Sin categoría

Confesión Arminiana | Capítulo VIII

𝘗𝘰𝘳 𝘍𝘦𝘳𝘯𝘢𝘯𝘥𝘰 𝘌. 𝘈𝘭𝘷𝘢𝘳𝘢𝘥𝘰

Los primeros arminianos, conocidos históricamente como remonstrantes, redactaron una Confesión de Fe en 1621, en los breves años que siguieron a la conclusión del Sínodo de Dort. La Confesión Arminiana de 1621 fue pensada como una declaración de fe concisa y fácilmente comprensible y un correctivo a lo que vieron como las tergiversaciones publicadas en las Actas del Sínodo de Dort. A continuación, presentamos el octavo capítulo de dicha Confesión de Fe.

𝐂𝐀𝐏𝐈𝐓𝐔𝐋𝐎 𝐕𝐈𝐈𝐈 — 𝐒𝐎𝐁𝐑𝐄 𝐋𝐀 𝐎𝐁𝐑𝐀 𝐃𝐄 𝐑𝐄𝐃𝐄𝐍𝐂𝐈𝐎𝐍, 𝐋𝐀 𝐏𝐄𝐑𝐒𝐎𝐍𝐀 𝐘 𝐎𝐅𝐈𝐂𝐈𝐎𝐒 𝐃𝐄 𝐂𝐑𝐈𝐒𝐓𝐎

(1.- Por tanto, al Dios misericordioso le pareció bien, al final de la era o en la plenitud de los tiempos, comenzar y ejecutar debidamente la obra más excelente que Él había conocido de antemano o propuesto en Sí mismo antes de la fundación de la mundo, y [que] en épocas pasadas había indicado bajo varias figuras, sombras y tipos (casi como en un tosco bosquejo), para que pudiera ser visto a distancia y oscuramente conocido por los mortales, a saber, la obra de la Redención o de la nueva creación, por la cual libraría al hombre, hecho responsable de la muerte eterna y la condenación y bajo la miserable esclavitud del pecado, de esa culpa por Su misericordia y gracia solamente, lo restauraría a la esperanza de una vida eterna e inmortal y supliría lo suficiente. poderes, de hecho, sobreabundantes, para sacudir el dominio del pecado y obedecer la voluntad de Dios con todo el corazón.

(2.- Dios llevó a cabo esta obra a través de Su Hijo unigénito, nuestro Señor Jesucristo, a quien envió manifiestamente al mundo, no solo para que Él nos declare abiertamente y de diversas maneras confirme Su voluntad más misericordiosa con respecto a Su vida, otorgando libremente la vida eterna a los pecadores que se arrepienten seriamente y creen verdaderamente, pero también de hecho, para que, en la medida en que esté en Él, Él pueda conducirnos gradualmente a ese fin deseado mediante Su santísima obediencia y la operación eficaz de Su Santo Espíritu.

(3.- Además, todo el conocimiento acerca del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, en la medida en que es realmente necesario para la salvación, está contenido principalmente en dos partes. Porque pertenece en parte a la persona y en parte al oficio. Con respecto a Su persona, Jesucristo es el Dios verdadero y eterno, y al mismo tiempo, verdadero y perfectamente hombre, en una y la misma persona. Porque como el Hijo natural, unigénito y apropiado de Dios, [visto] en 2 Cor. 5:21, 1 Ped. 2:22; 3:18, en la plenitud de los tiempos, mediante la operación del Espíritu Santo, Él fue hecho hombre verdadero y completo y nació de la Virgen María, sin ninguna mancha de pecado.

(4.- Y fue hecho no solo un hombre verdadero o completo con respecto a Su sustancia, que consiste ciertamente en un cuerpo verdaderamente humano y un alma racional, sino también verdaderamente sujeto a las mismas debilidades, pasiones, trabajos, aflicciones, angustias, dolores, dolores, vergüenza, reproche y hasta la muerte, con el mismo propósito de que, siendo en todo semejante a sus hermanos (pero sin pecado), sea un Sumo Sacerdote misericordioso y fiel en lo que pertenece a Dios, para expiar los pecados del pueblo, etc. Y así lo propone el artículo del Credo de los Apóstoles acerca de Cristo Jesús: “Creo en Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, nuestro Señor, que fue concebido por el Espíritu Santo, nacido de la Virgen María.”

(5.- El oficio de Jesucristo es triple: profético, sacerdotal y real, el cual, en parte, lo administró fielmente hace mucho tiempo en este mundo bajo ese estado de humillación y degradación, y ahora también lo administra gloriosamente en el cielo en un estado de gloria y exaltación. Al estado anterior pertenecen los siguientes artículos: “Sufrió bajo Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos”. Por estos, como en ciertos grados, toda la humillación de Jesucristo, que fue consumada gradualmente, se manifestó claramente en Él como nuestro profeta y sacerdote. A estos últimos se les debe referir: “Al tercer día resucitó de entre los muertos, ascendió al cielo, está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso. De allí vendrá a juzgar a vivos y muertos ”. Por estas cosas se describe excelentemente, en parte una cierta preparación a la dignidad real y sacerdotal de Jesucristo y en parte a su dignidad misma en sí mismo, y de la magnífica exhibición de la misma.

(6.- Él ha cumplido por completo Su ministerio profético, no solo cuando nos explicó abiertamente la voluntad de Dios al compartir el Evangelio de la verdadera salvación o la vida eterna después de la muerte a todos los que verdaderamente creen y obedecen, sino también brillantemente confirmado por signos manifiestos y milagros demasiado grandes para ser cuestionados, y también por el ejemplo de su propia obediencia propia, brillantemente confirmada tanto en su vida como en su muerte, y además después de su muerte sólidamente afirmada y probada por varios argumentos durante cuarenta días.

(7.- Su ministerio sacerdotal fue cumplido en tiempos pasados cuando, por mandato del Padre cuya voluntad humildemente soportó, se sometió a la muerte maldita de la cruz por nosotros, y se ofreció a sí mismo a Dios Padre como sacrificio propiciatorio por los pecados de toda la raza humana; aunque inocente, se dejó sacrificar sobre el altar de la cruz. Su ministerio sacerdotal continúa hoy en día, pues desde su resurrección Él se presenta continuamente ante el rostro de Dios en el cielo por el bien de los hombres e intercede de manera eficaz y gloriosa por los creyentes, mostrándose en verdad siempre y en todas partes como un fiel defensor y protector de ellos.

(8.- Su oficio real lo ejerce perpetuamente, ya que, una vez resucitado de la muerte por el Padre y elevado al trono de suprema majestad en el cielo, y puesto a la diestra de Dios en las alturas, y habiendo obtenido todo poder en el cielo y la tierra, gobierna magníficamente en todas partes.

De hecho, Él administra todas las cosas de acuerdo con su propia voluntad, para que en primer lugar considere la seguridad de los creyentes, es decir, porque no solo ha instituido hace mucho tiempo el ministerio del Evangelio para nuestro bien, sino que también lo preserva poderosamente sin interrupciones. contra todo tipo de obstáculos y en ellos todavía ejerce admirablemente Su propia eficacia espiritual. Y Él guarda poderosamente, protege y defiende a Sus fieles súbditos en esta vida por el Espíritu y Sus ángeles ministradores contra los ardides, fraudes, trampas, la fuerza y el poder de Satanás, los tiranos y todos sus otros enemigos, hasta que en el juicio final Él los destruya por completo. Y lleva a los creyentes a Su gloria celestial e inmortal y los haga eternamente felices y bendecidos. Y de hecho sobre estos oficios se construye tanto el conocimiento como la adoración de Jesucristo mismo, en la medida en que Él es el Mediador, del cual [diremos] más adelante, en su lugar.

(9.- Pero de esto se desprende que Jesucristo no es nuestro Salvador solamente por Su oficio, ejemplo y sufrimiento; ni sólo porque nos declaró el camino de la salvación eterna y lo confirmó con milagros; sino también por el ejemplo de su vida perfecta y muerte sustitutiva, adquiriendo de esta manera el poder supremo y la virtud para salvarnos; poder que surge de su virtud, méritos y eficacia de su sacrificio ante Dios, el cual fue provisto para nosotros.

De hecho, por este mérito, habiendo ganado la salvación eterna para nosotros por su obediencia, y mediación, especialmente por su muerte violenta y sangrienta (como un λουτρόν, o precio de redención y sacrificio propiciatorio), Dios ha reconciliado consigo a todos los pecadores [2 Cor. 5:19], con el fin de restaurarlos por su gracia a través de y debido a este rescate y sacrificio [por medio de la fe en Cristo], y quiso abrir la puerta de la salvación eterna [que antes estaba cerrada] y el camino de inmortalidad para ellos, así como fue prefigurado muchas edades antes bajo varios tipos, figuras y sombras del Antiguo Testamento, y especialmente bajo el tipo de ese sacrificio solemne, que el sumo sacerdote realizaba una vez al año en el lugar santísimo.

Verdaderamente Él es nuestro Salvador por eficacia, en la medida en que aplica eficazmente la virtud y el fruto de su mérito a sus creyentes, y realmente les concede que disfruten de todos los beneficios obtenidos por su obediencia, y los hace partícipes de estas cosas por fe, sobre lo cual [diremos] más adelante.

(10.- Pero enervan, y de hecho derriban por completo, el poder universal de su mérito y la verdad de su eficacia, quienes afirman que tanto la elección absoluta [decretada, incondicional] como la reprobación de ciertas personas (ya sean consideradas antes de la caída [supralapsarianismo] , o después la Caída [infralapsarianismo], sin tener en cuenta la fe en Cristo, o por el contrario, la desobediencia) se hizo primero en orden, antes de que Jesucristo fuera designado por el Padre para ser un Mediador para ellos. Porque tampoco era necesario que hubiera una verdadera expiación de los pecados mediante el rescate de Cristo por ellos, ni siquiera era posible (si se puede decir la verdad con franqueza) para aquellos que mucho antes estaban predestinados por su nombre de manera perentoria y absoluta [incondicionalmente], parte a la vida, parte a la muerte.

Porque los elegidos, como ellos los llaman, o los que están predestinados a la vida, no necesitan tal expiación y reconciliación porque han sido absolutamente elegidos para la salvación. Están en la flamante gracia de Dios y ya son estimados por Dios con el amor más elevado e inmutable que pertenece a los hijos y herederos de Dios.

Pero en cuanto a los réprobos, como ellos los llaman, ellos mismos niegan que se haya hecho verdaderamente una expiación por ellos, y además de ser algo absurdo en sí mismo, por supuesto que implica una contradicción. Porque una vez que fueron reprobados, según la opinión de estos hombres, quedan, por lo tanto, completamente excluidos de la expiación hecha por Cristo. Porque aquellos a quienes Dios tiene por un decreto inmutable una vez reprobados de la salvación o maldecidos para la destrucción eterna, Él no quiere ni puede querer seriamente que algo bueno sea realmente conferido sobre ellos para salvación, y mucho menos que la expiación sea compartida por ellos con los elegidos. Y esto concluye la suma de las obras especiales de Dios.

𝐁𝐈𝐁𝐋𝐈𝐎𝐆𝐑𝐀𝐅𝐈𝐀:
𝘛𝘩𝘦 𝘈𝘳𝘮𝘪𝘯𝘪𝘢𝘯 𝘊𝘰𝘯𝘧𝘦𝘴𝘴𝘪𝘰𝘯 𝘰𝘧 1621 (𝘌𝘶𝘨𝘦𝘯𝘦: 𝘗𝘪𝘤𝘬𝘸𝘪𝘤𝘬 𝘗𝘶𝘣𝘭𝘪𝘤𝘢𝘵𝘪𝘰𝘯𝘴, 2005).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s