Arminianismo Clásico, Arminianismo Reformado, Calvinismo

Apostasía de un creyente | La reincidencia

Por Fernando E. Alvarado

La reincidencia se define como la reiteración de una misma culpa o defecto. Como concepto de derecho penal es un agravante de la responsabilidad criminal, aplicado al reo que reincide en cometer un delito análogo a aquel por el que ya ha sido condenado.[1] En un sentido cristiano, tanto la Biblia como la experiencia confirman la posibilidad de una caída de la gracia, sea esta de carácter transitoria o permanente. Dicha caída recibe popularmente el nombre de reincidencia en el pecado.

APOSTASÍA Y REINCIDENCIA EN EL NUEVO TESTAMENTO

El Nuevo Testamento advierte con respecto al pecado de la apostasía y la reincidencia en el pecado y las viejas costumbres pecaminosas. En el Nuevo Testamento un reincidente es aquél que otrora tenía fervor hacia Dios, pero que ahora se ha enfriado (Mateo 24:12); es aquel que antes obedecía la Palabra, pero la mundanalidad y el pecado impidieron el crecimiento y la producción de frutos (Mateo 13:22); es quien otrora puso su mano al arado, pero luego miró hacia atrás al igual que la esposa de Lot (Lucas 9:62), la cual, a pesar de haber sido liberada de Sodoma, en su corazón retornó allí, mirando hacia atrás y pereciendo (Lucas 17:32).

En el Nuevo Testamento el reincidente es aquel que en otro tiempo guardó comunión íntima con el Señor, pero ahora ha perdido contacto con él, y espiritualmente está marchito, es estéril e infecundo y de nada sirve (Juan 15:6); otrora escuchó la voz de la conciencia, pero ahora ha arrojado de sí la brújula que podía marcarle el derrotero, y como resultado de ello, la nave de la fe ha naufragado en los acantilados de la mundanalidad y el pecado (1Timoteo 1:19); en el pasado se sentía feliz de llamarse creyente, pero ahora siente vergüenza de confesar a su Señor (2 Timoteo 1:8; 2:12); otrora estaba libre de la contaminación del mundo, pero ahora ha retornado como “la puerca lavada a revolcarse en el cieno.” (2 Pedro 2:22; Lucas 11:21-26). La reincidencia y la apostasía es, por seguro, el pecado que Pedro tenía en mente cuando escribió:

“Si, habiendo escapado de la contaminación del mundo por haber conocido a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, vuelven a enredarse en ella y son vencidos, terminan en peores condiciones que al principio.  Más les hubiera valido no conocer el camino de la justicia que abandonarlo después de haber conocido el santo mandamiento que se les dio.  En su caso ha sucedido lo que acertadamente afirman estos proverbios: «El perro vuelve a su vómito», y «la puerca lavada, a revolcarse en el lodo».” (2 Pedro 2:20-22, NVI).

¿QUÉ QUISO DECIR PEDRO REALMENTE?

En dichos versículos Pedro describe la apostasía de los falsos maestros anteriormente mencionados en los versículos 1-17. El lenguaje de estos versículos sugiere fuertemente que estos falsos maestros habían sido verdaderos creyentes antes de su completa sumisión a su naturaleza pecaminosa y su deserción de la fe. El Señor los había “comprado” (2 Pedro 2:1, 1 Corintios 6:20; 7:22, 23), pero ellos negaron Su Señorío sometiéndose a su naturaleza pecaminosa (2 Pedro 2:1-22). Ellos habían “dejado el camino recto” y se habían extraviado (2 Pedro 2:15). Judas describe a estos mismos falsos maestros que “convierten la gracia de Dios en libertinaje” como “dos veces muertos” (Judas 1:12) sugiriendo que una vez habían experimentado la vida espiritual.

Pero Pedro no está solo está describiendo el terrible estado de aquellos falsos maestros, sino también de aquellos que han sido engañados por estos falsos maestros. En los versículos 18 y 19 encontramos que estos falsos maestros estaban engañando a los que a duras penas habían escapado de “los que viven en el error”.  El punto importante que destacar en estos versículos es que Pedro está describiendo a los apóstatas, y que, para el apóstol, estos apóstatas habían sido verdaderamente salvados antes de verse “otra vez enredados” en la corrupción de la que habían escapado anteriormente. Pedro deja claro que este “escape” vino por medio del “conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo”. Esto nos obliga a creer que cuando Pedro se refiere a estos apóstatas como los que habían llegado a este “conocimiento de Cristo”, quiere decir que este conocimiento resultó en la salvación. Decir lo contrario sugeriría que hay otros medios, además de la sangre derramada de Jesucristo, por los que un pecador puede escapar de la corrupción del mundo. Tal concepto es ajeno a todo el Nuevo Testamento y es ciertamente ajeno a las palabras inspiradas del apóstol Pedro.

También es significativo que la palabra griega para “conocimiento” utilizada en este pasaje es “epignosis”, la cual es utilizada por los escritores del Nuevo Testamento para hacer referencia a un conocimiento completo y total, en contraste con un conocimiento investigativo o superficial (gnosis). Epignosis, pues, indica “discernimiento completo”[2] y, de acuerdo con los eruditos, dicha palabra puede tomar un sentido casi técnico para describir la conversión al cristianismo”[3], ya que denota conocimiento exacto o completo, discernimiento o reconocimiento. Es en este sentido que se usa en 2 Pedro 1:3, por lo cual no hay duda de que se está describiendo a los verdaderos creyentes. El hecho de que Pedro usara la misma palabra con el mismo objeto (“conocimiento de Él”, “conocimiento de… Jesucristo”) para describir a estos apóstatas sugiere que no estaba describiendo a los falsos conversos en 2:20.

En 2 Pedro 1:1-4 Pedro describe a sus lectores como aquellos que tienen una “fe igualmente preciosa que la nuestra” que han recibido el don de la “vida” y la “piedad” a través del “conocimiento de Aquel que nos ha llamado por su propia gloria y excelencia”. Les dice que es por estos dones de vida, piedad y conocimiento que se han “convertido en partícipes de la naturaleza divina” y han “escapado de la corrupción que hay en el mundo por la lujuria”. Los paralelismos con los descritos en 2:20-22 son notables:

“A través de nuestro conocimiento de él… participar en la naturaleza divina” y “escapado de la corrupción en el mundo …” (1:3, 4)
“…escapó de la corrupción del mundo conociendo a nuestro Señor y Salvador Jesucristo…” (2:20)

HACIENDO UNA MALA EXÉGESIS

Hay muchas razones para pensar que Pedro está describiendo a los creyentes tanto en 1:1-4 como en 2:20. Es una exégesis extremadamente tensa insistir en que aquellos que “participan de la naturaleza divina” y “escaparon de la corrupción del mundo” son de un tipo diferente a los que “escaparon de la corrupción del mundo conociendo a nuestro Señor y Salvador Jesucristo”. Algunos dirán que los descritos en 2:20-22 sólo “parecían” haber escapado de la corrupción en el mundo. Sin embargo, no hay ninguna garantía contextual para esta suposición. Si estos apóstatas sólo “aparentaban” haber escapado de la corrupción en el mundo, entonces ¿qué sentido tiene decir que se han “enredado de nuevo” en estas corrupciones? ¿Puede decirse que un hombre escapa de sus enemigos cuando todavía permanece bajo su poder?

Algunos tratan de evitar las implicaciones de este pasaje poniendo gran énfasis en la naturaleza de los animales descritos en el proverbio dado en el versículo 22, “Les ha sucedido según el verdadero proverbio, ‘Un perro vuelve a su propio vómito’, y, “Una cerda, después de lavarse, vuelve a revolcarse en el lodo.’” Dicen que los descritos en los versículos 20-21 deben ser sólo hipócritas y falsos conversos porque Pedro nunca los describiría como “perros” y “cerdos” si hubieran sido alguna vez “ovejas” de Cristo. Ya que Pedro los describe como perros y cerdos, afirman, debemos estar seguros de que su naturaleza nunca fue cambiada por la verdadera conversión y regeneración. Dicho razonamiento, sin embargo, yerra en un aspecto muy importante.

Aquellos que asumen que la referencia de Pedro a los apóstatas como “perros” o “cerdos” prueba que nunca estuvieron realmente bajo la gracia, no asumen igualmente que la referencia de Jeremías a los hijos de Israel en Judá como “un asno salvaje” prueba que nunca fueron “las ovejas de su pasto”. El vergonzoso epíteto fue aplicado por Jeremías (2:4) sólo después de que el pueblo hubiera abandonado al Señor (2:13; 17:13) y se hubiera desviado en la iniquidad y la idolatría. De la misma manera, es sólo después de que aquellos creyentes han abandonado el camino correcto y se han extraviado que Pedro compara a los apóstatas con los perros y los cerdos.

Ignorar el significado obvio de las declaraciones de Pedro recurriendo a suposiciones arbitrarias sobre su uso de metáforas es, como mínimo, imprudente.[4] Esto, sin embargo, es una práctica común entre los calvinistas. Ellos creen pisar terreno seguro con la afirmación de que las “ovejas” del Señor no pueden dejar de ser nada más que “ovejas”, pero ¿Es realmente así? Multitudes que hoy viven en pecado abierto, construyen sus esperanzas de cielo sobre un error similar; afirmando que un creyente salvo, es siempre salvo. Tales personas ignoran felizmente la verdadera enseñanza bíblica.

Aquellos que intentan mitigar la enseñanza de Pedro sugiriendo que la verdadera naturaleza de la cerda o del perro no ha sido cambiada, y que esto implica que estos falsos maestros apóstatas nunca se regeneraron, están presionando las ilustraciones más allá de lo que pretenden transmitir. En efecto, el proverbio debe ser interpretado por las palabras más claras que les preceden y no al revés. Los párrafos anteriores expresan con precisión lo que los proverbios tenían la intención de transmitir. Necesitamos mirar el lenguaje claro de los pasajes que preceden a este proverbio descriptivo para entender correctamente el significado de Pedro. Es una exégesis desesperada hacer suposiciones basadas en la naturaleza de los animales descritos en el proverbio y luego tratar de leerlos de nuevo en la sencilla enseñanza de los versículos 20 y 21.

La afirmación de que estos “perros” y “cerdos” sólo podían referirse a los que nunca habían sido realmente ovejas, ignora el contexto de todo el capítulo. Trivializa tontamente el hecho de que Pedro describe a estos apóstatas como si hubieran verdaderamente “escapado” de la corrupción del mundo a través del “conocimiento [epignosis] de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” antes de “enredarse de nuevo” en esta corrupción. Ignora además la relevancia exegética de la descripción paralela en 2 Pedro 1:1-4 que utiliza un lenguaje casi idéntico para describir a aquellos “de fe semejante” que son “partícipes de la naturaleza divina”. El uso del proverbio fue para ilustrar aún más el regreso de los apóstatas a la corrupción. Eso es todo lo contrario de demostrar que nunca habían escapado de la corrupción. Así como un perro regresa a aquello de lo que había sido purgado, y un cerdo lavado regresa al fango, así estos apóstatas, después de haber escapado de la corrupción, han regresado de nuevo a esas contaminaciones.

Otros podrían reconocer que estos apóstatas fueron una vez verdaderamente regenerados insistiendo en que sólo perderán las recompensas celestiales y no la salvación; pero ¿Cómo podría entonces Pedro decir de ellos que “sería mejor para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que, habiéndolo conocido, apartarse del santo mandamiento que se les ha entregado”? ¿Cómo podría ser mejor no haber conocido nunca el camino de la justicia y perecer para siempre, que haber conocido el camino de la justicia sólo para perder algunas recompensas celestiales? ¿Creen verdaderamente los defensores de esta posición que los que entran en las alegrías del Cielo con recompensas considerablemente menores están peor que los que sufrirán eternamente en el Infierno?

¿VALE LA PENA DEFENDER UN ERROR?

A pesar de los esfuerzos de algunos por rescatar su teología de la sencilla enseñanza de 2 Pedro 2:20-22, estos pasajes sirven como un claro recordatorio de que aquellos que han llegado a un conocimiento salvador de Jesucristo pueden volver a un estilo de vida de pecado, abandonar su fe y perecer en ese estado de desesperanza. Defender una teología por encima de la clara enseñanza bíblica es algo que simplemente no vale la pena.

Los creyentes hemos sido tomados por la gracia de Dios de en medio de un mundo perdido y oscuro y hemos sido trasladados al reino de la luz admirable. Ahora estamos unidos a Cristo y formamos un nuevo pueblo, una nueva nación sin barreras o límites geográficos; todos los creyentes conformamos el pueblo de Dios y esperamos la consumación de la redención para gozar para siempre de la presencia de nuestro creador y redentor. Tal recompensa, sin embargo, solo está disponible para aquel que persevera. El creyente que reincide en su viejo estilo de vida y cae en apostasía no puede, bajo ninguna circunstancia, confiar en que una vez salvo, siempre será salvo:

“Porque si pecaremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado”. (Hebreos 10:26)

REFERENCIAS:

[1] Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «reincidencia». Diccionario de la lengua española (23.ª edición).

[2] Concordancia Exhaustiva de Strong, #1922

[3] Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, 121.

[4] Robert Shank, Life In The Son, pp. 175, 176.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s