Devocional, REFLEXIÓN BÍBLICA, Vida Cristiana, Vida Espiritual

Dios está en control

Por Fernando E. Alvarado

INTRODUCCIÓN

¿Te gustaría saber el día y la hora en que morirás? Imagina que existiera una aplicación para tu móvil capaz de llevar una cuenta regresiva de los días, horas, minutos, y segundos que te quedan de vida. ¿La instalarías en tu smartphone? Muchos quizá dirían que sí, ya que podrían planificar su vida, su partida, dejar sus negocios en orden o incluso “ajustar sus cuentas” con Dios antes de partir. Pero piénsalo bien ¿Crees que podrías vivir una vida normal y feliz si tuvieras acceso a tal información? Yo no lo creo ¡Sería espeluznante! ¡Tan solo imagina la ansiedad con la que vivirías!

TODOS AMAMOS ESTAR EN CONTROL

A pesar de que saber el día exacto de nuestra muerte sería algo inquietante y sombrío, la verdad es que a muchos seguramente les gustaría poder saberlo. El ser humano ama estar en control. A mí personalmente me gusta planear lo más que puedo y, cuando algo se sale del plan, fácilmente me frustro y hasta enojo. ¿Eres parecido a mí? Aun si no eres como yo de obsesivo, creo que la mayoría de nosotros preferimos estar en control de nuestro tiempo y de la mayoría de situaciones de nuestra vida. El problema con ello es que la vida no nos pide permiso para romper nuestra agenda. A diario se presentan situaciones que no esperamos y sobre las cuales no tenemos ningún control: la muerte de un ser querido, un accidente, una enfermedad incurable, etc. Afortunadamente Dios está siempre en control, incluso en esas situaciones. A Él nada le toma por sorpresa. Y el día de nuestra muerte no es la excepción.

El rey David escribió:

“Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.” (Salmo 139:16).

Este versículo me fascina por varias razones. En primer lugar, nos muestra que desde el momento de nuestra concepción, Dios ya nos conoce. De hecho, lo hace desde antes de la fundación del mundo, ya que Dios es omnisciente. Además, es interesante que David usa la imagen de Dios escribiendo sobre la vida como si fuera un libro. ¿Sabes lo que esto significa? ¡Pues que Dios es el escritor de tu vida y de la mía! ¿No te trae eso descanso? ¿No te trae alegría? Dios te formó como eres. Aun si tienes un problema físico, o incluso una enfermedad incurable para el hombre, ese es el plan de Dios para ti (Éxodo 4:11). ¡Cómo! ¿Puede acaso una enfermedad crónica, una limitación física o incluso un defecto físico evidente ser parte del plan de Dios para mí?

Tan solo mira a Jesús. El cumplió el glorioso plan de Dios para su vida y hoy se sienta a la diestra de la Majestad en las alturas (Hebreos 1:3). Tiene un Nombre que es sobre todo nombre. Sin embargo, dicho plan glorioso implicó también momentos sombríos, pobreza, sufrimiento y, finalmente, la muerte ignominiosa de la cruz.

Si Cristo, siendo el Hijo de Dios, aprendió obediencia y sumisión a la voluntad del Padre por medio de lo que padeció, con nosotros no será diferente:

“Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen. ” (Hebreos 5:7-9)

De nosotros y para nosotros se dice:

“Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante.” (2 Corintios 4:17, DHH)
“Yo reconozco que tenemos que sufrir ahora, pero esos sufrimientos no son nada comparados con toda la gloria que vamos a recibir después.” (Romanos 8:18, PDT)

No importa si por el momento no le hayas sentido a las cosas. A su tiempo verás que Dios hizo lo mejor para ti. Incluso si te vas de esta vida sin entenderlo, lo entenderás más tarde, al otro lado del velo. No temas ¡Cree solamente!

LA VIDA Y LA MUERTE ESTÁN SUJETAS AL DESIGNIO DE DIOS

El día en que naciste, el cual era desconocido para tus padres cuando se enteraron de tu concepción, no era un misterio para Dios. Él sabía perfectamente bien cuando nacerías. El mismo principio es aplicable en relación a la muerte, y es que aunque yo no sé cuánto me queda de vida, Dios sí. La Biblia dice:

“El Señor da muerte y da vida; hace bajar al Seol y hace subir.” (1 Samuel 2:6).

También dice la Escritura:

“Vean ahora que Yo, Yo soy el Señor, y fuera de mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y Yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano.” (Deuteronomio 32:39).

El fin de mis días está dentro del decreto soberano de Dios. Me gusta pensar que Dios, el perfecto escritor de mi vida, ya escribió “el fin”. Él ya lo sabe. No le es un misterio. Puedo confiar que cuando venga mi hora, será cuando Dios lo haya designado, no antes ni después. Eso lo descubrí cuando un médico me dijo hace casi 15 años que moriría, que mi mal era incurable y que nada podría salvarme de cierta enfermedad. No conocía a Dios entonces (aunque yo creía que sí), pero afortunadamente Él sí me conocía a mi.

Al principio me frustré, me enfurecí y por cierto que blasfemé de mi suerte. Como muchos antes de mí, me rendí ante mi impotencia, acepté la realidad de mi próxima muerte, me acostumbré a la presencia de la misma y le dí la bienvenida como a una compañera. Ignoraba que Dios estaba obrando tras bambalinas. Que él guiaba mi historia a su feliz conclusión. Ignoraba que esa misma desgracia que entonces maldecía, sería la que me traería a los pies de Jesucristo en busca de esperanza, sanidad y salvación. Hoy, a varios años de ese día, puedo decir con total certeza: ¡La palabra definitiva sobre mi vida la tiene Dios, no el hombre! ¿Por qué lo sé? ¡Porque sigo vivo! ¡Porque Dios anuló la palabra de los médicos! Y porque, en vez de llamarme a la tumba ¡Dios me llamó al ministerio!

Sinceramente, me hace feliz saber que ni siquiera yo mismo controlo mi destino. Estoy muy agradecido por ello ¡Ni siquiera puedo imaginarme el desastre que sería mi vida si mi destino dependiera de mí! Ni siquiera el más poderoso de los hombres es dueño de su destino:

“Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del Señor; Él lo dirige donde le place.” (Proverbios 21:1, LBLA)

Y por el hecho de que mi destino, tanto temporal como eterno, descansa en la sabiduría, el amor y la soberanía de Dios, yo puedo descansar pues:

“… Estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva.” (Filipenses 1:6, NTV)

HAY ESPERANZA PARA TÍ Y PARA MÍ

Mi amado hermano o amigo que lees esto: ¿Sientes que el enemigo te acecha como león rugiente para devorarte? No temas, sólo sé fiel y descansa en Dios, y mira lo que Él hará por ti. ¿Afrontas una situación difícil o una enfermedad incurable para el hombre? Que nada te robe la paz. Dios conoce tu situación, Él conoce el fin desde el principio. Tú no puedes ver en este momento cómo va a terminar todo, pero Dios ya estuvo en tu futuro y sabe lo que necesitarás a lo largo del camino y todo esto te servirá de preparación para cumplir con el destino que Dios ha planeado para ti.

No hay nada que tome por sorpresa a Dios. Camina en fe, porque lo que necesitarás te saldrá en el camino. Él conoce el fin desde el principio:

“Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo, que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo que no ha sido hecho. Yo digo: Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.” (Isaías 46:9-10, La Biblia de las Américas).

Si eres creyente, puedes descansar en que toda tu vida, desde tu nacimiento hasta tu muerte, descansa en las manos de Dios. Así que vive para Él, glorifica su nombre, y confía: Él está en control. Los planes que Dios tiene para nuestra vida son perfectos. Quizá en ocasiones no son lo que esperamos o lo que queremos, pero siguen siendo perfectos. Podemos confiar que en nuestra vida, Dios es soberano. Por lo tanto, no te amargas ante las circunstancias actuales que escapan de tu control.

No pienses que ese diagnóstico médico o esa sentencia de muerte es definitiva. Créeme, ¡Lo sé por experiencia! La mente del hombre puede intentar planear su camino, pero es el Señor quien dirige sus pasos (Proverbios 16:9, 19:21; 20:24; 21:30, 31). Pues aunque nosotros podamos planear, el hombre pueda decir, o el mismo diablo deseara poder decretar algo sobre nuestra vida, al final se hace la voluntad de Dios. ¡Y eso es algo bueno! ¡Esas son buenas noticias! ¿Por qué no descansas en Dios?

Devocional, REFLEXIÓN BÍBLICA, Vida Cristiana, Vida Espiritual

2020, un año para descansar…

Por Fernando E. Alvarado.

 INTRODUCCIÓN

¡El 2020 ha llegado! ¡Pero tranquilo! Esta no es una proclamación profética. No vine a declarar ni decretar. Eso se lo dejo a los falsos maestros, profetas y apóstoles del error. Una cosa es cierta: Muchos de nosotros encontramos en el año nuevo la motivación que perdimos durante el transcurso del año anterior. En estos primeros días del año muchos están hablando de sus metas, propósitos, y ambiciones para el futuro: los libros que leerán, los nuevos hábitos que cultivarán, y todas las resoluciones que cumplirán (bajar de peso, inscribirse en un gimnasio, estudiar de nuevo, terminar su carrera universitaria, etc.). No hace falta decir que muchas iglesias también aprovechan estas fechas para declarar sus visiones para el año: Las grandes obras que harán y las cosas que recibirán “por el poder de Dios” (¡Ojalá sea así!). Hoy, sin embargo, quisiera hablarte acerca de la mentalidad que marca nuestras motivaciones al trabajar para alcanzar nuevas metas y llegar a nuevos logros.

5

RESOLUCIONES DE AÑO NUEVO

Al principio del año muchos deciden “ponerse las pilas”, “echarle ganas”, “trabajar duro”, “dar lo mejor de ti”, “caminar la segunda milla”. Esto no tiene nada malo. De hecho, cada cristiano debe trabajar con excelencia y diligencia. Después de todo, los cristianos debemos entender que nuestro trabajo no es solamente para nosotros. Lo que hacemos y la manera en que lo hacemos dice algo acerca de nuestro Dios y por ende todo lo que hacemos debe hacerse de corazón para la gloria de Dios (Colosenses 3:17, 23; 1 Corintios 10:31). Apuntamos a Dios cuando hacemos un buen trabajo, y eso debe ser la resolución de cada cristiano en cada momento. Pero creo que a la hora de considerar nuestro trabajo (y nuestras metas al principio del año), también hay otra manera en que apuntamos y glorificamos a Dios: con nuestro descanso. Sí. Leíste bien: Descanso. Eso que a veces aquellos que servimos a Dios en el ministerio consideramos pecado.

3

 

DIOS TAMBIÉN NOS INVITA A DESCANSAR

Después de crear al mundo, Dios descansó (Génesis 2:2). Esto no fue porque para Dios fuera necesario, sino porque para nosotros sí. En la creación, Dios modeló para nosotros un ritmo de trabajo y descanso. Si trabajamos demasiado sin descansar, nos sentimos agotados. Si descansamos todo el tiempo y nunca trabajamos, nos sentimos inquietos. Este ritmo continuo de trabajo y descanso muestra que no somos lo suficientemente fuertes para siempre trabajar. Solo Dios es tan fuerte y poderoso para no tener que jamás descansar. Cada vez que te acuestas en tu cama estás demostrándole al mundo que no eres Dios y que Dios no solo nos da nuestro pan diario, sino también nuestro descanso cada noche. Cada noche puedes descansar sabiendo que Dios se mantendrá despierto, guardando y cuidando sobre toda su creación:

“En paz me acuesto y me duermo, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado” (Salmos 4:8, NVI)

4

UN DESCANSO DIFERENTE

También hay otro tipo que descanso que todos necesitamos: el descanso de trabajar para sentirnos importantes o recibir valor. Muchos trabajamos como si nuestro valor dependiera de nuestro esfuerzo. Y la realidad es que si no hay un Dios que nos da valor, entonces nuestro valor lo tenemos que encontrar en otro lugar, y usualmente ese lugar es nuestro trabajo, nuestros logros, y nuestras obras. Esto pasa cuando el estudiante estudia no solo para recibir buenas notas, sino para recibir el elogio de sus maestros y compañeros. Pasa cuando el pastor predica no solo para hacer discípulos, sino también para ser reconocido como un pensador profundo y líder influyente. Pasa cuando un empresario gana dinero no solo para ser generoso, sino también para encontrar seguridad en sus logros y ser reconocido por otros como una persona exitosa.

6

Esta mentalidad de trabajo insiste que uno gana su identidad con sus obras. Pero este no es el camino del evangelio. El autor de Hebreos nos recuerda que en Cristo hay “…un reposo sagrado para el pueblo de Dios. Pues el que ha entrado a Su reposo, él mismo ha reposado de sus obras, como Dios reposó de las Suyas” (Hebreos 4:9-10). En Cristo, hay descanso para el que trabaja angustiosamente para encontrar su valor. En Cristo, hay reposo. En Cristo, no tienes que ganar la aceptación de los demás. En Cristo, no tienes que ganar tu identidad o tu lugar delante de Dios. En Cristo, no tienes que trabajar para encontrar valor, dignidad, y seguridad. Ya lo tienes porque Cristo hizo el trabajo necesario en tu lugar.

2

Tal vez una de las razones por las que perdemos la motivación para trabajar duro y alcanzar nuestras metas más tarde en el año es porque hemos escogido metas que no glorifican a Dios o hemos tratado de alcanzarlas de una manera que no le glorifica. Tal vez nos agotamos más rápidamente porque trabajamos como si nuestra salvación dependiera de nuestras obras. Tal vez necesitamos recordar que no solamente glorificamos a Dios con nuestros logros, sino también cuando descansamos en lo que Él ha logrado.

Couple in love ride in cabriolet car

CONCLUSIÓN

En Cristo, puedes descansar sabiendo que tu Creador ya hizo todo por ti al crearte a su semejanza, salvarte por su gracia, y sigue trabajando hoy para conformarte a Su imagen. ¡Que el 2020 sea un año en que no olvidemos sus obras y a descansar cada día en Él!

 

1

Devocional, REFLEXIÓN BÍBLICA, Salvación, Teología, Vida Espiritual

Y tú, ¿Has nacido de nuevo?

Por: Fernando E. Alvarado.

INTRODUCCIÓN.

Asistir a la iglesia no indica que seas salvo. Haberte bautizado, tampoco. Ser hijo de creyentes no te da un pasaporte al cielo. ¿Entonces cómo puedes saber si de verdad eres salvo? La respuesta reside en una palabra teológica bastante olvidada en nuestros días: la regeneración o nuevo nacimiento. Pero, ¿Qué significa ser un cristiano nacido de nuevo? Juan 3:1-21 responde a esta pregunta de forma inequívoca. En dicho pasaje, el Señor Jesucristo está hablando con Nicodemo, un fariseo prominente y miembro del Sanedrín (el consejo gobernante de los judíos), quién había venido a Jesús de noche para hacerle algunas preguntas: “Una noche, un fariseo llamado Nicodemo, que era líder de los judíos, fue a visitar a Jesús y le dijo: —Maestro, sabemos que Dios te ha enviado a enseñarnos, pues nadie podría hacer los milagros que tú haces si Dios no estuviera con él. Jesús le dijo: —Te aseguro que si una persona no nace de nuevo[a] no podrá ver el reino de Dios. Nicodemo le preguntó: —¿Cómo puede volver a nacer alguien que ya es viejo? ¿Acaso puede entrar otra vez en el vientre de su madre? Jesús le respondió: —Te aseguro que si uno no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Todos nacen de padres humanos; pero los hijos de Dios sólo nacen del Espíritu. No te sorprendas si te digo que hay que nacer de nuevo. El viento sopla por donde quiere, y aunque oyes su sonido, no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así también sucede con todos los que nacen del Espíritu. Nicodemo volvió a preguntarle: —¿Cómo puede suceder esto? Jesús le contestó: —Tú eres un maestro famoso en Israel, y ¿no lo sabes? Te aseguro que nosotros sabemos lo que decimos, porque lo hemos visto; pero ustedes no creen lo que les decimos. Si no me creen cuando les hablo de las cosas de este mundo, ¿cómo me creerán si les hablo de las cosas del cielo? Nadie ha subido al cielo, sino solamente el que bajó de allí, es decir, yo, el Hijo del hombre. Moisés levantó la serpiente de bronce en el desierto, y del mismo modo yo, el Hijo del hombre, tengo que ser levantado en alto, para que todo el que crea en mí tenga vida eterna. Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no me envió a este mundo para condenar a la gente, sino para salvarla. El que cree en mí, que soy el Hijo de Dios, no será condenado por Dios. Pero el que no cree ya ha sido condenado, precisamente por no haber creído en el Hijo único de Dios. Y así es como Dios juzga: yo he venido al mundo, y soy la luz que brilla en la oscuridad, pero como la gente hacía lo malo prefirió más la oscuridad que la luz. Todos los que hacen lo malo odian la luz, y no se acercan a ella, para que no se descubra lo que están haciendo. Pero los que prefieren la verdad sí se acercan a la luz, pues quieren que los demás sepan que obedecen todos los mandamientos de Dios.” (Juan 3:1-21, TLA).

¿QUÉ ES NACER DE NUEVO?

La frase “nacido de nuevo” empleada en este pasaje literalmente significa “nacido de arriba”. Nicodemo tenía una necesidad verdadera. Él necesitaba un cambio de corazón, una transformación espiritual. El nuevo nacimiento, el nacer de nuevo, es un acto de Dios por el cual la vida eterna es impartida a la persona que cree (2 Corintios 5:17; Tito 3:5; 1 Pedro 1:3; 1 Juan 2:29; 3:9; 4:7; 2:1-4, 18). Juan 1:12-13 nos indica también que la expresión “nacer de nuevo” transmite igualmente la idea de “volverse hijo de Dios” al confiar en el nombre de Jesucristo. Cuando uno ha nacido de nuevo, ha sido renovado espiritualmente, y ahora es hijo de Dios por el derecho de este nuevo nacimiento. Así pues, confiar en Jesucristo, en Aquél quien pagó el castigo del pecado al morir en la cruz, es lo que significa “nacer de nuevo” espiritualmente. Sin embargo, además de la metáfora del nuevo nacimiento empleada por Juan en su Evangelio, las Escrituras completan la descripción de lo que es la regeneración al utilizar dos imágenes más para referirse a esta obra sobrenatural de la gracia:

(1.- En sus epístolas, Pablo describe la regeneración como una nueva creación: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17, NVI); “Para nada cuenta estar o no estar circuncidados; lo que importa es ser parte de una nueva creación.” (Gálatas 6:15, NVI); “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.” (Efesios 2:10, NVI).

(2.- Además, a través de todo el capítulo 6 de Romanos, Pablo, nuevamente, describe la regeneración como una resurrección: “Nosotros ya no tenemos nada que ver con el pecado, así que ya no podemos seguir pecando. Ustedes bien saben que, por medio del bautismo, nos hemos unido a Cristo en su muerte. Al ser bautizados, morimos y somos sepultados con él; pero morimos para nacer a una vida totalmente diferente. Eso mismo pasó con Jesús, cuando Dios el Padre lo resucitó con gran poder. Si al bautizarnos participamos en la muerte de Cristo, también participaremos de su nueva vida.” (Romanos 6:2-5).

¿POR QUÉ NECESITO NACER DE NUEVO?

A pesar de todo lo anteriormente dicho, quizá alguien todavía se pregunte: “¿Por qué necesito nacer de nuevo?”. A esto Jesús responde: “Te aseguro que si una persona no nace de nuevo no podrá ver el reino de Dios.” (Juan 3:3, TLA). El apóstol Pablo en Efesios 2:1 dice, “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados…”. A los Romanos en Romanos 3:23, el apóstol escribió, “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. (Romanos 3:23). Los pecadores están espiritualmente “muertos”; cuando reciben vida espiritual a través de la fe en Cristo, la biblia lo compara con un nuevo nacimiento. Sólo aquellos que han nacido de nuevo tienen sus pecados perdonados y tienen una relación con Dios. Esa es la razón por la cual necesitamos nacer de nuevo. ¡Solo aquellos que nazcan de nuevo son salvos de toda condenación!

EVIDENCIAS DEL NUEVO NACIMIENTO.

Si solo los nacidos de nuevo serán salvos, ¿Cómo sé entonces que he nacido de nuevo? La palabra de Dios nos dice que por sus frutos se conoce el árbol (Mateo 7:15-20, 3:8-10). El nacido de nuevo ha de demostrar por sus frutos (su obras) que es hijo de Dios. Jesús dijo: “Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió. ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra. Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Y a mí, porque digo la verdad, no me creéis.  ¿Quién de vosotros me redarguye de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.” (Juan 8:42-47). Jesús deja en claro que ser hijo de Dios no se basa en la pertenencia a un grupo étnico o religioso. Nuestra filiación con Dios se determina por medio de pruebas concretas. Por eso, el apóstol Juan da al menos once pruebas de que una persona ha nacido de nuevo.

1.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS GUARDAN SUS MANDAMIENTOS:

“¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos. El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y no tiene la verdad.” (1Juan 2:3-4, NVI).

“El que obedece sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. ¿Cómo sabemos que él permanece en nosotros? Por el Espíritu que nos dio.” (1Juan 3:24, NVI)

2.-  LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS, ANDAN COMO CRISTO ANDUVO.

“En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él: 6 el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió.” (1Juan 2:5-6, NVI)

3.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS NO ABORRECEN A LOS DEMÁS, SINO QUE LOS AMAN.

“El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad.” (1 Juan 2:9, NVI)

“Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a nuestros hermanos. El que no ama permanece en la muerte.” (1 Juan 3:14, NVI)

“Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.” (1 Juan 4:7-8, NVI)

“Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.” (1 Juan 4:20, NVI)

4.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS NO AMAN AL MUNDO.

“No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre.” (1 Juan 2:15, NVI)

5.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS CONFIESAN AL HIJO Y LO RECIBEN (LO TIENEN)

“Todo el que niega al Hijo no tiene al Padre; el que reconoce al Hijo tiene también al Padre.” (1 Juan 2:23, NVI)

“Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.” (1 Juan 4:15, NVI)

“El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida.” (1 Juan 5:12, NVI)

6.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS PRACTICAN LA JUSTICIA.

“Si reconocen que Jesucristo es justo, reconozcan también que todo el que practica la justicia ha nacido de él.” (1 Juan 2:29, NVI)

7.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS NO PRACTICAN EL PECADO.

“Todo el que permanece en él no practica el pecado. Todo el que practica el pecado no lo ha visto ni lo ha conocido.” (1 Juan 3:6, NVI)

“Ninguno que haya nacido de Dios practica el pecado, porque la semilla de Dios permanece en él; no puede practicar el pecado, porque ha nacido de Dios. Así distinguimos entre los hijos de Dios y los hijos del diablo: el que no practica la justicia no es hijo de Dios; ni tampoco lo es el que no ama a su hermano.” (1 Juan 3:9-10, NVI)

“Sabemos que el que ha nacido de Dios no está en pecado: Jesucristo, que nació de Dios, lo protege, y el maligno no llega a tocarlo.” (1 Juan 5:18, NVI)

8.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS TIENEN EL ESPÍRITU DE DIOS.

“El que obedece sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. ¿Cómo sabemos que él permanece en nosotros? Por el Espíritu que nos dio.” (1 Juan 3:24, NVI)

“¿Cómo sabemos que permanecemos en él, y que él permanece en nosotros? Porque nos ha dado de su Espíritu.” (1 Juan 4:13, NVI)

9.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS ESCUCHAN LA PALABRA CON SUMISIÓN.

“Nosotros somos de Dios, y todo el que conoce a Dios nos escucha; pero el que no es de Dios no nos escucha. Así distinguimos entre el Espíritu de la verdad y el espíritu del engaño.” (1 Juan 4:6, NVI)

10.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS CREEN QUE JESÚS ES EL CRISTO.

“Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios, y todo el que ama al padre ama también a sus hijos.” (1 Juan 5:1, NVI)

11.- LOS QUE HAN NACIDO DE DIOS VENCEN AL MUNDO.

“porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.” (1 Juan 5:4, NVI)

CONCLUSIÓN.

Aquel que ha nacido de nuevo cree en el Cristo crucificado y resucitado como fuente de su eterna salvación (1 Juan 5:1). Se ha arrepentido del pecado y ahora quiere vivir para la gloria de Dios. Pero eso no es todo. Aquel que ha nacido de nuevo tiene una nueva disposición en el corazón. Una persona renacida simplemente no puede seguir viviendo como antes porque el eje de su ser ha sido revolucionado. No podrá vivir en paz con sus ídolos. ¡Imposible! Empieza a odiar las cosas que antes amaba y comienza a amar las cosas que antes odiaba (1 Juan 3:9). Hay un cambio radical en sus afectos y deseos. Si este cambio no se ha dado, es probable que no haya nuevo nacimiento. Dicho cambio de vida irá acompañado por una manifestación continua del fruto del Espíritu Santo en la vida del regenerado. Esto no quiere decir que el nacido de nuevo ya no falle, pero sí significa que la vida del creyente se caracterizará por “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5:22-23). O como lo expresa Juan, “Saben también que todo el que hace justicia es nacido de El” (1 Juan 2:29).

El nacido de nuevo experimenta también un profundo amor hacia Dios y el pueblo de Dios. Para citar a Juan de nuevo: “Todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios” (1 Juan 4:7). En cada generación hay burladores que se congregan en la iglesia con el fin de sembrar discordia, odio, y amargura en la casa de Dios. Pero el que es nacido del Señor procura velar por el bienestar de las ovejas de Cristo. Otro efecto del nuevo nacimiento es una pasión indomable por la Palabra del Señor. Jesús nos asegura que: “Mis ovejas oyen mi voz” (Juan 10:27). De modo que una clara señal de que alguien ha nacido de nuevo es esta pasión por la sana doctrina, la Palabra de Dios. Ante todo esto, te pregunto hoy: ¿de verdad has nacido de nuevo? ¿Te has convertido? ¿Hay una nueva disposición en tu corazón? ¿Se ve el fruto del Espíritu en tu vida? ¿Hay amor hacia Dios y hacia los hermanos en tu alma? ¿Deseas la Palabra más que tu alimento diario?