Ministerio, Ministerio Pastoral, Vida Cristiana

¿Divos evangélicos, o siervos de Cristo?

Al enseñar, al hablar o escribir, al ejercer cualquiera de mis dones, debo tener presente que lo hago para servir a otros, como lo hizo Cristo. De hecho, Él mismo dijo que vino para servir, no para ser servido (Marcos 10:45). Cristo vino a servirnos con su muerte, con su sacrificio. Entender que nuestros dones son para servir a los demás, y actuar de esa manera, es una decisión transformadora. Guardará nuestro corazón del orgullo y de creer que estamos aquí para alcanzar renombre, ser famosos, o convertirnos en alguna clase de superestrellas, divas (o divos) de la farándula evangélica.

Dones Espirituales, Ministerios de Misericordia, Neumatología, Pentecostalismo

Charismata | Dones de Servicio

Debemos discernir los diferentes dones que hay en el Cuerpo de Cristo y trabajar juntos, dependiendo los unos de los otros. En este contexto podemos ver la importancia de utilizar nuestros dones de servicio para la gloria de Dios. Estos dones, cuya existencia hemos ignorado en gran parte, tienen mucho que ofrecer al Cuerpo de Cristo y pueden ser de gran bendición para la sociedad y el mundo en general.