Bautismo en el Espíritu Santo, Pentecostalismo, Pentecostalismo Clásico

¿Yiyismo o pentecostalismo?

Por Fernando E. Alvarado

Sin duda una de las figuras más importantes del pentecostalismo caribeño es Yiye Ávila. Su figura es respetada y ocupa un sitial de honor en el folclore pentecostal caribeño. Su influencia trascendió incluso su natal Puerto Rico para convertirse en un ícono del pentecostalismo en muchos países latinoamericanos. Su predicación y mensajes se caracterizaron por la manifestación de sanidades y milagros, así como por proclamar que la venida de Cristo era inminente. En la mente de muchos cristianos, sobre todo entre aquellos que ven en el pentecostalismo una “herejía destructiva”, las enseñanzas de Yiye Ávila, y Yiye Ávila mismo, son vistos como la expresión casi única y exclusiva del pentecostalismo.

Sus ataques al pentecostalismo, o lo que de él suponen, tienden a girar alrededor de la figura de Ávila y sus enseñanzas particulares (algunas de las cuales no serían aceptadas hoy ni por los mismos pentecostales de forma unánime y otras de las cuales serían completamente rechazadas). Nuestros hermanos que ven en Yiye Ávila el punto débil en el cual enfocar sus ataques sobre el pentecostalismo, olvidan sin duda que el pentecostalismo es mucho más que Yiye Ávila, y que Yiye Ávila no es el pentecostalismo.

UN MINISTERIO DESTACADO

Nacido un 11 de septiembre de 1925 en Camuy, Puerto Rico, José Joaquín Ávila, mejor conocido como Yiye Ávila, llegó a ser, antes de su consagración al ministerio evangelístico, un destacado educador por espacio de 21 años, impartiendo las materias de química y biología.

Yiye fue también un hábil deportista, destacando en el campo de la fisicultura, donde destacó de forma particular al obtener el título de Mr. Puerto Rico para el año 1952 y el título de Mr. Norteamérica en 1954. En el año l967, recibió el llamado de Dios, para que abandonara su profesión como maestro y se dedicara de lleno al ministerio evangelístico.

Durante su primera campaña como evangelista de tiempo completo, y luego de 21 días de ayuno, 2,303 almas aceptaron a Cristo en Levittown de Cataño, Puerto Rico, durante los 14 días que duró la campaña. Durante su segunda campaña en Bayamón, 3,450 almas entregaron su vida a Jesús. Su primer campaña internacional se llevó a cabo en Santo Domingo en 1972, durante la cual 4,972 personas entregaron su vida a Jesús después de un ayuno de 41 días. Sin duda, Yiye fue un grande en su vida devocional. De acuerdo con sus biógrafos:

“Más adelante viajó por diferentes partes del mundo siendo sus campañas más notadas en el 1975 en Chile. En 1976, Chile, Perú y Colombia. En 1977, Chile, Argentina, Colombia y Perú. En 1978, Ecuador, Argentina y Paraguay. En 1979, Estados Unidos de Norte América. En 1980, la mayor parte de Centro América. En 1981, E.U. A. En 1982, Brasil y Paraguay. En 1985, Bolivia. En 1986, México, Chile, Argentina, Puerto Rico y España. En 1987, Nicaragua. En 1988, Puerto Rico, E.U.A. y Canadá. En 1989, República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, E.U. En 1990, Australia, México, Puerto Rico, Washington, Canadá, California. En 1991, Chile, E. U., Ecuador, Chicago, California, Canadá, México. En 1992, Colombia, Panamá, Texas, México, Puerto Rico y Nicaragua. En 1993, Colombia, Santo Domingo, Honduras, Puerto Rico, México, Chicago. En 1994, México, California, Brasil, Venezuela y Puerto Rico. En 1995, comienzan en forma sólida las campañas de los sábados por TV, vía satélite para múltiples países de Latinoamérica y los E.U.”[1]

La grandeza de Yiye Ávila como evangelista y el respaldo divino que le acompañaba es incuestionable. Una cosa es cierta: muchos de aquellos que hoy lo critican jamás podrían igualar sus logros, vida santa, poder de lo alto y entrega al servicio de Dios y del Cuerpo de Cristo. Sin duda Yiye Ávila, a quien muchos calificarían como un iletrado teológicamente, tuvo un impacto mayor e hizo más de lo que nuestros “predicadores expositivos” y de “sana doctrina” que buscan “re-evangelizar Latinoamérica” harán jamás en toda una vida.

LEVANTANDO HOMBRES DE PAJA

Yiye Ávila simplemente no puede pasar desapercibido en Latinoamérica, ni por aquellos que lo aman (algunos casi veneran), ni por aquellos que lo critican y desearían borrar hasta su recuerdo (¿lo odiarán?, espero que no). No es mi intención defender al difundo evangelista puertorriqueño. Yo mismo no concuerdo con todas sus prácticas y enseñanzas. Además, dudo que él necesite ser defendido ahora. Lo que sí quiere dejar en claro es que usar la figura de Yiye Ávila para burlarse del pentecostalismo y afirmar que sus enseñanzas son la “esencia” de la teología pentecostal es una falacia. ¡Yiye Ávila no es el movimiento pentecostal, ni sus prácticas o enseñanzas (a excepción de aquellas que fueron bíblicamente correctas) son autoritativas para nosotros!

Decir que Yiye Ávila representa al pentecostalismo sería como afirmar que John MacArthur es el único representante válido del calvinismo, o que su versión de este debe ser aceptada por todos los calvinistas en cada aspecto ¡Simplemente ridículo! ¿por qué entonces cuando se trata del pentecostalismo nuestros hermanos “que no nos quieren tanto” eligen generalizar y encerrarnos a todos en el mismo estereotipo? Cuando menos esto es malicioso y deshonesto.

¿Qué no les parece como Yiye “hablaba en lenguas”? ¿Qué promovía un emocionalismo desenfrenado y antibíblico? ¿Qué dio profecías falsas? ¿Qué era un legalista por enseñar normas de vestir que hoy son obsoletas? ¿Qué predicaba un sistema de salvación por obras? ¿Qué su escatología era malísima? Bueno, estoy de acuerdo en algunas de esas afirmaciones. Pero de ello dará cuenta (no a nosotros) sino ante Dios por errar o interpretar mal las cosas. En muchos sentidos él fue hijo de su época y su cultura (la característica emotividad caribeña, la poca ilustración pentecostal de su época y la novedad e inmadurez del movimiento pentecostal de esos años). Y no sería el primero que viste el Evangelio con la cultura de su época y le añade normas humanas al Evangelio ¡esto mismo hacen los que quieren “re-evangelizar Latam”! Sólo que su legalismo es en otras áreas, la cultura que importan es la norteamericana y su “salvación por obras” se disfraza como ”perseverancia final de los santos” y probarse a sí mismos que son elegidos a través de una vida austera y enfocada en “la excelencia” y el “soli Deo gloria” (pero claro, ¡ellos no están listos para esta conversación!)

Personalmente, he conocido predicadores de las “doctrinas de la gracia” que son más legalistas que el mismísimo Yiye Ávila y que en nada tienen que envidiarle al más estricto pentecostal. ¡A veces incluso son peores en su legalismo! (¡Sonría que Cristo le ama!)

No, lo que muchos hacen es pelear con un hombre de paja, no con el verdadero pentecostalismo ¡A ese ni siquiera lo conocen! Muchos odian el yiyismo, no el pentecostalismo. ¡Cuándo estudien con seriedad nuestra fe, entonces tomaremos en serio sus críticas! Pero háganlo con el verdadero pentecostalismo, no con caricaturizaciones que ustedes mismos se inventan o producto del folclore local!

¿Desean conocer la diversidad y creencias del pentecostalismo y el movimiento carismático? ¡Lean más que a Yiye Ávila! ¡Los pentecostales no tenemos ahora, ni jamás tendremos un Papa que nos represente! Descubrirán mucho leyendo a personajes como Craig Keener, Wolfgang Vondey, Robert Menzies, Gordon Fee, Stanley Horton y muchos otros en Latinoamérica como Gutierres Fernandes Siquiera, Bernardo Campos, etc. ¡Incluso en filas reformadas podrán hallar testimonio a nuestro favor! Muchos como Wayne Grudem, Sam Storms, Martyn-Lloyd Jones y hasta John Piper parecen haber descubierto lo que los pentecostales venimos diciendo por más de un siglo. Pero claro, esa es la cara del pentecostalismo y el carismatismo que muchos se niegan a ver…

REFERENCIAS:


[1] Véase: Yiye Ávila – Biografía Completa, disponible en: https://espiritusanto.com.ar/yiye-avila-biografia-completa/

1 comentario en “¿Yiyismo o pentecostalismo?”

  1. Gracias Fernando yo fui salvo gracias al mensaje de salvación de yiye avila sin duda el pentecostalismo va mas allá ahí esta yiye ahí esta craig keener etc;
    Por eso afirmar que el pentecostalismo es falso es mentira y por eso no les creo ni les creeré

    Bendiciones

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s