

[19] Cipriano, A Demetriano, 24: BAC 241, 292-293

[20] Basilio de Cesárea, El Espíritu Santo, 16,40: BPa 32,175-176

[21] Gregorio Nacianceno, Discursos, 16,7: PG 35,944

[22] Jerónimo, Comentario a la Carta a los efesios, 3,5,6: PL 26, 522

[23] Juan Crisóstomo, Homilías sobre Mateo 23,8 BAC 141, 489-491

[24] Agustín de Hipona, Sermón, 113-A, 3: BAC 441, 829-830

[25] Agustín de Hipona, Sermón 127, 2: BAC 443, 106-107

Gobierno Humano

El cristiano y la desobediencia civil.

Por: Pastor Fernando E. Alvarado.

La desobediencia civil se define como un acto público no violento, consciente y político, contrario a la ley, cometido habitualmente con el propósito de ocasionar un cambio en la ley o en los programas de gobierno. Es decir, la desobediencia civil implica la violación de una ley mediante una acción, generalmente pacífica, destinada a ser contemplada por la ciudadanía y la clase política. Su finalidad es generar una reflexión colectiva capaz de tumbar la ley injusta, concienciando a los ciudadanos sobre el mal que provoca e invitándoles a movilizarse para acabar con ella. La ley que se incumple puede ser directamente la que se combate (por ejemplo, acoger a un inmigrante sin papeles cuando hay una ley que lo prohíbe). Pero también se puede incumplir una ley distinta de la que se quiere derogar, usando dicho incumplimiento como instrumento para combatir la ley injusta (por ejemplo, cortar una carretera ilegalmente para detener un autobús que lleva a la deportación a un grupo de inmigrantes sin papeles, y ello con el fin de denunciar la ley en virtud de la que se les deporta). En tal sentido, la desobediencia civil implica el derecho ciudadano a desobedecer una ley que considera injusta. Y es que la desobediencia civil se ampara en el ejercicio de tres derechos fundamentales reconocidos en la generalidad de constituciones:

(1.- LIBERTAD DE EXPRESIÓN: El ciudadano que practica la desobediencia civil ejerce su libertad de expresión por cuanto busca transmitir un mensaje de denuncia contra la ley injusta.

(2.- LIBERTAD DE CONCIENCIA: También ejerce su libertad de conciencia, pues la ley choca contra sus principios éticos más elementales y siente la necesidad moral de combatirla, ya que permanecer quieto ante la injusticia es incompatible con su conciencia.

(3.- PARTICIPACIÓN POLÍTICA: Finalmente, la desobediencia civil se ampara en la participación política, pues al ejercerla el ciudadano busca participar en los asuntos públicos mejorando la realidad social a través de la denuncia de una ley que viola los derechos de sus semejantes.

I.- EL DILEMA CRISTIANO FRENTE A LA DESOBEDIENCIA CIVIL:

El emperador de Roma desde el año 54 al 68 fue Nerón Claudio César Augusto Germánico, también conocido simplemente como Nerón. El emperador no era conocido por ser una persona piadosa y participó en una variedad de actos ilícitos, siendo el matrimonio homosexual uno de ellos. En el año 64 d.C, ocurrió el gran incendio de Roma, siendo Nerón mismo el sospechoso del incendio. En sus escritos, el senador e historiador romano Tácito registró: “…Para deshacerse del informe [que él había iniciado el fuego], Nerón sujetó la culpa e infligió las torturas más exquisitas en una clase odiada por sus abominaciones, que el pueblo llamaba cristianos…” (Anales, XV).

Fue durante el reinado de Nerón que el apóstol Pablo escribió su epístola a los romanos. Mientras que uno podría esperar que él alentara a los cristianos de Roma para que se levantaran contra el Gobierno que los oprimía, él en el capítulo 13 escribe:

“…Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra…” (Romanos 13:1–7).

Incluso bajo el reinado de un emperador cruel y sin dios, Pablo, escribiendo bajo la inspiración del Espíritu Santo, les dice a sus lectores que estén en sujeción al gobierno. Además, afirma que no existe una autoridad distinta de la que fue establecida por Dios, y que los gobernantes están sirviendo a Dios en sus cargos políticos. Pedro escribe casi lo mismo en una de sus dos cartas del Nuevo Testamento:

“…Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey…” (1 Pedro 2:13-17).

Tanto las enseñanzas de Pablo y de Pedro, han dado lugar a un buen número de preguntas de los cristianos donde se refiere a la desobediencia civil. ¿Pablo y Pedro quieren decir que los cristianos siempre tienen que someterse a cualquier cosa que el gobierno ordene, sin importar lo que se les pida?

II.- POSTURAS EN RELACIÓN CON LA DESOBEDIENCIA CIVIL:

Hay al menos tres posiciones generales sobre el tema de la desobediencia civil:

(A.- ANARQUISTA: El punto de vista anarquista dice que una persona puede elegir desobedecer al gobierno cuando quiera y cuando se sienta personalmente justificado para hacerlo. Tal postura no tiene base bíblica alguna, como se evidencia en los escritos de Pablo en Romanos 13.

(B.- PATRIÓTICA EXTREMISTA: El patriota extremista dice que una persona debería siempre seguir y obedecer a su país, sin importar la orden. Esta idea tampoco tiene base bíblica. Además, no está apoyada en la historia de las naciones.

(C.- SUMISIÓN BÍBLICA: La posición que las escrituras defienden es la posición de la sumisión bíblica, con el permiso que se le da al cristiano de actuar en desobediencia civil al gobierno si este ordena algo perverso, de tal modo que se obligue a un cristiano a que actúe en una forma que es contraria a las claras enseñanzas y requisitos de la palabra de Dios.

III.- LA DESOBEDIENCIA CIVIL EN LAS ESCRITURAS:

La Biblia contiene varios ejemplos de desobediencia civil justificada:

(1.- LAS PARTERAS Y FARAÓN: En Éxodo 1, el faraón egipcio dio la orden clara a dos parteras hebreas de que tenían que matar a todos los judíos varones recién nacidos. Una patriota extrema habría ejecutado la orden del gobierno, sin embargo, la biblia dice que las parteras desobedecieron al faraón y “temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños” (Éxodo 1:17). La biblia dice que las parteras mintieron al faraón acerca de por qué estaban dejando que los niños vivieran; aunque a pesar de que mintieron y desobedecieron a su gobierno, “Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera. Y por haber las parteras temido a Dios, Él prosperó sus familias” (Éxodo 1:20-21).

(2.- RAHAB: En Josué 2, Rahab directamente desobedeció una orden del rey de Jericó para preparar los espías israelitas que habían entrado en la ciudad para obtener información para la batalla. En su lugar, ella los hizo descender con una cuerda para que pudieran escapar. Aunque Rahab había recibido una orden clara de un alto funcionario del gobierno, ella se resistió a la orden y libró su vida de la destrucción de la ciudad cuando Josué y el ejército israelí la destruyó.

(3.- SAÚL. JONATÁN Y EL PUEBLO DE ISRAEL: El libro de 1 Samuel registra una orden dada por el rey Saúl durante una campaña militar donde nadie podía comer hasta que Saúl hubiera ganado su batalla con los filisteos. Sin embargo, Jonatán el hijo de Saúl, quien no había escuchado la orden, comió la miel para refrescarse a sí mismo de la dura batalla que el ejército había librado. Cuando Saúl se enteró, ordenó que su hijo muriera. Sin embargo, el pueblo se resistió a Saúl y a su orden y libraron de morir a Jonatán (1 Samuel 14:45).

(4.- ABDÍAS: Otro ejemplo de desobediencia civil de acuerdo con la sumisión bíblica se encuentra en 1 Reyes 18. Este capítulo introduce brevemente un hombre llamado Abdías que “temía grandemente al Señor”. Cuando la reina Jezabel mataba a los profetas de Dios, Abdías tomó cien de ellos y los ocultó de ella para que pudieran vivir. Ese acto constituye un claro desacato a los deseos de la autoridad gobernante.

(5.- EL CASO DE JOÁS: En 2 de Reyes, se registra la única rebelión aparentemente aprobada contra un funcionario del gobierno. Atalía, la madre de Ocozías, empezó a destruir la descendencia real de la casa de Judá. Sin embargo, Joás el hijo de Ocozías, fue llevado por la hija del rey y lo ocultó de Atalía, para que el linaje se preservara. Seis años más tarde, Joiada reunió hombres en torno a él, declaró a Joás como rey y mataron a Atalía.

(6.- LOS JÓVENES HEBREOS Y DANIEL: Daniel registra varios ejemplos de desobediencia civil. La primera se encuentra en el capítulo 3 donde Sadrac, Mesac y Abed-nego se negaron a adorar la estatua de oro en desobediencia a la orden del rey Nabucodonosor. La segunda está en el capítulo 6, donde Daniel desafía el decreto del rey Darío de no orar a nadie más que al rey. En ambos casos, Dios rescató a Su pueblo de la pena de muerte que se había impuesto.

(7.- PEDRO Y JUAN: En el nuevo testamento, el libro de los Hechos registra la desobediencia civil de Pedro y Juan hacia las autoridades que en ese momento estaban en el poder. Después que Pedro sanó a un hombre cojo de nacimiento, Pedro y Juan fueron arrestados por predicar acerca de Jesús y fueron puestos en la cárcel. Las autoridades religiosas estaban decididas a que no enseñaran acerca de Jesús; sin embargo, Pedro dijo, “Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:19-20). Más tarde, los gobernantes confrontaron a los apóstoles nuevamente y les recordaron la orden de no enseñar acerca de Jesús, pero Pedro respondió, “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29).

(8.- DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN: Un último ejemplo de la desobediencia civil se encuentra en el libro del Apocalipsis, donde el anticristo ordena a todos aquellos que están vivos durante los tiempos finales que adoren una imagen de sí mismo. Pero el apóstol Juan, quien escribió Apocalipsis, dice que aquellos que se convierten en cristianos en ese momento, desobedecerán al anticristo y a su gobierno y se negarán a adorar la imagen (Apocalipsis 13:15), así como los compañeros de Daniel violaron el decreto de Nabucodonosor para adorar a su ídolo.

CONCLUSIÓN:

Las directrices para la desobediencia civil de un cristiano se pueden resumir así:

  • Los cristianos deben resistir un gobierno que obliga o impone la maldad y deben trabajar en forma no violenta dentro de las leyes de la tierra para cambiar un gobierno que permite el mal.
  • La desobediencia civil está permitida cuando las leyes o las órdenes del gobierno constituyen una violación directa de las leyes y mandatos de Dios.
  • Si un cristiano desobedece un gobierno perverso, a menos que pueda escapar del gobierno, debería aceptar el castigo del gobierno por sus acciones.
  • A los cristianos ciertamente se les permite trabajar para instalar nuevos líderes del gobierno en el marco de las leyes que se han establecido.

Por último, a los cristianos se les manda orar por sus dirigentes y para que Dios intervenga en Su momento para cambiar cualquier camino impío que estén siguiendo: “…Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad…” (1 Timoteo 2:1-2).