Arminianismo Clásico, Arminianismo Reformado

Confesión Arminiana | Capítulo I

Por Fernando E. Alvarado

Los primeros arminianos, conocidos históricamente como remonstrantes, redactaron una Confesión de Fe en 1621, en los breves años que siguieron a la conclusión del Sínodo de Dort. La Confesión Arminiana de 1621 fue pensada como una declaración de fe concisa y fácilmente comprensible y un correctivo a lo que vieron como las tergiversaciones publicadas en las Actas del Sínodo de Dort. A continuación, presentamos el primer capítulo de dicha Confesión de Fe.

CAPÍTULO 1: SOBRE LA SAGRADA ESCRITURA, SU AUTORIDAD, PERFECCIÓN Y PERSPICUIDAD

1. Quien quiera honrar debidamente a Dios, y cierta e indudablemente obtener la salvación eterna, es necesario, antes que nada, que crea que Dios existe y que es galardonador de los que lo buscan. Por lo tanto, debe ajustarse a la regla y escuadra que le fue dada y prescrita por el mismo Dios verdadero, el legislador supremo, y mantenerse firme en la promesa de la vida eterna mediante una fe indudable.

2. Que Dios es, y que Él ha hablado a los padres a través de los profetas muchas veces y de muchas maneras, y que finalmente en los últimos tiempos ha declarado y manifestado plenamente Su voluntad final a través de Su Hijo unigénito, ha sido atestiguado por tantas y tan grandes pruebas, señales prodigiosas, obras poderosas, distribuciones del Espíritu Santo y otros efectos maravillosos, y la certera predicción de eventos, y los testimonios de hombres dignos de fe, que no hay más certeza, solidez o razonamiento más perfecto que pueda ser dado o deseado con justicia a favor de la fe.

3. Toda declaración de la voluntad divina perteneciente a la religión está contenida en los libros del Antiguo y Nuevo Testamento y, de hecho, auténticamente sólo en los que se llaman canónicos. Y no hay razón justa para dudar de que fueron escritos y respaldados por aquellos hombres que fueron inspirados, instruidos y dirigidos por el Espíritu de Dios. Los del Antiguo Testamento son los cinco libros de Moisés, el libro de Josué, Jueces, Rut, los dos libros de Samuel, dos de los Reyes, dos de las Crónicas (o Paralipomena), Esdras, Nehemías, Ester. Asimismo, Job, los Salmos de David, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, los cuatro profetas mayores, a saber, Isaías, Jeremías, con sus Lamentaciones, Ezequiel y Daniel; los doce profetas menores, a saber, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías.

4. En el Nuevo Testamento están los cuatro evangelistas, Mateo, Marcos, Lucas y Juan; los Hechos de los apóstoles, las epístolas de Pablo, a saber, Romanos, primera y segunda carta a los Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, las dos cartas a los Tesalonicenses, las dos cartas a Timoteo, a Tito, a Filemón; también la Epístola a los Hebreos, una Epístola de Santiago, las dos cartas de Pedro, las tres cartas de Juan, la carta de Judas y, por último, el Apocalipsis.

5. Que todos estos libros, y sin excepción alguna para la mayoría, fueron escritos o aprobados por hombres inspirados, ha sido reconocido en los testimonios y documentos ciertos y evidentes, y fue tan claramente probado, que nada más puede desearse justa o razonablemente. Porque incluso si hubiera dudas sobre algunos de ellos (es decir, si fueron escritos o aprobados por quienes se dice que son sus autores), sin embargo, después de que se ha explorado el asunto y se ha buscado la verdad, se ha demostrado abundantemente que fueron escritos o aprobados verdaderamente por hombres inspirados de autoridad infalible y cuya credibilidad era indudable para todos los creyentes.

6. Además de estos libros llamados Antiguo Testamento, también hay otros que durante mucho tiempo han sido estimados por muchos, comúnmente llamados Apócrifos. Aunque no son válidos para confirmar doctrinas de fe, sí son útiles (algunos más, otros menos) y generalmente se leen en la iglesia para perfeccionar la fe y la vida; tales son Tobías, Judit, Baruc, Sabiduría, Eclesiástico, tercero y cuarto de Esdras, los tres libros de los Macabeos y algunas adiciones a Ester y Daniel, que son comúnmente conocidos.

7. Que la doctrina contenida en los libros del Nuevo Testamento (mediante los cuales también se establece y confirma abundantemente la verdad y la dignidad del Antiguo Testamento) es completamente verdadera y divina, no solo se prueba por haber sido escrita o aprobada por aquellos hombres inspirados a quien nombramos antes, y entregado a la iglesia, ni de que sea confirmado y establecido por varios e innumerables milagros, y por hechos, señales y prodigios que superan toda sabiduría y poder humano y angelical, y aún más por la gloriosa resurrección de entre los muertos de su primer autor, nuestro Señor Jesucristo, y su exaltación afirmada por numerosos testimonios y documentos irrefutables. Pero principalmente porque contiene mandamientos más perfectos, justos y santos de lo que nadie podría haber ideado, y promesas tan excelentes que ni una mente humana ni una angelical podrían concebir algo más digno de Dios.

Agrega no poco peso a la admirabilidad y eficacia de su doctrina que un enemigo de la carne tan poco complaciente fue escrito por tan pocos apóstoles, hombres sencillos y débiles, libres no solo del delito de falsificación, sino también indigno de sospecha, sin la protección de la elocuencia mundana, sin renombre de los escritos de la autoridad humana; sin fuerza, sin armas, solo por la persuasión de razones y argumentos y la demostración del Espíritu, igualmente hombres armados meramente de inocencia, santidad de vida y paciencia.

En el menor tiempo y en todos los lugares (aunque con la oposición de todo el reino satánico y casi todo el mundo) se diseminó asombrosamente, y así se esparció dondequiera que uno pudiera mirar, de modo que innumerables miríadas de hombres, de todos los rangos, clases y condiciones, no solo de hombres ignorantes, sino también de no pocos de los más eruditos y sabios, que abandonaron sus antiguos ritos y religiones en los que nacieron y se educaron, sin ninguna esperanza de ventaja terrenal (de hecho, con cierta expectativa de cruz, deshonra, y todos los peligros) se adhirieron a ella con la mayor insistencia. Así, todas las demás religiones, aunque apoyadas en todas partes por la protección humana, se desvanecieron al surgir su resplandor, excepto el judaísmo porque era de Dios.

8. Incluso si la iglesia primitiva, aquella que existió en los días de los apóstoles, la cual pudo saber con la mayor verdad, con toda certeza (e indudablemente sabía) que estos libros fueron escritos o al menos aprobados por los apóstoles, aún si ellos hubiesen podido transmitirnos personalmente el conocimiento de este asunto a nosotros y dejárnoslo como un fideicomiso, aún así sostendríamos que estos libros son verdaderos e inspirados, no porque la iglesia primitiva los ha decretado verdaderos, sino por su juicio inquebrantable, y porque contienen en ellos significados inspirados, y porque su autoridad infalible ha decretado que sean tenidos como tales.

Primero, no era necesario que la iglesia por su juicio definiera y por su autoridad estableciera que aquellos libros que fueron escritos o aprobados por los apóstoles eran verdaderos e inspirados. Tanto antes como después de toda esta forma de juicio, esto era completamente cierto e indudable para todos los cristianos, tanto en general como en particular, precisamente porque, tan pronto como uno de ellos supiera que algo estaba escrito o aprobado por los apóstoles, podía y debería haber sabido que era verdadero e inspirado. No necesitaba ningún otro juicio o decisión en el caso. En consecuencia, tampoco podría ser suficiente tal juicio de la iglesia, cuando de hecho la iglesia no es algo que tenga tal autoridad para hacer el juicio por sí misma, a menos que primero uno esté seguro y convencido de que esos libros de los cuales se dice que han sido autorizados por la iglesia, sean verdaderos y divinos. Y no se puede saber o establecer con certeza que ninguna iglesia es la verdadera iglesia de Cristo, y a menos que lo que esté contenido en estos libros ya sea previamente cierto y esté fuera de toda duda. Porque es a través de esa fe que la iglesia acepta como válida toda afirmación de ser la iglesia verdadera. Porque si verdaderamente la iglesia primitiva misma no recibió tal autoridad de los apóstoles, ciertamente mucho menos se debe creer que alguna iglesia la recibió, mucho menos debemos creer que dicha autoridad pertenece a cualquier otra iglesia que sucedió a la iglesia primitiva, o a cualquier iglesia hoy.

9. Por tanto, la doctrina contenida en estos libros canónicos es en sí misma auténtica y ciertamente de autoridad divina, e incuestionable, y por razón de la infalible veracidad de Dios, merece enteramente una fe indudable, y en virtud de su poder absoluto y supremo, humilde obediencia de nuestra parte.

Cualquier otra doctrina o tradición, sin embargo, carece de este privilegio de revelación suprema y divina, por lo que no puede por ningún derecho tener igualdad con esa autoridad, mucho menos decretar otra cosa (ya sea contraria o diferente) o por una autoridad usurpada, ordenar que se declare de otra manera lo que está registrado por escrito en estos libros, o que se declare ser creído, bajo el dolor y el peligro de la pérdida de la salvación, ya que Dios no puede contradecirse a sí mismo, de modo que ninguna autoridad humana o angelical, debería equipararse a lo divino.

10. Debido a que la autoridad divina como esta pertenece solo a estos libros, es por lo tanto necesario que las controversias y todos los debates relacionados con la religión sean examinados solo por ellos, como piedras de toque y reglas firmes e inamovibles, y que sean discutidos solo por ellos, y así dejar que las controversias y debates sean solo decididos por Dios y sólo Jesucristo como el único juez supremo e infalible. Porque no debe suponerse que Dios quiso en lo más mínimo que fueran decididos por cualquier derecho judicial o autoritativo, por algún juez visible y ordinario hablando en la iglesia, ya que le ha agradado dejarnos, no un juicio forzado, sino una regla en Su Palabra tan directa o incluso dirigida.

Pero en ninguna parte indicó que debería haber un juez infalible siempre hablando en la iglesia [como el Papa Católico Romano], ni ha designado en Su Palabra a nadie para serlo perpetuamente. Pero Él ha mandado expresamente a todos por igual que examinen sus leyes, o juicios y estatutos, para probar los espíritus, si son de Dios, de hecho, para probar todo y retener lo que es bueno, ya que Él ha prometido su gracia y Espíritu Santo a los que escudriñan sus leyes y procuran comprenderlas. Y ha elogiado y alabado singularmente a los que han escudriñado las Escrituras y examinado las controversias de fe por medio de ellas, de hecho, que han juzgado diligentemente esas cosas por la escuadra y la regla de las Escrituras, que fueron dichas por los mismos apóstoles.

11. Por lo tanto, aquellos que otorgan o permiten que se les otorgue, la autoridad incuestionable para juzgar perentoriamente los debates y controversias sobre la fe o la religión, ya sean todos o algunos, ya sea a alguna iglesia determinada, o al sínodo de los eruditos, o a cualquier sociedad humana, o para cualquier persona, que también puede ser impía y profana, como un juez visible y hablante, y que quiere sujetar y atar las conciencias con esta decisión, no se apoyan en la razón firme y menos aún en la autoridad divina. De hecho, debe entenderse que actúan por igual contra uno y otro. Más allá de esto, por esta razón socavaron grandemente y disminuyeron por completo el deber cristiano de escudriñar las Escrituras, probar los espíritus, examinar todas las cosas, etc., lo cual es necesario y útil para las oraciones de los piadosos y la comprensión de las Escrituras.

12. Por tanto, en consideración de esta causa más importante y más justa, no nos permitimos en controversias de religión o preocupaciones sagradas ser presionados por las meras autoridades de los hombres, como las glosas y opiniones de los llamados “padres”, las determinaciones de concilios o sínodos [ciertamente incluido el Sínodo de Dort], artículos de confesiones, las opiniones de teólogos, o las conclusiones de universidades, mucho menos con prácticas antiguas, o con el esplendor y número o multitud de hombres de la misma opinión, o por último por alguna regla largamente observada, etc. Porque tampoco debemos prestar atención a lo que este o aquel maestro de la iglesia o asamblea de maestros ha dicho, por famoso que sea por su conocimiento o santidad, ni a este o aquel sínodo o iglesia particular, pero lo que El que es antes de todos y el único que no puede ni engañar ni ser engañado, nuestro Señor Jesucristo, ha dicho y prescrito en Su Palabra.

13. Tampoco es sorprendente, pues en estos libros se encuentra perfectamente contenida una revelación plena y más que suficiente de todos los misterios de la fe, especialmente aquellos que son simplemente necesarios para que todos y cada uno de los hombres conozcan, crean, esperen y actúen con el fin de obtener la salvación eterna, de modo que no exista un solo artículo, ni siquiera el más pequeño, requerido para un correcto entendimiento de la fe, o una vida agradable a Dios, y absolutamente necesario para cualquier cristiano, que no esté abundantemente contenido en ellos. Sin embargo, en cuanto a las cosas necesarias para la salvación, solo entendemos aquellas cosas sin las cuales sería absolutamente imposible para cualquier hombre obedecer los mandamientos de Jesucristo correctamente y como debe, o confiar firmemente en Sus promesas divinas, y son tales que no pueden ser negados, desconocidos o cuestionados sin la culpa manifiesta de un hombre.

14. Además, la claridad y comprensibilidad de estos libros, aunque son lo suficientemente oscuros en algunos lugares (especialmente para los ignorantes y menos ejercitados) es tan grande, especialmente en los significados necesarios para ser entendidos para la salvación, que todos los lectores, no solo los eruditos, sino también aquellos sin instrucción (pero que están dotados de sentido común y juicio), en la medida de lo posible, podrán seguir su significado, si no se dejan cegar por los prejuicios, la vana confianza u otros afectos corruptos, pero escudriñen piadosa y cuidadosamente la Escritura (que creemos que no sólo está permitida para todos, aunque sean iletrados, ignorantes o laicos, sino también ordenada por Dios), y estudie para familiarizarse con las mismas frases de la Escritura, y que fueron más claras y significativas en la época y el idioma en que se escribieron estos libros. Decimos que tales personas como estas, verdaderamente honestas, enseñables y temerosas de Dios de corazón, son capaces de percibir todo lo que pertenece a la verdadera fe y piedad, no solo las cosas que son necesarias, sino también la razón misma de su necesidad, es decir, perciben realmente y con facilidad que son necesarios y con qué propósito.

15. Pero porque hay muchos, incluso entre los cristianos, que o no leen estos libros en absoluto o no con suficiente atención, ni consideran lo que leen con cuidado y juicio, o no piden con frecuencia y piadosamente la ayuda divina, como corresponde, o bien, empapados de prejuicios, confianza, odio, envidia, ambición u otros sentimientos depravados, están ocupados en la lectura de estos libros y entonces después, en estos mismos libros, se encuentran con algún asunto o frase antigua del período de tiempo de las Escrituras, e igualmente tropos y lenguaje figurativo, que en el tiempo presente nos producen cierta oscuridad y dificultad, y que son tales que a menos que uno esté sólidamente instruido en todo esto, o lleve consigo a la interpretación procesar una mente honesta y muy enseñable, y no traer emociones, pueden ser fácilmente torcidas a un significado incorrecto, de hecho a uno que es perverso y perjudicial para la salvación. De esto surge solo una razón (entre muchas otras) por la cual la interpretación y explicación de las Escrituras puede tener un lugar útil en la iglesia, y de hecho siempre debería estarlo.

16. Pero la mejor interpretación de la Escritura es la que expresa más fielmente el sentido nativo y literal de la misma, o al menos se acerca a ella. Obviamente, solo ella es la verdadera y viva Palabra de Dios, y por ella, como por semilla incorruptible, renacemos a la esperanza de la vida eterna. Sin embargo, llamamos sentido nativo y literal no tanto a lo que las palabras apropiadamente tomadas conllevan (como de hecho ocurre con mayor frecuencia), sino a lo que, aunque no sea favorable para una comprensión rígida de las palabras, concuerde más con la correcta razón y la misma mente e intención de quien pronunció las palabras, ya sea enunciada propia o figurativamente. Porque esto puede y debe ser discernido por el alcance y la ocasión de cualquier pasaje, así como el tema, las cosas que preceden y siguen, así mismo de la comparación con pasajes similares, y de los absurdos palpables que probablemente resulten de él y otros argumentos del mismo tipo, o del juicio de tales cosas.

17. Pero desear obtener una exposición de la verdad de alguna otra fuente, es decir, de cualquier credo de fabricación humana o analogía de fe recibida en este o aquel lugar, o cualquier confesión pública de las iglesias o de los decretos de los concilios, o de tal o cual padre de la iglesia, o de todos ellos en conjunto, es incierto y muchas veces peligroso.

18. Y, sin embargo, no despreciamos fácilmente las piadosas, probables o antiguas interpretaciones recibidas de otros, especialmente de los Padres griegos o latinos. Mucho menos rechazamos con orgullo o arrogancia su consentimiento unánime. Pero eventualmente, y luego modestamente, nos alejamos de ellos si descubrimos en nuestra conciencia que transmiten algo ajeno al verdadero significado de las Escrituras, o contrario a él. Tampoco pensamos por este razonamiento someter a los Padres de la Iglesia a alguna injuria, ya que no solo cada uno de ellos individualmente, sino también la mayoría de ellos, y de hecho todos en conjunto, pueden errar en mucho. Porque ellos mismos admiten voluntariamente esto de común acuerdo, y prohíben elocuentemente que sus escritos sean simplemente creídos, pero desean que al final sean probados por nosotros hasta qué punto están de acuerdo con las Sagradas Escrituras, y por el contrario, que los rechacemos libremente en la medida en que no estén de acuerdo con lo misma.

BIBLIOGRAFÍA:

  • The Arminian Confession of 1621 (Eugene: Pickwick Publications, 2005).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s