Arminianismo Clásico, Arminianismo Reformado, Calvinismo

Confesión Arminiana | Capítulo V

Por Fernando E. Alvarado

Los primeros arminianos, conocidos históricamente como remonstrantes, redactaron una Confesión de Fe en 1621, en los breves años que siguieron a la conclusión del Sínodo de Dort. La Confesión Arminiana de 1621 fue pensada como una declaración de fe concisa y fácilmente comprensible y un correctivo a lo que vieron como las tergiversaciones publicadas en las Actas del Sínodo de Dort. A continuación, presentamos el quinto capítulo de dicha Confesión de Fe.

CAPÍTULO V — SOBRE LA CREACIÓN DEL MUNDO, ÁNGELES Y EL HOMBRE

(1.- La creación del mundo es la producción inicial y más poderosa de todas las cosas hechas de la nada, a saber, la formación primitiva y perfecta del cielo, la tierra, el mar y todas las cosas que están en ellos en el espacio de seis días, lo cual también se menciona en el Credo de los Apóstoles cuando decimos: “Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra”.

(2.- Entre las criaturas, los ángeles y los hombres son los más excelentes, el primero de los cielos, el segundo de la Tierra, el primero invisible, el segundo visible. Los ángeles son espíritus ministradores, que habitualmente moran en los cielos más allá del mundo, y están allí delante de Dios como oficiales o siervos y mensajeros, primero para proclamar continuamente Sus alabanzas y luego para anunciar o ejecutar poderosamente Sus órdenes en todo el mundo.

(3.- Pero juzgamos que no es necesario ni útil e incluso peligroso ir más allá de las Escrituras para definir minuciosamente su esencia, órdenes, grados, número y muchas otras cosas. Es suficiente para nosotros que creamos piadosamente lo que las Escrituras afirman claramente sobre ellos. Evidentemente, algunos de ellos, que retienen su principado y se aferran firmemente a Dios, su Señor Creador, son llamados santos, elegidos y ángeles de luz, que se distinguen ciertamente por varios órdenes en tronos, poderes, dominios, etc. Dicho orden o jerarquía angelical, sin embargo, es algo que ningún hombre en esta mortalidad puede determinar con exactitud.

Otros, pecando contra Dios, no persistieron en la verdad, y hace mucho tiempo abandonaron su estado original, primigenio, hogar y deber, y habiendo sido derribados del cielo de los bienaventurados al Tártaro y atados bajo cadenas de tinieblas, vagan en el aire a través de ese mundo inferior bajo la autoridad de su príncipe (que se llama la serpiente antigua, el gran dragón, también el dios y príncipe del mundo, el tentador, el diablo y Satanás).

Por su propia culpa son demonios malvados y espíritus impuros, adversarios en todas partes para la gloria de Dios y la salvación de los piadosos. Pero dominan poderosamente y reinan sobre los malvados y los que obstinadamente se niegan a obedecer la voluntad divina mediante seducción o errores y mediante iniquidades, actos vergonzosos, concupiscencias mundanas y diversas tretas, engaños, poder, idolatría, tiranía y otras obras propias del mundo. En el futuro, todos [estos], junto con los hombres impíos, serán arrojados al fuego eterno.

(4.- En el principio, Dios hizo dos personas, un hombre y una mujer, y formó el cuerpo del hombre de la tierra, pero [el] de la mujer de una costilla del hombre, y les dio una forma racional y espíritu inmortal. En efecto, los creó a su imagen y semejanza y los colocó en este mundo, adornado como un reino muy hermoso para ellos, más aún, en el paraíso más agradable de este mundo, como en algún palacio majestuoso, y los designó como señores y príncipes sobre las demás cosas creadas.

(5.- Dios también los adornó verdaderamente con un entendimiento despejado, una mente recta, un libre albedrío y otros afectos sanos. De hecho, en ese estado Él proporcionó suficiente sabiduría, integridad y diversidad de gracia, no solo para que supieran usar correctamente su gloriosa autoridad y dominio sobre las otras criaturas, sino también para que pudieran, sobre todo, comprender correctamente la voluntad de Dios, su creador, para con ellos mismos; y someter libremente su propia voluntad (por la cual gobernarían libremente no solo sobre las otras criaturas sino sobre sus propias acciones) a Dios como su supremo Señor y Legislador; y por la constante obediencia vivirían no sólo como quisieran, sino que también en el futuro serían bendecidos con felicidad perpetua.

(6.- Así, esta obra de la creación lleva al hombre principalmente a comprender que todo el bien que tiene, lo debe todo exclusivamente a Dios y que está obligado, si así lo requiere, a prestarlo y consagrarlo íntegramente a Él. Por último, está obligado por el más alto derecho a darle siempre gracias. Porque el que no tiene nada bueno en sí mismo, le debe todo a aquel de quien tiene todo lo que tiene, y debe gloriarse sólo en él y no en sí mismo.

(7.- Pero aquellos que insisten en creer no solo en la elección absoluta [es decir, incondicional] de ciertos hombres individuales a la salvación eterna, sino también en la reprobación de la mayor parte de todos los demás a las torturas eternas [es decir, el calvinismo supralapsario, que fue condenado como herejía, y sus defensores anatematizados, en el Segundo Concilio de Orange en 529 EC], considerando ambas como irrevocables, y enseñando que esto es así con respecto a cada persona individual por su nombre desde toda la eternidad, no solo invierten el orden natural de las cosas, sino que también niegan el verdadero propósito de la creación y quitan claramente la capacidad nativa resultante de esta obra, es decir, de obligar al hombre a obedecer a Dios en todas las cosas.

Porque Dios no puede exigir que un hombre se despoje por completo del ejercicio de su libertad que recibió en la creación y se prive de diversos placeres, y en todas las cosas se someta a un mayor trabajo y dificultad si ya, de antemano, y sin ninguna culpa anterior propia, Dios ha decidido infligir sobre él un mal mucho mayor y más grave que el bien que le dio a través de la creación [el libre albedrío]; ni le otorgó Dios ese bien temporal al hombre para poder más adelante, y bajo algún pretexto, infligir sobre él un mal eterno y verdaderamente lamentable que ya estaba absolutamente predestinado para él desde antes de su nacimiento. Y tampoco un hombre ahora está obligado a obedecerle con justicia a Aquel que antes de ser desobediente, y de hecho antes de poder obedecer, lo destinó fatalmente a este mal eterno.

Además, los autores de este dictamen no sólo hacen a Dios necio sino también al más injusto, que ciertamente destina al que aún no existe (sobre todo de aquel cuyo ser no es más que decretado) a la vida o muerte eterna, y en consecuencia convierte a Dios en el verdadero autor del pecado. Porque si Dios, como les gusta decir, ha predestinado [es decir, elegido incondicionalmente] a su criatura inocente a una destrucción eterna y verdaderamente horrenda, también es necesario que lo haya destinado también al pecado, porque donde no hay pecado ni transgresión no puede haber lugar para el castigo o la perdición penal [cf. Rom. 5:13], ni un destino justo o fecha alguna para ningún castigo, mucho menos para los tormentos eternos y el llanto eterno e interminable. Por lo tanto, de acuerdo con ellos, incluso Dios mismo, más propiamente, y por Su primera intención, sería la causa más verdadera del pecado, porque Él es la única causa de destino tanto para la destrucción como para el pecado.

Tampoco puede ahora un hombre ser justamente castigado por tal pecado al que estaba absolutamente [es decir, incondicionalmente] y divinamente destinado y, en consecuencia, al cual, al final, fue obligado por la más poderosa voluntad o decreto y ordenación de Dios.

𝗕𝗜𝗕𝗟𝗜𝗢𝗚𝗥𝗔𝗙Í𝗔:
𝘛𝘩𝘦 𝘈𝘳𝘮𝘪𝘯𝘪𝘢𝘯 𝘊𝘰𝘯𝘧𝘦𝘴𝘴𝘪𝘰𝘯 𝘰𝘧 1621 (𝘌𝘶𝘨𝘦𝘯𝘦: 𝘗𝘪𝘤𝘬𝘸𝘪𝘤𝘬 𝘗𝘶𝘣𝘭𝘪𝘤𝘢𝘵𝘪𝘰𝘯𝘴, 2005)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s