Devocional

¡Cuida tus ojos!

La enfermedad no está en el aspecto atractivo de la mujer, sino en la vista corrupta de los hombres que quieren apropiarse de ella. Jesús lo expresó con claridad: “... Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón...” (Mateo 5:28) y “...La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas...” (Mateo 6:22). Por eso, “...Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti...” (Mateo 5:29).