ESCATOLOGÍA, Postribulacionismo, Premilenarismo Histórico

Postribulacionismo | Fundamento Histórico

Por Fernando E. Alvarado

“Ahora con respecto a la tribulación de la persecución que caerá sobre la Iglesia por parte del adversario … Eso se refiere a los mil doscientos sesenta días (la mitad de la semana) durante el cual el tirano debe reinar y perseguir a la Iglesia”

Hipólito, n. 170- m. 236

INTRODUCCIÓN

Hace años era un “pretribulacionista”. Mis “héroes de escatología” eran hombres como Charles Ryrie, John Walvoord y W.A. Criswell. De hecho, prácticamente todos los pastores y maestros bíblicos de radio de los que tenía conocimiento también eran pretribulacionistas. Todavía tengo el mayor respeto por estos hombres, a pesar de que he concluido que están equivocados con respecto a sus puntos de vista pretribulacionales. Debo admitir que cuando comencé a darme cuenta de que existía una visión postribulacionista de la segunda venida de Cristo, estaba preocupado. La idea de que la iglesia podría sufrir serias persecuciones y martirios por parte del Anticristo no es nada agradable. Sin embargo, cuando eché un nuevo vistazo a las Escrituras que hablan de la segunda venida de nuestro Señor, me convencí de que mis creencias pretribulacionistas anteriores eran erróneas.

Releí las Escrituras con respecto a su regreso (especialmente Mateo 24, Marcos 13, Lucas 21, Apocalipsis, Daniel, 1 y 2 Tesalonicenses). Mientras leía, traté de mantener una actitud que suponía que no tenía idea de si su venida fue antes o después de la Gran Tribulación. Traté de sacar una conclusión basada en una lectura simple del texto bíblico. Para mí, el efecto fue asombroso. Para ser un pretribulacionista, tenía que estar de acuerdo con ciertas interpretaciones (a veces extrañas y rebuscadas) de ciertas palabras y versos. Fue fácil para mí asumir que estas interpretaciones eran ciertas, porque las había escuchado muy a menudo. Sin embargo, cuando comencé a cuestionarlas, en su mayor parte su naturaleza eisegética[1] se hizo evidente.

Algunos podrían preguntarse ¿por qué Dios permitió que su Palabra se escribiera de tal manera que se pudieran llegar a creencias conflictivas? Ciertamente, Dios pudo haber escrito Su Palabra como un libro de texto teológico sistemático sin margen para malentendidos. Pero creo que no lo hizo por dos razones: Primero, indudablemente se complace cuando Sus hijos usan los recursos que nos ha provisto para cavar y estudiar en Su Palabra. En segundo lugar, nos está dando la oportunidad de amar y ser pacientes con otros creyentes que quizás no vean las cosas de la misma manera que nosotros. Es una oportunidad para que demostremos humildad y rechacemos la arrogancia. Para aquellos que desean estudiar más a fondo, hay numerosos libros postribulacionales disponibles. Lo mejor que he visto es La Iglesia y la Tribulación de Robert H. Gundry.

LA CUESTIÓN PRÁCTICA

Para muchos, la mejor posición a tomar con respecto a la Segunda Venida es esperar que la posición pretribulacional sea correcta. Después de todo, ¿quién quiere entrar en un momento de persecución y martirio? Sin embargo, la cuestión no es qué me agrada más oír, o qué me complacería más que pasara, sino qué dice la Biblia. La falsa esperanza de que no tendremos que enfrentar la persecución puede dejarnos sin preparación para cuando ocurra. Y, ciertamente, es sabio estar preparado. Si nosotros los postribulacionistas estamos equivocados, ¡estemos felices de admitirlo cuando seamos inesperadamente llevados en el rapto pretribulacional! Pero, ¿Qué pasa si nosotros tenemos razón y el rapto secreto pretribulacional es una mentira? ¿reaccionarían igual de felices los millones de creyentes pretribulacionistas engañados? ¿estarían listos para enfrentar la persecución?

La verdad quizá suene dura, y quizá no deseen admitirla, pero si los pretribulacionistas están equivocados, ciertamente no estar preparados para el tiempo de persecución a manos del Anticristo. Un pretribulacionista extremo (es decir, uno que está absolutamente convencido de que no hay forma de que pueda estar equivocado y que los postribulacionistas tengan razón) podría no reconocer la situación en la que se encuentra hasta que sea muy tarde. (“¡Él no puede ser el Anticristo! ¡Me iré antes de que el Anticristo llegue al poder!”) Él podría no estar “observando” de manera muy efectiva, ya que todo lo que estaría observando sería el rapto (creyendo que no hay otros sucesos proféticos que ocurran primero). Y puede no estar preparado espiritual, emocional, mental y físicamente para un momento de prueba ardiente.

A veces, en cierto modo, la posición pretribulacional me parece un poco arrogante. Es casi como decir: “Sí, me doy cuenta de que los cristianos han sufrido mucha persecución y martirio en el pasado, y en algunos lugares lo están haciendo ahora. Y me doy cuenta de que los pobres creyentes que vienen a Cristo durante la tribulación sufrirán horriblemente. Pero nosotros los cristianos suaves y mimados podremos escapar de todos los tiempos difíciles”. Para mí, suena un poco peligroso, sin mencionar que no es bíblico.

LOS PRIMEROS ESCRITORES DE LA IGLESIA ERAN POSTRIBULACIONISTAS

Es significativo que los Padres Ante-Nicenos[2] escribieran todos como postribulacionistas. Anticiparon un momento de gran tribulación que ocurriría antes de la segunda venida. Por ejemplo, Ireneo, en su obra Contra las Herejías, escribió: “Y ellos [hablando de los diez reyes] … darán su reino a la bestia y harán huir a la iglesia”. En la misma obra, escribió: “Pero él [hablando del apóstol Juan, en el libro de Apocalipsis] indica el número del nombre [una referencia a” 666 “en Apocalipsis 13:18] ahora, que cuando este hombre venga podemos evitarlo, sabiendo quién es él”.[3] Claramente Ireneo no esperaba ser raptado antes de la tribulación.

Justino Mártir (en su obra Diálogo contra Trifón) escribe: “El hombre de apostasía [hablando del hombre que llamamos la” bestia “o el” Anticristo “] … se aventurará a hacer actos ilegales en la tierra contra nosotros los cristianos”.[4]

Tertuliano, al comentar 1 Tesalonicenses 4 (a menudo tomado por los pretribulacionistas como una referencia al rapto pretribulacional), identifica ese rapto como el de aquellos que sobrevivieron a las aflicciones del Anticristo: “Ahora el privilegio de este favor [ser arrebatado] espera a aquellos que en la venida del Señor se encuentren en la carne, y que a causa de las opresiones del tiempo del Anticristo, merecen por una muerte instantánea [refiriéndose al “éxtasis”], que se logra mediante un cambio repentino, para calificar para unirse a los santos en ascenso; como él escribe a los Tesalonicenses “. (de“Sobre la resurrección de la carne”)[5]

Hipólito escribió, en su Tratado sobre Cristo y el Anticristo: “Ahora con respecto a la tribulación de la persecución que caerá sobre la Iglesia por parte del adversario … Eso se refiere a los mil doscientos sesenta días (la mitad de la semana) durante el cual el tirano debe reinar y perseguir a la Iglesia “.[6]

La visión pretribulacional de la segunda venida era prácticamente desconocida antes de 1830. (Algunos pretribulacionistas han intentado demostrar que algunos de los primeros escritores cristianos eran pretribulacionales. Para ello, toman los comentarios muy fuera de contexto. Si leyeran las mismas citas en contexto, encontrarían que estos primeros cristianos esperaban que la iglesia atravesara la gran tribulación antes de que ocurriera el “rapto”.

Por ejemplo, el escritor de La Didajé (o Enseñanza de los Doce Apóstoles) escribió: “Vigila por el bien de tu vida. No dejes que tu lámpara se apague, ni tus lomos se suelten; pero prepárate, porque no sabes la hora en que nuestro Señor viene.” Los pretribulacionistas citan esto (¡y cortan la cita aquí!), porque parece que podría estar refiriéndose a un rapto pretribulacional. Pero la cita continúa: “porque todo el tiempo de tu fe no te beneficiará, si no eres perfeccionado en el último tiempo … entonces aparecerá el engañador mundial como el Hijo de Dios, y harás señales y maravillas… Entonces la creación de los hombres entrará en el fuego de la prueba… “[7] ¡Obviamente espera que sus lectores (la iglesia) tengan que soportar la tribulación!

Además, en El pastor de Hermas, leemos: “Si se preparan y se arrepienten con todo su corazón y se vuelven al Señor, les será posible escapar [la gran tribulación]”. Fuera de contexto, dicha afirmación suena pretribulacional (aunque suena un poco como “rapturismo parcial”, la idea de que algunos, pero no todos, de la iglesia serán raptados). Pero, si leemos un poco más allá en el texto, él autor escribe: “Aquellos, por lo tanto, que continúan firmes y son sometidos al fuego [es decir, la gran tribulación], serán purificados por medio de él … Este es el tipo de la gran tribulación que está por venir. Si lo deseas, no será nada [es decir, ‘si estás preparado, no te hará daño en última instancia’] “.[8]

Por supuesto, todos estos escritores eran hombres falibles, y sus escritos no forman parte del canon bíblico. Sin embargo, es improbable que todos los padres de la iglesia primitiva, al unísono, hubieran estado equivocados acerca de esto.

POSTRIBULACIONISTAS CRISTIANOS NOTABLES

El punto de vista pretribulacional ha sido tan frecuente en los círculos evangélicos en los últimos tiempos, que muchos han tenido la idea de que el punto de vista pretribulacional debe ser, por defecto, el punto de vista “ortodoxo”. Pero eso no tiene nada de cierto. El argumento de que “seguramente todos estos predicadores y estudiantes de la Biblia no pueden estar equivocados” puede ser muy poderoso con alguien que siente que no tiene el tiempo o la habilidad para estudiar el tema por sí mismo. Por tal razón, puede ayudar a algunos creyentes modernos darse cuenta de que muchos líderes y académicos cristianos notables han sido postribulacionistas. A continuación, cito algunos (y hay, por supuesto, muchos otros más):

Jay Adams, Randy Alcorn,  Henry Alford, Matthew Arnold, J. Sidlow Baxter,  David Brainerd, F. F. Bruce, John Bunyan, Juan Calvino, B. H. Carroll, William Cowper, John Gill, Robert Gundry, Hank Hanegraaff, Carl F. H. Henry, William Hendriksen, Matthew Henry, Herschell Hobbs,  Adoniram Judson, John Knox, George Eldon Ladd,  Hugh Latimer,  C. S. Lewis, J. B. Lightfoot, Harold Lindsell, C. S. Lovett, Martin Lutero, Walter Martin, Dave McPherson, Jack McAlister, Alexander McLaren, Albert Mohler, Russell Moore, John Warwick Montgomery, Doug Moo, G. Campbell Morgan, H. C. G. Moule, George Mueller, Andrew Murray, Sir Isaac Newton, John Newton, Harold J. Ockenga, J. Edwin Orr, Ian Paisley, John Piper, Bernard Ramm, Paul Rees, A. T. Robertson, Marv Rosenthal, Francis Schaffer, Oswald J. Smith, Charles Spurgeon, John R. W. Stott, A. H. Strong, Merrell Tenny, J. H. Thayer, B. B. Warfield, Isaac Watts, Charles Wesley, John Wesley, George Whitefield, William Wilberforce, Ulrich Zwingli, etc.

Una lista más amplia de eruditos y cristianos destacados que sustentaron creencias postribulacionistas, incluye:

El postribulacionismo no es una doctrina nueva o extraña. Ha sido la fe de la iglesia desde la era apostólica hasta los inicios del protestantismo. Fue apenas en el s. XIX que ciertos sectores del protestantismo comenzaron a desviarse de la fe original, adoptando una interpretación pretribulacional sin fundamento histórico ni bíblico.

Además de la larga lista de prominentes teólogos, pastores y maestros postribulacionistas citada arriba, cabe mencionar que ninguno de los pastores y estudiantes de la Biblia que vivieron antes de 1830 eran pretribulacionistas. Ellos simplemente nunca concibieron la idea de un rapto previo a la tribulación. Las primeras referencias que tenemos a la idea de una venida pretribulacional son de alrededor del año 1830. Antes del surgimiento del dispensacionalismo, los cristianos, de forma unánime, creían que la iglesia tendría que pasar por un momento de gran tribulación.

El primer hombre conocido por haber presentado una visión pretribulacional del regreso de Cristo fue un hombre llamado Edward Irving (1792-1834), y no llegó a tales conclusiones a partir de la Biblia, sino a través de visiones extáticas y supuestas revelaciones, así como por la lectura del trabajo de un sacerdote jesuita llamado Manuel Lacunza, quien escribió la obra “La venida del Mesías en gloria y majestad” bajo el supuesto nombre judío de “Juan Josafat Ben-Ezra”. En 1827 Irving publicó una traducción al inglés de dicho libro, acompañado de un prefacio elocuente. El pretribulacionismo había nacido. Irving fue luego removido de la Iglesia Presbiteriana debido a sus creencias heréticas sobre la naturaleza de Cristo y llegó a ser, más adelante, la figura principal detrás de la fundación de la secta conocida como Irvingitas o Iglesia Católica Apostólica.[9]

¿POR QUÉ ESTUDIAR LOS ORÍGENES?

¿Por qué citar los orígenes antiguos del postribulacionismo? ¿Por qué hablar de la cuestionable historia y surgimiento del pretribulacionismo? Únicamente para beneficio de aquellos que piensan que la posición postribulacional es “extraña” o que piensan que es rechazada por los estudiantes serios de la Biblia. De hecho, la realidad es exactamente lo contrario. Los estudiantes de la Biblia más serios a menudo llegan a una visión postribulacional del regreso de Cristo.

BIBLIOGRAFÍA Y NOTAS:

[1] “Eiségesis” es lo contrario de “exégesis”. Exégesis significa “sacar” (“ex-” = fuera de) el significado de un pasaje de la Escritura mediante un estudio cuidadoso. Eiségesis significa “leer en” (“eis-” = en) un pasaje de la Escritura las ideas preconcebidas del estudiante. La exégesis es buena. Todo estudio bíblico apropiado debe ser “exegético”. La eiségesis, por el contrario, se debe evitar a toda costa. Somos culpables de eiségesis cuando “leemos” en la Escritura nuestras propias opiniones sobre lo que queremos decir.

[2] La expresión “Padres Ante-Nicenos ” es un término usado para referirse a los líderes de la iglesia en el período inmediatamente posterior a los primeros apóstoles, y antes del Concilio de Nicea en el año 325 d. C. De modo que la mayoría de ellos escribió entre el 100 y el 300 d. C.

[3] Irenaeus (2001) [c. 180], citado en Philip Schaff, Ante-Nicene Fathers, Volume I, Against Heresies, Book V, Chapter IX, William B. Eerdmans Publishing Company.

[4] Justino Mártir (1995). Dialogue with Trypho, a Jew (Paul Vincent Spade, trad.)., del texto griego en van Winden, 1971.

[5] Tetullian, On the Resurrection on the Flesh, citado en From Ante-Nicene Fathers, Vol. 3. Edited by Alexander Roberts, James Donaldson, and A. Cleveland Coxe. (Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co., 1885.)

[6] Hipólito, El Anticristo, trad., introd. y notas de Francisco Antonio García Romero, Madrid, Ciudad Nueva (Biblioteca de Patrística 90), 2012.

[7] Schaff, Philip (1885). Oldest church manual called: The teaching of the twelve apostles. New York: Charles Scribners’ sons.

[8] Hermas, El Pastor, Introducción, traducción y notas de Juan José Ayán Calvo, Editorial Ciudad Nueva, Madrid 1995.

[9] Para más información sobre la secta de los irvingitas se recomiendan las siguientes obras: Baxter, Irvingism, in its rise, Progress, and Present State (Londres, 1836); OLIPHANT, Life of Edward Irving (Londres, 1862); BLUNT, Dictionary of Sects (Londres 1874); DAVENPORT, Edward Irving and the Catholic Apostolic Church; HOOK, Church Dictionary (Londres 1887); R. Story, Life of Story (Londres, 1863).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s