Sin categoría

Confesión Arminiana | Capítulo II

Por Fernando E. Alvarado

Los primeros arminianos, conocidos históricamente como remonstrantes, redactaron una Confesión de Fe en 1621, en los breves años que siguieron a la conclusión del Sínodo de Dort. La Confesión Arminiana de 1621 fue pensada como una declaración de fe concisa y fácilmente comprensible y un correctivo a lo que vieron como las tergiversaciones publicadas en las Actas del Sínodo de Dort. A continuación, presentamos el segundo capítulo de dicha Confesión de Fe.

CAPÍTULO 2: SOBRE EL CONOCIMIENTO DE LA ESENCIA DE DIOS

1. Además, toda nuestra religión contenida en estos libros sagrados (la Biblia) se puede resumir en el conocimiento correcto del único Dios verdadero y Jesucristo, el mediador a quien ha enviado, y en una adoración legítima de ambos, bajo la esperanza de vida eterna e inmortal, después de la muerte, ciertamente obtenido en el cielo según la promesa gratuita de la misma.

2. Pero para que Dios sea correctamente conocido y adorado piadosamente de acuerdo con las Escrituras, debemos considerar tres cosas y necesariamente tenerlas en cuenta: Su naturaleza, obras y voluntad. Por la naturaleza de Dios, podemos entender correctamente que en sí mismo es digno de ser adorado por nosotros. Por sus obras, podemos saber verdaderamente que Él puede exigirnos con toda razón y justicia cualquier tipo de adoración que desee. Finalmente, por Su voluntad, podemos estar convencidos de que Él desea ser adorado por nosotros, y al mismo tiempo se puede saber de qué manera Él desea, y debe ser adorado, para que uno pueda ciertamente esperar la salvación eterna de Él.

Sin embargo, no es necesario saber todo lo concerniente a la naturaleza y las obras de Dios en todos los aspectos (al menos lo que pertenece a la esencia divina y todos los modos de su funcionamiento y tipos de operaciones, mucho menos todas aquellas cosas que ya sea de acuerdo con las opiniones hipotéticas y engañosas de las escuelas, o el probable discurso de la razón, son habitualmente afirmadas por ellas, pero sólo aquellas sin las cuales la voluntad divina, revelada en las Escrituras, no puede ser entendida o atendida correctamente por nosotros), ya que a lo largo de la Escritura se dice que sólo los que obedecen la voluntad divina y sirven a sus mandamientos conocen verdaderamente a Dios, y por el contrario, los que no le obedecen no conocen a Dios.

De hecho, eso solo merece ser llamado el conocimiento salvador de Dios que se une a la práctica de la piedad. Sin duda, otras cosas relacionadas con esto son más o menos útiles, ya sea para promover la piedad o para comprender mejor y resolver con éxito cualquier controversia religiosa que pueda ocurrir, sin embargo, no deben considerarse como doctrinas de fe necesarias que no pueden ignorarse sin la pérdida de la salvación.

3. Con respecto a lo que pertenece a la naturaleza de Dios, la Escritura nos presenta a Dios bajo una doble consideración: (i) Absoluta y generalmente en Sus atributos esenciales, es decir, por medio de los cuales nos revela Su naturaleza espiritual y gloriosa majestad común a personas distintas, en la medida en que sea suficiente para nuestra fe y salvación en esta vida; (ii) distintiva y relativamente en el misterio de la Santísima Trinidad, que concierne a la condición interior y recíproca de las personas entre sí y a su propia división.

4. Los siguientes son esos atributos, en la medida en que necesariamente pertenecen a Su naturaleza.

I.- Dios es uno, en el sentido de que Él está solo, sin asociado, supremo y alto, que no tiene a nadie delante de Él ni por encima de Él de quien dependa para ser, querer o actuar, sino que Él tiene Su deidad y soberanía divina todo de sí mismo. No hay ni puede haber otro que pueda competir con todos Sus atributos de verdadera deidad. Debido a esta autoridad absolutamente absoluta o poder irresistible, Él puede decidir lo que quiera para todas sus criaturas y bienes, es decir, dar, quitar, preservar, destruir, dar vida, matar, ordenar, prohibir, permitir, castigar, perdonar, aumentar, disminuir, cambiar, traducir, etc., como Él sabe que es apropiado para Su gloria y la salvación de aquellos que son Suyos, y lo ve de acuerdo con Su sabiduría, bondad y justicia.
II.- Él es eterno, porque siempre fue, siempre es, y de igual manera será, sin principio ni fin, ni alteración alguna. De hecho, Él es el único ser que necesariamente vive por naturaleza, o tiene vida e inmortalidad de Sí mismo, y por lo tanto Él es, por sí mismo, eternamente incorruptible e eterno, y en todo sentido inmutable. Finalmente, Él es el autor supremo y único dador de la vida eterna, gentilmente prometida a nosotros en Jesucristo.
III.- Él es infinito e inmenso, porque llena tanto el cielo y la tierra que no puede limitarse a ningún espacio determinado de lugares, ni confinarse dentro de ningún límite, sino que está presente en todas partes en todos los lugares, aunque la mayoría de las veces oculto o remoto, de una manera general e incomprensible. Aun así, de cierta manera específica, Él especialmente, gloriosamente habita en el cielo de los bienaventurados, luego ejerce la especial eficacia de Su gracia en Sus santos, aunque de manera desigual. De aquí los diversos grados de presencia divina se entienden sin dificultad por las diversas cosas de la creación.
IV.- Es omnisciente, y ciertamente de infalible conocimiento, porque no sólo conoce íntimamente absolutamente todo lo que tiene el ser, como ellos son individualmente en sí mismos, sean buenos o malos, pasados, presentes, futuros, igualmente posibles e hipotéticos, incluso los pensamientos más íntimos del corazón, las palabras más secretas, los hechos más ocultos (bajo los cuales también incluiremos asuntos de omisión), pero también porque Él los mantiene más presentes en la memoria y ve todo lo que hacemos, con razón o de otra manera, como si estuviera ante Sus ojos, para que este conocimiento no pueda ser borrado ni por ignorancia ni por olvido, ni por fraude o astucia, ni por ninguna mentira o engaño. Finalmente, Él sabe muy sabiamente cómo ordenar, disponer, dirigir y administrar todas las cosas, y así perpetuamente.
V.- Su voluntad es completamente libre, porque no puede ser forzado a querer, rechazar o permitir nada ni por la necesidad interna de Su naturaleza, ni por el poder externo, ya sea de alguna fuerza o la eficacia de un objeto que esté fuera de Él, o pueda llegar a estarlo. Sin embargo, de acuerdo con Su más libre juicio o el mero consejo de Su voluntad y beneplácito, Él se extiende a sí mismo, ya sea para querer, rechazar o permitir que sucedan todas las cosas. Y en verdad todo lo bueno lo quiere tanto que también lo aprueba y lo busca.
Algunas cosas también las ordena, aconseja y desea, efectuándolas siempre a su manera. Pero Él verdaderamente no quiere que ocurran las cosas malas o los pecados (es decir, no solo la maldad en sí, sino también los actos viciosos, en la medida en que la maldad o la culpa necesariamente se adhieren a ellos, ya sea en sí mismos o en la ley establecida), sino que odia, hace retroceder, prohíbe, disuade, castiga y muchas veces los inhibe, pero nunca los provoca ni los busca. Sin embargo, Él los permite voluntariamente no porque Él quiera que los hagamos o porque ordena eficazmente que se hagan, sino porque Él permite y no obstaculiza el curso de nuestras acciones. Y Él hace esto para no derrocar el orden que una vez fue constituido por Él mismo, de que Él no destruiría ni rescindiría la libertad que le dio a Sus criaturas.
VI.- Él es sumamente bueno, primero en sí mismo, luego para con sus criaturas. Porque no solo es completamente perfecto por naturaleza, y completamente amable, sino que también es muy bondadoso y generoso con sus criaturas, aunque de manera desigual, de hecho, a veces también con los pecadores. Para con sus creyentes, Él es verdaderamente muy misericordioso, gentil, paciente y misericordioso. De hecho, Él está muy dispuesto a comunicarles el bien supremo y eterno, del cual no hay nada mejor ni mayor que ellos puedan desear o tener.
VII.- Él es sumamente justo e imparcial, de justicia y equidad inflexibles, por cuanto siempre ama lo que es justo y ecuánime en nosotros, y odia toda iniquidad. Por eso es llamado “santo” en las Escrituras. Pero también porque nunca causa daño a nadie, y en todas sus obras y juicios (especialmente al hacer leyes, distribuir recompensas e infligir castigos) siempre preserva exactamente la rectitud y la justicia, por las cuales da a cada uno lo que le corresponde, ejerciendo en ello la imparcialidad y la justicia. Finalmente, porque Él es veraz, sincero y de ninguna manera engañoso en Sus palabras, y sumamente fiel y constante en el cumplimiento de Sus convenios y promesas.
VIII.- Es omnipotente, o de poder invencible e insuperable, porque puede hacer lo que quiera, aunque todas las criaturas no lo quieran. De hecho, Él siempre puede hacer más de lo que realmente quiere y, por lo tanto, puede simplemente hacer cualquier cosa que no implique contradicción, es decir, que no sea necesariamente y por sí misma repugnante a la verdad de ciertas cosas, ni a Su propia naturaleza divina.
IX.- Finalmente, Él es sumamente bienaventurado o feliz, y ciertamente de perfecta e incomprensible bienaventuranza, porque posee tanto una naturaleza absoluta en todos los aspectos como una majestad gloriosa en el más alto grado y abunda en los tesoros de todo bien. Tampoco teme ningún mal de nadie, ni requiere ningún bien fuera de sí mismo en ningún momento, sino que concede generosamente lo que le place, ya que Él es la fuente principal y siempre inagotable del bien.

5. Y así concluimos con lo que pertenece a los atributos esenciales de Dios, acerca de los cuales creemos que el conocimiento de todos y cada uno de ellos es muy útil, y, de hecho, en tal medida necesario, de tal manera que sin su conocimiento no podemos adorar correctamente Dios. Porque debido a que Dios es uno, es enteramente justo y necesario para nosotros, que en todos los sentidos dependamos solo de Él con alma y cuerpo como el principal autor de nuestra salvación, y nuevamente de la misma manera, que toda nuestra adoración termine y se concluya solo en Él.

6. Porque Él tiene un poder irresistible y una autoridad suprema, sometámonos a Él con toda humildad como al Rey de reyes y Señor de Señores, quienquiera que seamos o dondequiera que estemos, no juremos por nadie más ni nos sujetemos nadie más que a Él. Oremos continuamente a Él por sus beneficios y otras necesidades, o ciertas cosas útiles para nosotros. Démosle gracias por las cosas recibidas, también soportemos pacientemente con una mente tranquila toda adversidad que Él envíe, y nunca abusemos de nuestra prosperidad ni nos enorgullezcamos.

7. Debido a que Él es eterno e inmutable, con fe resuelta, atrevámonos a aguardar y esperar firmemente el premio de la vida eterna, gentilmente prometido a nosotros por Él en Cristo, y ciertamente creemos que Él nunca en ningún momento demolerá nuestra esperanza de vida eterna, ni permitirá que otros nos la quiten violentamente.

8. Debido a que Él es inmenso y omnipresente, caminemos en todas partes con circunspección, reverencia y cuidado, como a Su vista. Derramemos siempre a Él nuestras oraciones y súplicas, con toda humildad y sumisión, y con la firme confianza de ser escuchados. No pensemos, hablemos ni hagamos nada que no sea serio, grave y digno de la presencia de una deidad tan grande.

9. Porque él es de conocimiento infalible, vivamos sin culpa y con sinceridad y caminemos prudentemente ante Él. Deseemos poner a prueba nuestros pensamientos, palabras y acciones por Él. Encomendamos continuamente a Él nuestra buena causa. Ofrezcamos con confianza nuestras oraciones, gemidos y suspiros. Y finalmente, estemos completamente persuadidos de que Él siempre se preocupa por nosotros y todas nuestras preocupaciones.

10. Debido a que Él tiene el más libre poder y voluntad, cualquier cosa buena que tengamos, ya sea en común con otros o en privado ante otros hombres o personas (físicas o espirituales), atribuyámosla a Su sola liberalidad espontánea y generosidad más libre. Busquemos siempre con diligencia y seriedad Su gracia y favor y busquemos con cuidado retenerlos. Intercedamos humildemente contra Sus castigos y amenazas y no juzguemos por nuestras propias percepciones todo lo que Él mismo haga, o permita que lo hagan otros, o quiera que hagamos nosotros, sino respetémoslo siempre devotamente como procedente de su mejor y más grande libre voluntad.

11. Porque Él es el mejor y más generoso, amémosle y deleitémonos en Él con todo nuestro corazón, alma y todas nuestras fuerzas. Confiemos con valentía en Sus promesas e imploremos confiadamente Su gracia y misericordia. Con gusto y entusiasmo amoldémonos a Su más bondadosa voluntad, incluso bajo la cruz, y obedeciéndole siempre y en todo lugar.

12. Debido a Su imparcialidad y justicia inquebrantables, y también a la verdad, nunca murmuremos contra Sus mandamientos, pruebas, visitas, castigos, permitir los males, etc., y nunca en ningún momento dudemos de Sus promesas y advertencias y Su otros dichos. Y porque Él es el más santo, imitémoslo también en una búsqueda seria y en el ejercicio de la santidad.

13. Porque Él es de un poder insuperable, temamos a Aquel que puede arrojarnos en cuerpo y alma al Gehena [el lugar de los muertos, el infierno], y temamos Su terrible ira, y temamos seriamente los males y castigos con los cuales verdaderamente nos amenaza. Busquemos las cosas buenas que Él promete, con fe firme e indudable. Por último, mientras sirvamos a Cristo, no temamos mucho la fuerza y ​​el poder del diablo, la muerte, el infierno, los tiranos o cualquier otro enemigo, ni cometamos jamás por ellos nada indigno del nombre de Cristo.

14. Porque Él es sumamente bendito, y ciertamente de perfecta bienaventuranza y gloriosa majestad, aspiremos cuidadosamente a participar en Su gloria y gozo según nuestra medida, y por lo tanto deseemos estar perfectamente unidos con Él después de esta vida, para verlo cara a cara y desear ser bendecidos y satisfechos con la plenitud de Su casa y de toda la bondad del cielo, y apoyados en este deseo y esperanza inquebrantable, hagamos sinceramente todo lo que Él manda. Huyamos con cuidado de aquellas cosas que Él prohíbe. Por último, soportemos con valentía todo lo que Él quiere que llevemos, incluso si se trata de las angustias más amargas y las muertes más vergonzosas soportadas por Su nombre. Y así la naturaleza de Dios ha sido considerada común y absolutamente.

BIBLIOGRAFÍA:

The Arminian Confession of 1621 (Eugene: Pickwick Publications, 2005).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s