Devocional, REFLEXIÓN BÍBLICA

Gira tu rostro hacia el Sol de Justicia

Por: Fernando E. Alvarado

INTRODUCCIÓN

¿Conoces los girasoles? El Helianthus annuus, llamado comúnmente girasol, calom, jáquima, maravilla, mirasol, tlapololote, maíz de teja, acahual​ o flor de escudo, es una planta herbácea anual de la familia de las asteráceas originaria de Centro y Norteamérica y cultivada como alimenticia, oleaginosa y ornamental en todo el mundo. Dicha flor gira siempre buscando la luz solar. Y es por esa razón que es popularmente llamada girasol. Dicha cualidad del girasol es bien conocida, pero ¿Te has preguntado qué le sucedería a la flor si la pusiéramos en un lugar cerrado y oscuro? Seguramente moriría en poco tiempo.

808505

GIRASOLES Y HUMANOS…

Tal cual los girasoles, nuestro cuerpo físico, como toda otra forma de vida en el planeta, también necesita de la energía solar, la luz y el calor, para mantenernos vivos. Pero, no sólo es el cuerpo el que necesita de cuidados para proseguir firme. El espíritu, igualmente, necesita mantener encendida la llama de la fe. Precisa del calor del afecto, de la brisa de la amistad, de la lluvia de las bendiciones que vienen de lo alto. Sin embargo, es necesario que hagamos esfuerzos para respirar el aire puro, por encima de las circunstancias desagradables que nos rodean.

Muchos de nosotros permitimos que los vicios ahoguen nuestras ganas de buscar la luz y nos debilitamos día tras día como una planta mustia y sin vida, y es entonces cuando nos dejamos enredar en el zarzal de la haraganería y la desidia y reclamamos a la suerte sin poner de nuestra parte por salir de esa situación que nos desagrada. Y es allí donde debemos recordar que, al igual que el girasol, para poder crecer de acuerdo a los planes divinos debemos dirigir nuestra mirada al Sol de Justicia, nuestro Señor Jesucristo (Malaquías 4:2). Es al momento de pedir el amparo y la ayuda de Dios, donde recibimos sustento y seguridad.

flor

LA OSCURIDAD ES MUERTE

Pero, ¿Qué sucede con nosotros cuando nos encerramos voluntariamente en la oscuridad del pecado, la depresión y de la melancolía y así permanecemos por voluntad propia? ¿Qué pasa cuando rehuimos dirigir nuestra mirada hacia el Sol de Justicia prefiriendo la oscuridad de este mundo? Pues lo mismo que le sucede al girasol ¡Morimos! Debemos entender que cada uno de nosotros solo podrá encontrar propósito y felicidad real a través del cumplimiento del plan que Dios para su vida, pagando el precio de doblar nuestras rodillas en la intimidad de nuestros hogares y tener esa comunión con nuestro Creador que tanta falta nos hace. Es en la intimidad con Dios, en comunión con Él, que descubriremos su plan para nosotros. Si nos aferramos a la oscuridad, si nos alejamos de la fuente de luz, moriremos.

girasoles

EL GIRASOL HACE SU PARTE… ¿Y TÚ?

Uno de los escritores sagrados dijo: “El Señor llevará a cabo los planes que tiene para mi vida” (Salmo 138:8, NTV). Pero también enfatiza nuestra responsabilidad de buscar el rostro de Dios para que dichos planes se desarrollen plenamente en nuestra vida: “Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo; llámenlo ahora, mientras está cerca. Que los malvados cambien sus caminos y alejen de sí hasta el más mínimo pensamiento de hacer el mal. Que se vuelvan al Señor, para que les tenga misericordia. Sí, vuélvanse a nuestro Dios, porque él perdonará con generosidad. «Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse.” (Isaías 55:6-8, NTV). El girasol nació para ser girasol, ese es su propósito, ese es el plan que para él diseñó su Creador. Pero si se rehusare a ver la luz del sol y se ocultase en la oscuridad, jamás sería lo que fue destinado a ser. Afortunadamente, ¡Eso no pasa! El girasol hace lo que tiene que hacer, siempre buscará con ansias la luz del sol y se orientará hacia ella, pero ¿qué hay de nosotros? ¿hacemos lo mismo? Al igual que el girasol, debemos dirigir nuestra mirada al “único que tiene inmortalidad y habita en luz inaccesible” (1 Timoteo 6:16, LBLA).

Es preciso que seamos como el girasol. Que busquemos siempre la luz, incluso cuando las tinieblas insistan en rodearnos. Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, vino a este mundo a iluminarnos (Juan 1:9. Es su luz la que debemos seguir, su flamante brillo el que debe atraernos. Es su luz admirable la que somos llamados a anunciar (1 Pedro 2:9).

girasoles1

COMO GIRASOLES EN EL JARDÍN DE DIOS

Vuelto a preguntarte: ¿Te has fijado alguna vez cómo el girasol gira su enorme flor hacia el sol? El «girasol» nos da, pues, una enseñanza. El sol es fuente de luz y calor. El girasol lo sabe y lo busca. ¿Por qué nosotros, creados a imagen de Dios, deberíamos ser diferentes en nuestra relación con la fuente de vida? ¿Hacia dónde deberíamos dirigirnos a fin de tener la respuesta a nuestras necesidades? Hacia Dios mismo, por medio de la fe. En efecto, Dios quiere dar luz y calor a cada uno, pero esto sólo es posible si nos volvemos a él por medio de su Hijo Jesucristo. Sí, Jesús vino como la “luz del mundo” (Juan 8:12) para todos los pueblos, luz enviada por Dios, hecha de ese resplandor que es gracia y verdad. Al recibirlo en lo más profundo de nuestro ser, nos transmite la vida de Dios para que gocemos de una nueva relación con nuestro Creador.

Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12). Para no tener que ir a las tinieblas eternas, lejos de Dios, dirijámonos a Jesús. Y nosotros los creyentes, si seguimos a Jesús, caminaremos bajo su luz y seremos testigos de ella. La Biblia dice: “El fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad” (Efesios 5:9). Así como las flores del girasol producen aceite, el creyente que fija su mirada en Dios producirá fruto de bondad, rectitud y verdad. El aceite fresco, útil y benefactor brotará de él para bendición de los que le rodean. Solo tiene que dirigir su mirada siempre hacia Aquel que es la Luz.

girasoles-635x480

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s