Navidad

¿Es la Navidad un invento de Roma?

Por: Pastor Fernando Ernesto Alvarado.

Antes de apresurarte a llamar pagana la Navidad y a quienes la celebramos, quiero invitarte a examinar la historia. Muchos culpan al emperador Constantino El Grande de haber impuesto la Navidad e introducir una festividad pagana disfrazada dentro del cristianismo ¿Es esto cierto?

CONSTANTINO Y LA NAVIDAD.
Constantino El Grande es probablemente uno de los personajes más controversiales de la historia del cristianismo. Algunos dudan de que haya experimentado una auténtica conversión, mientras otros han llegado a considerarlo el “último de los apóstoles”. Aunque se dice que su madre Elena era una mujer cristiana, Constantino había sido criado dentro de la religión pagana y la adoración al dios Sol (Sol Invictus). La historia narra que tuvo una visión por medio de la cual Dios le hacía el llamado a conquistar el poder absoluto del imperio con el signo de la cruz. Así que en el año 313 d.C. Constantino emitió el edicto de Milán, que ponía fin a la persecución del cristianismo en el imperio. Por este hecho algunos autores atribuyen a la Navidad orígenes paganos. Pero el Edicto no mandó a los cristianos a adorar a Mitra ni al dios Sol, sino que contrapuso la celebración de la Navidad a los cultos paganos. Lo único que hizo el emperador Constantino fue oficializar la fecha de una costumbre ya arraigada entre los cristianos del segundo siglo para comenzar a desmantelar todo el sistema religioso pagano. Constantino hizo lo mismo con el día domingo. Los que sostienen que la Navidad tiene origen pagano, deben entonces hacer la misma afirmación con respecto al día del Señor, celebrado desde el alba del cristianismo pero afirmado también por Constantino. Después de la libertad otorgada a la Iglesia por Constantino con el edicto de Milán de 313, el cristianismo se convierte prácticamente en la única religión del imperio, incluso en Oriente, viéndose entonces con claridad que Constantino no había hecho más que reconocer un hecho consumado y terminar con la ficción del paganismo que estaba en franca decadencia. Si la Navidad se hubiese originado del paganismo, este habría subsistido y fortalecido, pero como el fenómeno fue al revés, fue el culto cristiano el que se fortaleció y expandió.

depositphotos_20829603-stock-photo-a-bronze-statue-of-constantine.jpg

EN VEZ DE ATACAR LA NAVIDAD, DEVOLVÁMOSLE SU ORIGEN Y SIGNIFICADO CRISTIANO.
Nadie puede negar que dentro de las celebraciones navideñas se encuentran prácticas profanas y en ocasiones hasta pecaminosas. Contra estas prácticas resultan legítimas no solamente las críticas, sino la resistencia misma a participar de ellas. Pero de eso a atribuirle orígenes paganos a la Navidad hay una distancia enorme, no solamente de carácter histórico, sino conceptual. La Navidad es absolutamente contraria a las prácticas paganas y, por lo mismo, no participa de su misma naturaleza. Además, el argumento del origen pagano desata un sin número de preguntas para quien lo sostiene. Por ejemplo: ¿Qué hacemos con los nombres de los días de la semana, que tienen orígenes paganos? ¿Qué hacemos con la tradición de soplar las velas del pastel de cumpleaños? ¿Qué hacemos con el hecho de que las argollas de matrimonio datan desde la Roma antigua, Grecia, y hasta el antiguo Egipto? ¿Será que quienes los usan son “paganos”? Incluso, “evangelio” es una palabra que se utilizaba en las culturas antiguas paganas para anunciar la victoria y conquista en una guerra. Entonces, ¿dónde trazaremos la línea?

RECUERDA…
La celebración misma de la Navidad es en sí un recordatorio tangible de que el cristianismo venció a las religiones paganas, no lo opuesto. Si la Navidad se hubiese originado del paganismo, este habría subsistido y fortalecido, pero como el fenómeno fue al revés, fue el culto cristiano el que se fortaleció y expandió.