Arminianismo Clásico, Calvinismo

La Expiación Ilimitada en los escritos de Juan

Por: Fernando E. Alvarado.

 

INTRODUCCIÓN

La doctrina cristiana de la expiación de Jesucristo es sin duda una cuestión primordial en el plan de salvación. La doctrina cristiana de la expiación afirma que Cristo es la satisfacción y reparación del pecado de la humanidad ante Dios. Cristo hace posible la reconciliación entre el hombre y Dios gracias a su muerte sustitutiva, a través de la cual cargó con nuestros pecados y el castigo debido por los mismos (1 Pedro 2:24; Hebreos 9:28). Algunos cristianos sugieren erróneamente que Cristo simplemente llevó el castigo del hombre y no sus pecados reales. Sin embargo, tal afirmación resulta bíblicamente insostenible. La Biblia afirma claramente que Cristo cargó con los pecados de las personas (Isaías 53: 6, 11, 12), y él cargó con su sufrimiento y castigo; lo cual es visto poderosamente en Isaías 53, donde él experimenta sufrimiento por las transgresiones de su pueblo y Dios carga en él el pecado de todos nosotros. Jesús llevó tanto el castigo como los pecados de todos cuando se convirtió en pecado por causa nuestra (2 Corintios 5:21).

 

EXTENSIÓN DE LA EXPIACIÓN.

Aunque existen diversas teorías en el mundo evangélico sobre la naturaleza de la expiación, basta con decir que la mayoría de los cristianos evangélicos están de acuerdo en que la expiación explica cómo Dios perdona a los pecadores y restaura a los individuos a su relación apropiada con Él a través de la fe. Es por gracia que Dios cancela la deuda pecaminosa en la Cruz a través de Cristo. Dios exuda su amor supremo y su justicia completa hacia la humanidad rebelde al derrotar a la muerte, a Satanás y al pecado en el Calvario.

La extensión de la expiación, sin embargo, es un área que es fuertemente debatida entre los calvinistas y los arminianos. Esto se debe a que muchos calvinistas sostienen lo que se llama expiación limitada (a veces llamada “redención particular”) y dicen que la expiación no solo se aplica, sino que también se pretende, se proporciona, se hace y se extiende a los elegidos, pero no al mundo entero. En otras palabras, Cristo no cargó con los pecados y el castigo de todos; no fue propiciación y rescate por todos. Más bien, él solo soportó y pagó los pecados y el castigo de los elegidos. La extensión solo incluye a aquellos a quienes Dios ha escogido incondicionalmente para salvar, y este es el punto de desacuerdo. ¿Murió Cristo por todo el mundo y su pecado para que la salvación esté disponible para todos? ¿Fue Cristo castigado por los pecados de todas las personas? ¿Fue un rescate por todos? ¿O murió y sufrió el castigo solo por los elegidos, y proporcionó la salvación solo a un grupo selecto?

Vale la pena señalar que los calvinistas no niegan que la muerte de Cristo fue potencialmente suficiente para toda la humanidad. Cristo podría haber muerto por cada persona si quisiera. El aspecto limitado o particular de la expiación, insiste el calvinista, no se debe a alguna falta en la capacidad de la expiación; más bien, es su decisión soberana salvar a quien Él elige, y Él eligió solo expiar a algunos de la raza humana (los elegidos). Como el teólogo calvinista William Shedd escribe: “El Padre Divino, al dar al Hijo Divino como un sacrificio por el pecado, determinó simultáneamente que este sacrificio debería ser apropiado a través de la fe por un número definido de la familia humana.”[1] Hay un número definido de personas, a saber, las elegidas incondicionalmente, para quienes Dios hizo la propiciación. Esta comprensión de la expiación se deriva lógicamente de la visión calvinista de la elección, la predestinación y la gracia. Debe señalarse, sin embargo, que algunos calvinistas, pasados ​​y presentes, han negado este aspecto particular de la soteriología de Calvino: algunos estudiosos incluso argumentan que el mismo Calvino no sostuvo una expiación limitada.[2]

Ahora bien, en la lógica calvinista, Si Dios elige incondicionalmente y si su gracia es irresistible (lo que afirman ambos calvinistas), es lógico (el calvinista argumenta) que la expiación solo se extenderá y se proveerá para los elegidos. No habría ninguna razón para extender o proporcionar expiación a las personas que han sido creadas para la destrucción eterna por Dios. Pero lo que es lógicamente coherente dentro del marco calvinista no es de ninguna manera una garantía de exactitud bíblica. Antes de hacer un resumen sistemático, los datos relevantes deben ser revisados. Mientras leemos los pasajes de la Biblia que tratan este tema, debemos recordar el principal punto de desacuerdo: ¿Cristo murió por todos los hombres? ¿O simplemente murió por los elegidos? ¿Se extiende la expiación a todas las personas, o solo a aquellos que han sido elegidos incondicionalmente? ¿Fue Cristo un rescate y propiciación para todos, o simplemente para los elegidos? También vale la pena hacerse la pregunta: si los autores bíblicos quisieran enseñar una expiación ilimitada, ¿Qué tipo de lenguaje, palabras y frases emplearían?

 

LOS ESCRITOS JOANINOS Y LA EXPIACIÓN ILIMITADA.

Comenzando en el libro de Juan, Jesús es llamado el Cordero de Dios que “quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). De acuerdo con Juan, Jesús, descrito como un cordero sacrificial, vino a esta tierra para quitar el pecado del mundo. Este pasaje sigue los pasos de Juan el Bautista proclamando al Mesías venidero para que todos puedan creer a través de él (Juan 1:7). Como la verdadera Luz, Jesús “ilumina a todo hombre” (Juan 1:9). El alcance universal de la expiación es consistente con la proclamación de que Jesús quitará el pecado del mundo (kósmos). Ahora bien, la palabra “mundo” nunca se usa para denotar a los “elegido”.[3] De hecho, en los escritos de Juan, la palabra kosmos es mencionada 105 veces, siempre para referirse al mundo de los incrédulos que son hostiles a Dios y, sin embargo, son el objeto del amor y la misión de Dios.[4] W.A. Elwell explica: “No hay un solo lugar en todo el Nuevo Testamento donde mundo signifique iglesia o los elegidos.”[5]

En Juan 4:42, los creyentes dicen, “nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.” Esta afirmación se produce después de la historia de Jesús interactuando no solo con una mujer dentro de un sistema patriarcal, sino también con un samaritano despreciado. “Muchos más creyeron” (v. 41) porque vieron que Jesús no solo hablaba la verdad, sino que también interactuaba y cuidaba incluso a los discriminados y marginados. Se dice que Jesús es el Salvador del mundo porque se preocupa por todos y ofrece su agua de vida eterna a quien quiera beberla (v. 14). Él es capaz de ofrecer vida eterna a todos precisamente debido a su muerte subsiguiente, que es de alcance universal.

En escritos posteriores, Juan resalta este mismo punto diciendo que el “Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.” (1 Juan 4:14)”. En 1 Juan, el “mundo” se usa veintitrés veces y siempre es usado como antítesis de la iglesia (creyentes). Así, cuando Juan dice que el Hijo es el Salvador del mundo, explica que la propiciación se hizo para el mundo (1 Juan 2: 2), incluido el “mundo” que no conoce a Dios (1 Juan 3: 1) y que se encuentra en el poder de Satanás (1 Juan 5:19).

En Juan 6, Jesús habla del pan del cielo y de la vida (v. 32, 33) y dice que este pan de Dios “da vida al mundo” (v. 33). Más adelante en el mismo capítulo, Jesús se identifica a sí mismo como el pan vivo y ofrece vida eterna si uno simplemente come el pan (v. 51). Además, concluye el mismo verso diciendo: “el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (v. 51). Obsérvese que este pan, que representa a Jesús, se da para el mundo. Además, se dice que este pan de vida se da (v. 32) incluso a aquellos que luego se alejaron de él y abandonaron su ministerio (v. 66). De hecho, “Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían” (v. 64) y aun así estaba disponible el pan de vida para ellos.

El mundo es así el objeto de los esfuerzos salvíficos de Dios. El pan, que representa el cuerpo de Cristo, se da para el mundo, se aplica a través de comer de él, de creer en Cristo. Debemos tener en cuenta que el pan se entrega a todos, igual que en el desierto con Moisés (Éxodo 16: 4; Números 11: 8); Sin embargo, el pan debe ser recogido y comido. Se hace una provisión universal, con la condición necesaria de recepción para obtener vida. El mero hecho o provisión del pan por sí solo no salva.

El famoso pasaje de Juan 3:16 no debe olvidarse al comprender el alcance de la expiación. Es precisamente porque Dios amó tanto al mundo (kósmos), que dio a Su Hijo. Sería extraño sugerir que la provisión de la salvación es menor que el amor universal de Dios. La lectura natural y correcta es que, debido al amor universal de Dios, hay una provisión universal en Su Hijo, aplicada a los creyentes.

El contexto anterior de Juan 3:16 es ilustrativo al respaldar esta interpretación de la expiación universal. Jesús recuerda y se compara con Moisés levantando a la serpiente en el desierto (Números 21). La conexión con Jesús es sorprendente. La serpiente de bronce hecha por Moisés fue levantada para toda la nación, pero solo los que miraban la serpiente de bronce se beneficiarían. La provisión se hizo para todos, pero no benefició a todos. Jesús hace referencia a este pasaje en Juan 3. Él dice que de la misma manera, como la serpiente de bronce fue levantada, él también debe ser levantado, para que todo aquel que crea en él, tenga vida eterna (Juan 3, 14- 15). Jesús se ofrece a sí mismo como una provisión universal, condicionada a la fe genuina. El amor de Dios por el mundo lo motiva a enviar a su Hijo para que el mundo sea salvo por medio de él (Juan 3:17). Cuando Jesús es elevado como la serpiente de bronce, atrae a “todos los hombres” a sí mismo (Juan 12:32). La expiación se extiende a todo el mundo (kósmos), no solo a los elegidos.

Si hay un versículo que es el más explícito en relación con el alcance de la expiación, es 1 Juan 2: 2. Juan escribe: “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.”. El versículo es tan directo en su enseñanza e implicaciones que uno se pregunta cómo una doctrina de expiación limitada podría sostenerse sobre bases bíblicas. Robert Lightner señala acertadamente: “A uno le resulta difícil imaginar cómo Juan pudo haber sido más claro al afirmar el aspecto universal de la expiación de lo que fue en este pasaje”.[6] Cristo es la propiciación por “nuestros pecados”, es decir, por los creyentes a quienes Juan se dirige; pero también Cristo es la propiciación por los pecados de ” todo el mundo”. El “todo el mundo” del que se habla aquí se refiere inequívocamente al resto del mundo incrédulo aparte de la iglesia. Cuando uno lee la carta de Juan no puede llegar a otra conclusión. Algunos calvinistas argumentan que cuando Juan dice “todo el mundo”, simplemente está hablando del resto de los gentiles y / o judíos elegidos incondicionalmente fuera de su audiencia directa y no literalmente del resto del mundo incrédulo. En la interpretación calvinista Juan no está hablando del resto del mundo; más bien, solo está hablando del resto del cuerpo de creyentes (los electos) de todo el mundo. Esta interpretación se hace para negar el alcance universal de la expiación. Sin embargo, aunque lo dicho por Juan desagrade a los calvinistas Cristo, en términos inequívocos, es el sacrificio expiatorio para todas las personas. El sacrificio expiatorio se extiende tanto para los creyentes como para los incrédulos; para el mundo entero.

La negación de la enseñanza clara en 1 Juan 2: 2 y otros versos que muestran la naturaleza universal de la expiación parecen deberse en gran parte a las presuposiciones calvinistas y a la negativa de estos a reconocer su error teológico. Sin embargo, nadie puede negar que la forma más natural de entender este versículo es considerar que el sacrificio propiciatorio tenía la intención de hacer expiación por los pecados de todo el mundo. Las únicas personas que pensarían de otra manera son las que creen en el calvinismo. No obstante, la única razón para tomar un verso cuyo significado es evidente, y para aplicar una interpretación forzada (es decir, tratar de hacer que se ajuste a la idea de limitación expiación), es más el dogmatismo religioso que un apego sincero a la verdad.

 

CONCLUSIÓN.

El mensaje central del evangelio es que Cristo murió por los pecados de la humanidad (1 Corintios 15: 3; 1 Juan 4:10) y, por lo tanto, se entregó a sí mismo como ofrenda y sacrificio a Dios (Efesios 5: 2; Romanos 8: 3). A través de este sacrificio, Cristo canceló la deuda de la transgresión y se convirtió en pecado por la provisión de justicia para todos (Juan 1:29; Colosenses 2:14; 2 Corintios 5:21). En este gran intercambio, Cristo lleva el pecado de la humanidad e imputa justicia a los fieles (Romanos 3: 21-22; 4: 6, 5:17, 10: 3). Él es, por lo tanto, el sacrificio expiatorio a Dios por los pecados de todo el mundo (1 Juan 2: 2; Hebreos 1: 3) para que, a través de la fe, cualquiera pueda obtener la justicia de Dios (Filipenses 3: 9).

 

REFERENCIAS.

[1] William Shedd, Dogmatic Theology, 475-476.

[2] David Allen, A Biblical-Theological Critique of Five-Point Calvinism, 69-71.

[3] Norman Douty, Did Christ Die Only for the Elect: A Treatise on the Extent of Christ’s Atonement, 39.

[4] Grant Osborne, Perspectives on the Extent of the Atonement: 3 Views, 108.

[5] Evangelical Dictionary of Theology, 116.

[6] Robert Lightner, The Death Christ Died: A Biblical Case for Unlimited Atonement, 81.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s