Distintivos del Pentecostalismo, Historia del Pentecostalismo, Neopentecostalismo, Pentecostalismo, Pentecostalismo Clásico, REFLEXIÓN BÍBLICA

El entretenimiento en la iglesia como sustituto barato de la impartición del Espíritu Santo

𝑃𝑜𝑟 𝐹𝑒𝑟𝑛𝑎𝑛𝑑𝑜 𝐸. 𝐴𝑙𝑣𝑎𝑟𝑎𝑑𝑜

Como ministros del evangelio, creo que debemos recordar que la cantidad más increíble de amor y gozo que podemos dar a una persona es la verdad del evangelio y la impartición del Espíritu Santo que hace que Jesús cobre vida en nuestros corazones. Tristemente, muchas iglesia soy en día han hecho del “entretenimiento religioso” su único propósito, sustituyendo con ello (o por lo menos intentando imitar) la verdadera manifestación del Espíritu Santo. Muchas son hoy las iglesias y ministros que prefieren entretener a la gente mientras van camino al infierno antes que llamarle al arrepentimiento, a la santidad y al compromiso con Dios por medio de la clara, honesta y confrontativa predicación del Evangelio.

Para ser honesto, disfruto del entretenimiento como cualquiera. He asistido a muchas iglesias “entretenidas”. Una iglesia entretenida con un pastor carismático, que cuenta muchos chistes y que es popular puede atraer a mucha gente. Sin embargo, hay una Escritura que señala el peligro involucrado en ello: “Ellos son del mundo; por eso hablan de lo del mundo, y el mundo los oye.” (1 Juan 4:5). Es natural querer complacer a las personas y hacerlas felices. Una gran multitud tiene la apariencia de éxito, por eso muchos aman congregarse en megaiglesias con servicios de adoración elaborados para ser llamativos, con clubes y programas entretenidos. Sin embargo, Juan nos advirtió que la gente mundana escucha los mensajes mundanos y ama las iglesias que adoptan el mejor estilo del mundo para sus servicios de adoración.

Pero la verdad es esta: Podemos disfrutar de la iglesia, la música y el orador, pero si no experimentamos un toque del Espíritu Santo, nos estamos perdiendo algo vital. Muchas iglesias buscan atraer a la gente a sus servicios de adoración a cualquier costo (incluso sacrificando el decoro, el respeto a Dios, la santidad de la adoración congregacional y hasta las claras enseñanzas bíblicas), bajo el pretexto de que, una vez que ahí, podrán compartir el evangelio con ellos. Mi experiencia con estas iglesias ha sido que hay mucha música maravillosa y un poderoso orador motivador. Aun así, no se ven muchas salvaciones reales, personas llenas del Espíritu Santo o cautivos liberados y corazones quebrantados sanados (Lucas 4:18). Hay edificios llenos, gente entretenida, pero falta evidencia de milagros, sanidad divina y palabras proféticas edificantes.

Ser creativos en nuestra evangelización, innovar en métodos para alcanzar a los perdidos, incluso salirnos de viejos esquemas y adaptar nuestros métodos a las nuevas generaciones está bien, siempre y cuando la iglesia no abandone el evangelio de Jesucristo, el bautismo del Espíritu Santo y la manifestación de los dones del Espíritu Santo. Ese es el mandato del Nuevo Testamento que todos tenemos, y es crítico si las vidas van a ser cambiadas, sanadas y bendecidas. Todas estas cosas glorifican el nombre de Jesucristo. La iglesia de hoy debe seguir el claro ejemplo de la iglesia primitiva en el libro de los Hechos. Impactará a todos, y la iglesia crecerá a medida que Dios toque a su pueblo. La Biblia nos dio el plan, y depende de nosotros implementarlo.

Si eres un líder, ora antes de cada servicio por la dirección del Señor. Después de todo, es Su iglesia y Su pueblo. Luego invita al Espíritu Santo a que venga y dale tiempo. He experimentado innumerables servicios donde el Espíritu Santo fue recibido activamente y se le permitió moverse. El resultado es la promesa bíblica: «Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.» (Efesios 3:20). ¡Simplemente no hay nada mejor que eso! Lo demás sale sobrando cuando hay poder de lo alto, poder real, presencia real y manifestaciones reales del Espíritu Santo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s