Arminianismo Clásico, Arminianismo Reformado, Calvinismo

¿De quién depende mi salvación?

Por Fernando E. Alvarado.

INTRODUCCIÓN

Por años los calvinistas han acusado a los arminianos de promover una forma de salvación basada en obras o enfocada en la propia habilidad del hombre para salvarse a sí mismo. Dicha crítica, muy común en círculos calvinistas, es tanto falsa como maliciosa, y nace de la falta de la ignorancia y falta de comprensión que los calvinistas tienen de nuestras doctrinas. Tal caricaturización del arminianismo busca convencer a los indecisos teológicamente que nosotros, los arminianos, no podemos experimentar la seguridad de nuestra salvación, ya que no puede haber seguridad si la causa última de nuestra redención se encuentra en nosotros mismos. El calvinista cree que la doctrina arminiana destruye el fundamento bíblico de la seguridad de la salvación.  ¿Por qué? Porque ellos afirman erróneamente que nosotros los arminianos creemos que nuestra salvación no depende de lo que Cristo hizo por nosotros, sino de lo que posteriormente nosotros hacemos por nosotros mismos. Esto es falso. Los arminianos no creemos tal cosa. Tales afirmaciones representan solo uno de los muchos puntos en los cuales los calvinistas tergiversan la teología arminiana.

ATRAPADO 1

EJERCER FE ES UN ACTO DE DEPENDENCIA

Afirmar, como hacen los calvinistas, que el arminianismo cree que la salvación no depende de Cristo, sino de nosotros, es una mentira descarada. La Biblia enseña claramente que los beneficios de la expiación son recibidos por la fe (Romanos 3:25).  El problema para el calvinista reside en la cuestión de si depende de nosotros poner fe en Cristo (o en su “sangre” como dice Romanos 3:25), o si es Dios, a través de su supuesta gracia irresistible, quien opera en nosotros y nos obliga a creer sin tomar en cuenta nuestro albedrío. En la mentalidad reductiva del calvinista, si el ser humano elige libremente (por sí mismo) ejercer fe en Cristo como Salvador, entonces la salvación no dependería de lo que Cristo hizo por nosotros, sino de lo que nosotros hagamos por nosotros mismos.

Pero, ¿En qué sentido poner fe en Cristo y Su expiación es un ejercicio de autodependencia y rechazo de la soberanía de Dios? ¿Realmente no se dan cuenta los calvinistas que es exactamente lo contrario? En pocas palabras, si pudiéramos salvarnos a nosotros mismos, no necesitaríamos confiar en Cristo para salvarnos. Si pudiéramos expiar nuestros propios pecados, no necesitaríamos confiar en Su sangre para recibir los beneficios de Su expiación. De hecho, decir que necesitamos confiar en Cristo para salvarnos es lo mismo que decir que necesitamos “depender” de Él para salvarnos. Confiar en Jesús es un acto de dependencia. Es por eso que la fe es la perfecta condición no meritoria para recibir el regalo de salvación gratuito, no merecido e inmerecido (Romanos 4).

REGALO

 

LA ABSURDA LÓGICA CALVINISTA

Una declaración simple con la que todos los arminianos y calvinistas deberían estar de acuerdo es la siguiente: “Necesitamos confiar en Cristo para salvarnos”. Tal declaración no es nada controvertida, ¿verdad? Ahora hagamos una pregunta simple con respecto a esa declaración: ¿Quién es el autor, o causa determinante, de la salvación en esa declaración? ¿Es el que confía en Cristo? Por supuesto que no. Cristo efectúa la salvación de aquél que cree en Él. Nuevamente, es por eso por lo que necesitamos confiar en Cristo para salvarnos porque no podemos salvarnos a nosotros mismos. Si pudiéramos salvarnos a nosotros mismos, no necesitaríamos confiar en Cristo para salvarnos, ¿verdad? Que necesitamos confiar en Cristo para salvarnos demuestra que somos impotentes para salvarnos a nosotros mismos. Es tan dolorosamente simple y obvio que es difícil entender cómo los calvinistas pueden pasarlo por alto tan fácilmente.

Ahora pensemos: ¿Somos nosotros los responsables de confiar en Cristo? Sí. Pero eso de ninguna manera significa que nos salvemos a nosotros mismos. Todavía es Cristo quien efectúa todo el proceso de la salvación de principio a fin. Confiar en Cristo para salvar depende del poder de Cristo para salvar, no del nuestro. Si dependemos de Cristo para salvarnos al confiar en Él, ¿cómo puede un calvinista no ver cuán falso es afirmar que el arminianismo enseña que la salvación, desde este punto de vista, no depende de lo que Cristo hizo por nosotros, sino de lo que nosotros subsecuentemente hagamos por nosotros mismos? El arminianismo de ninguna manera enseña que la salvación depende de nosotros. Enseña que la salvación depende totalmente de Cristo y de su obra expiatoria en la cruz. Debido a que somos impotentes para salvarnos o para expiarnos, debemos confiar en Él para hacer lo que no podemos hacer por nosotros mismos. El arminianismo no puede ser acusado correctamente de promover la auto salvación o la salvación por obras. Creemos plenamente en la salvación por gracia a través de la fe, mientras rechazamos la idea no bíblica de que, si no se nos hace irresistiblemente confiar en Cristo, esa fe es de alguna manera una “obra”. Pablo (en quien los calvinistas se amparan) no lo creía así, ni la lógica exige tal conclusión. Entonces, ¿por qué los calvinistas persisten en calumniar al arminianismo de tal manera?

Woman giving Christmas gift to beloved

 

LA GRACIA HABILITADORA

Otra razón por la cual las acusaciones de los calvinistas son ridículas podemos hallarla en la doctrina arminiana de la Gracia Habilitadora o Preveniente. En el Arminianismo, ni siquiera podemos confiar en Cristo en primer lugar sin la intervención previa de la gracia habilitadora de Dios para vencer nuestra depravación y hacer posible la fe. No solo necesitamos confiar en Cristo para salvarnos (demostrando que somos impotentes para salvarnos a nosotros mismos), sino que también dependemos completamente de Su gracia para poder confiar en Él para salvarnos. Por lo tanto, la acusación del calvinismo contra el arminianismo es completamente carente de fundamento.

La causa primera y última de nuestra redención no se encuentra en nosotros, se encuentra en Cristo, por lo que debemos confiar en Cristo para redimirnos. Él es el alfa y la Omega de nuestra salvación (Efesios 2:8-9, Judas 1:24, Filipenses 1:6, 2:13). Lo que los calvinistas se rehúsan a entender es que el hecho de que necesitemos confiar en Cristo para redimirnos de ninguna manera significa que somos la causa de la redención. Es como decir que, si recibimos un obsequio, totalmente gratuito e inmerecido, de alguien (aunque igualmente podríamos haber rechazado el obsequio) entonces somos de alguna manera la “causa última” del obsequio. Recibir libremente un regalo de alguien no significa que lo hayamos ganado. No significa que hayamos comprado el regalo. No significa que hayamos contribuido al regalo. No significa que hayamos causado el regalo, y ciertamente no significa que nos hayamos dado el regalo a nosotros mismos. Todo eso es claramente absurdo y, sin embargo, ese absurdo forma la base de este argumento calvinista contra el arminianismo. Detrás de este argumento también se encuentra la extraña suposición de que un regalo no puede ser realmente un regalo a menos que se entregue de manera irresistible o incondicional (es decir, que te obliguen a aceptarlo). Es realmente difícil entender por qué tantos calvinistas (aparentemente inteligentes) todavía encuentran convincente esta línea de razonamiento.

bible-verses-about-hope

CONCLUSIÓN

Entonces, ¿De quién depende nuestra salvación eterna? Ciertamente no de nosotros; todo depende de Dios: “Por su misericordia y por medio de la fe, ustedes son salvos. No es por nada que ustedes hayan hecho. La salvación es un regalo de Dios y no se obtiene haciendo el bien. Esto es así para que nadie se sienta orgulloso.” (Efesios 2:8-9, NBV). Nuestra capacidad de elegir a Jesús es el resultado de la gracia habilitadora que Dios da primeramente al hombre, la cual compensa los efectos de la caída, y le permite a este decidir aceptar o rechazar a Cristo. Incluso nuestra fe es regalo de Dios: “Como mensajero por la bondad de Dios les advierto que no se consideren mejores de lo que son; valórense según el grado de fe que Dios les ha dado.” (Romanos 1:23, NBV).

En otras palabras, Dios debe hacer algo incluso para posibilitar la elección de la salvación, ya que “las bendiciones de Dios no las obtienen quienes las quieran, ni quienes se esfuercen por obtenerlas. Dependen de que Dios tenga misericordia de ellos.” (Romanos 9:16, NBV). Nunca son nuestras obras ni mucho menos nuestra voluntad sola la que nos salva, pues aún esta necesita ser influida por la gracia o jamás elegiría a Dios por su propia cuenta ya que “es Dios el que les da a ustedes el deseo de cumplir su voluntad y de que la lleven a cabo.” (Filipenses 2:13, NBV). ¿Lo comprendemos? ¡Ni siquiera tendríamos el deseo de creer, ni mucho menos de hacer la voluntad de Dios sin auxilio de la gracia! Cuando algo bueno hacemos, cuando creemos, cuando hacemos la voluntad de Dios ¡Es la gracia operando a través de nosotros! El gran apóstol Pablo tuvo que admitir que todos sus logros no eran suyos, sino producto de la gracia: “Pero lo que soy, lo soy por la gracia de Dios. Y su gracia no ha sido en vano, porque he trabajado más que todos ellos, si bien es cierto que no he sido yo, sino la gracia de Dios que ha obrado por medio de mí.” (1 Corintios 15:10, NBV). Todas estas preciosas verdades de la gracia son creídas por nosotros los arminianos ¿Cuál es la intención oculta, entonces, tras la falsa acusación de los calvinistas sobre nuestra doctrina? ¡Puro sectarismo religioso!

El ser humano ha de cumplir su parte en el proceso de salvación, es decir, creer. Cristo mismo lo dijo: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.” (Juan 3:36). Ejercer fe en Cristo para salvación es un acto libre y voluntario, pero jamás representará mérito alguno para el hombre, ni se le considera la causa final y última de la salvación, “En cambio, quien no hace obras para que Dios lo considere bueno, pero cree que Dios lo hace justo por creer, esa fe se le cuenta para declararlo justo.” (Romanos 4:5, NBV). De principio a fin, la salvación es del Señor:

“Pero yo para siempre te rendiré homenaje y te ofreceré sacrificios rituales en agradecimiento por lo que has hecho por mí. Cumpliré las promesas que te hice. ¡Solamente el Señor me puede salvar!”

(Jonás 2:9, NBV)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s