Arminianismo Clásico, Arminianismo Reformado, Calvinismo, Salvación

Analogías sin fundamento bíblico de la doctrina “salvo, siempre salvo”

Por Fernando E. Alvarado.

INTRODUCCIÓN

Los argumentos analógicos o lógicos son recursos muy corrientes entre quienes sostienen la posición que afirma que “una vez salvos, siempre salvos”. Tales argumentos se basan con frecuencia en analogías trazadas a partir de la experiencia humana y no en la enseñanza bíblica. ¿Por qué combatir tales argumentos? Porque la Palabra de Dios nos manda:

“Destruir la altivez de cualquier argumento y cualquier muralla que pretenda interponerse para que el hombre conozca a Dios. De esa manera, hacemos que todo tipo de pensamiento se someta para que obedezca a Cristo”. (2 Corintios 10:5, NBV).

¿En qué forma dichos argumentos se interponen para que el hombre conozca a Dios? En primer lugar, son contrarios a la Palabra de Dios y fallan a la verdad bíblica (2 Pedro 3:16); en segundo lugar, producen una falsa seguridad en el creyente, la cual le puede costar, eventualmente, su salvación (1 Timoteo 4:16). Ante esto, como buenos obreros, nos corresponde hablar la verdad en amor (Efesios 4:15), mostrando las falacias y sinsentidos de tales argumentos.

PENSATIVO 3.jpg

LOS CREYENTES SOMOS EL CUERPO DE CRISTO. SI ALGUIEN PUDIERA SER CERCENADO DEL CUERPO DE CRISTO, ÉSTE QUEDARÍA MUTILADO

Aunque pudiera sonar lógico a simple vista, este argumente es en realidad hueco, ya que, sin pretenderlo, rebaja a Cristo. ¿Por qué? Porque afirma que, si uno de nosotros se perdiera, Él estaría incompleto, cercenado. Sin embargo, La Biblia no enseña que Cristo esté completo en nosotros, como parece implicar tal argumento; lo que Pablo dice, por el contrario, es que nosotros somos quienes estamos completos en Él (Colosenses 2:10). Somos nosotros quienes separados de Él no podemos hacer nada (Juan 15:4-5). La misma figura de la vid y los pámpanos deja en claro que a él no le pasa nada si alguno de nosotros es cortado.

Él sigue siendo Dios y sigue estando completo, con nosotros o sin nosotros. Dios es santo, eterno, todopoderoso, y completamente autosuficiente. Él no necesita de ningún ser creado, pero nosotros si necesitamos a Dios. Toda la creación depende de la vida que sólo Dios sustenta:

“Él hace producir el heno para las bestias”, y “todos ellos esperan en ti, para que les des su comida a su tiempo… Les quitas el hálito, dejan de ser, y vuelven al polvo” (Salmo 104:14, 27, 29).

Por otro lado, Dios no depende de nada ni de nadie. A él no le hace falta nada, no conoce ninguna limitación, y no experimenta ninguna deficiencia. Él es “YO SOY EL QUE SOY”, sin ninguna otra calificación o excepción (Éxodo 3:14). Si Dios necesitara algo para sentirse completo, entonces no sería Dios.

PENSATIVO 1.jpg

SI ALGUIEN ES HIJO DE DIOS, ENTONCES PASE LO QUE PASE, NO PUEDE DEJAR DE SERLO

¡Suena lindo! ¿O no? Sí, pero es falso. Cuando intentamos establecer una correlación absoluta entre una relación espiritual y una natural se nos plantea un problema: si las relaciones espirituales no pueden cambiar, sería entonces imposible que pudiéramos ser salvos. Por ejemplo, Juan 8:44 nos dice: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo”. 1 Juan 3:10 también nos dice:

“En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios”.

En Efesios 2:1-3 Pablo se refiere a los no creyentes como personas que viven según el príncipe de la potestad del aire; también les llama hijos de desobediencia e hijos de ira. Si es cierto que las relaciones espirituales no pueden romperse cuando hablamos de los “hijos de Dios”, en tal caso la coherencia lógica demanda que también los “hijos del diablo” sean siempre hijos del diablo. Por tanto, nadie podría jamás llegar a ser hijo de Dios. El argumento que reza: “una vez hijo, lo eres siempre”, no es pues válido.

Por otro lado, debemos recordar que, aunque somos hijos, no lo somos por compartir la misma naturaleza y substancia de Dios como en el caso de Cristo. Nosotros somos hijos por adopción:

“Ustedes no recibieron un espíritu que los haga esclavos del miedo; recibieron el Espíritu que los adopta como hijos de Dios y les permite clamar: «Padre, Padre»” (Romanos 8:15, NBV)
“Y añade que los paganos, a los cuales había dicho: «No eres mi pueblo», serían llamados «hijos del Dios viviente».” (Romanos 9:26, NBV)
“Ahora todos ustedes son hijos de Dios por medio de la fe en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:26, NBV)

¿De dónde toma Pablo la figura de la adopción? Pues de la cultura griega y romana de su época. En la cultura griega de la época, la figura de la adopción gozó de protección jurídica y gran importancia y trascendencia. Es más, tenía su propio vocablo (poitos) para denominar al hijo adoptivo y al sucesor testamentario (Compárese con Romanos 8:17). La adopción, sin embargo, tenía ciertas normas mediante las cuales podía abrogarse:

1. El adoptado podía renunciar voluntariamente a su derecho de adopción y volver a su familia natural. Sin embargo, no podía volver a la familia natural sin antes haber dejado un hijo en la familia adoptiva. Cumplido este requisito se le permitía volver a su familia y parentesco anterior si así lo deseaba.

2. La ingratitud del adoptado hacía posible la revocación del título adoptivo

Todas las adopciones se llevaban a cabo íntegramente en presencia de un magistrado, formalidad que luego pasaría a Roma.

La adopción era también una costumbre conocida y practicada por los pueblos hebreo y egipcio. La Biblia nos habla de esta interesante institución en Génesis 48:

“Poco tiempo después de esto, José recibió la noticia de que su padre estaba enfermo. Entonces, tomó a sus dos hijos, Manasés y Efraín, y fue a visitarlo. Cuando Jacob oyó que José había llegado, reunió todas sus fuerzas y se sentó en la cama y le dijo: ―El Dios Todopoderoso se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán. Allí me dijo: Haré de ti una nación grande, y esta tierra de Canaán será para ti y para los hijos de tus hijos, como posesión permanente. A tus dos hijos, Efraín y Manasés, que te nacieron antes de que yo llegara a esta tierra, los adopto como hijos míos. Ellos recibirán parte de mi herencia tal como lo harán Rubén y Simeón.” (Génesis 48:1-5, NBV).

Igualmente, los egipcios consagraron dentro de sus prácticas y usos la figura de la adopción. En el libro de Éxodo, capítulo segundo, se relata cómo es que Moisés, después de haber sido un niño abandonado, fue adoptado por la hija del Faraón, una vez ya crecido. E incluso fue ella quien le puso por nombre Moisés, significando con ello que lo había sacado de las aguas:

“Por esa época, un hombre de la tribu de Leví se casó con una mujer de su misma tribu. Después de un tiempo, la mujer quedó embarazada y tuvo un hijo. El niño era tan hermoso, que la madre lo mantuvo escondido durante tres meses. Pero cuando ya no pudo esconderlo más, le hizo una pequeña cesta de papiro, la recubrió con asfalto, y puso al niño adentro; luego fue y lo dejó en medio de las cañas que crecían a la orilla del río. La hermana del bebé lo estuvo vigilando desde lejos, para ver qué iba a pasar con él. En eso vio que llegaba a bañarse al río una princesa, una de las hijas del faraón. Mientras caminaba por la orilla con sus damas de compañía, vio la pequeña cesta que estaba en medio de las cañas y envió a una de sus doncellas para que se la llevara. Cuando la abrió, vio al bebé que lloraba, y se sintió conmovida. ―Debe de ser un bebé de los hebreos —dijo. La hermana del niño se acercó y le preguntó a la princesa: ― ¿Quiere que vaya y busque a una mujer hebrea para que le cuide al niño? ―Sí, anda —respondió la princesa. La muchacha corrió hasta su casa, y regresó con su madre. ―Lleva a este niño a tu casa y cuídamelo —le ordenó la princesa a la madre del niño—. Te pagaré bien. Ella, pues, lo llevó a su casa y lo cuidó. 10 Cuando el niño creció, la madre se lo llevó a la princesa, y ella lo adoptó como hijo suyo. Lo llamó Moisés, porque lo había sacado de las aguas.” (Éxodo 2:1-9, NBV).

Este pasaje bíblico nos muestra los dos sentidos que tenía la institución de la adopción para los egipcios, y luego para los hebreos; la cual primeramente era para suplir la carencia de descendientes mayormente varones en los hogares, puesto que eran estos últimos los llamados a perpetuar el nombre de sus padres adoptivos y, en segunda medida, nos muestra como sirve la adopción como medio para ayudar a otorgarles una protección a los desvalidos y a los menos favorecidos dentro de la misma sociedad con todos los derechos y deberes de cualquier hijo legítimo.

Sin embargo, también la Biblia nos muestra que el hijo adoptivo podía, si así lo elegía libremente, romper el vínculo con su adoptante. Esto fue precisamente lo que hizo Moisés:

“Por la fe Moisés, cuando era ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón.” (Hebreos 11:24, LBLA).

Vemos pues, que la adopción de hijos puede y es, a veces, revocada. Ya sea por voluntad del adoptado que se niega a seguir siendo parte de la familia, o por decisión del adoptante debido a la ingratitud y el cumplimiento de los deberes del hijo adoptivo. Quienes se escudan en que son hijos de Dios y nunca dejarán de serlo, y que por eso “una vez salvos, siempre salvos”, harían bien en considerar las palabras de Juan el Bautista:

“Crías de víboras, ¿quién les dijo que así podrán escapar de la ira de Dios que vendrá sobre ustedes?… No crean que les basta con decir que son descendientes de Abraham, porque Dios puede sacar hijos de Abraham aun de estas piedras. El hacha está lista para talar los árboles que no den fruto y arrojarlos al fuego.” (Mateo 3:7-10, NBV).

PENSATIVO 4.jpg

ALGUIEN QUE HA NACIDO DE NUEVO NUNCA PUEDE DEJAR DE HABER NACIDO

Esto es cierto, pero olvidan algo importante: Cuando alguien apostata de la fe, lo que sucede no es que tal persona deje de haber nacido, ¡Sino que muere! Antes de la conversión, las personas están espiritualmente muertas (Efesios 2:1). Por medio de la apostasía y la perseverancia en el pecado, se regresa a este estado de muerte espiritual. Como dice Juan 3:36.

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.

Romanos 6:23 afirma contundentemente:

“Porque la paga del pecado es muerte”.

Nadie puede perseverar en el pecado y creer que seguirá gozando de vida espiritual. 1 Timoteo 5:6 nos recuerda que la persona que “se entrega a los placeres desenfrenados, aun viviendo, está muerta”.

Puede que tengamos vida nueva ahora, que hayamos nacido de nuevo, pero eso no garantiza que no podemos reincidir en el pecado, caer de la gracia, morir espiritualmente, y así perdernos:

“Ustedes los gentiles, que eran como ramas de olivo silvestre, han sido injertados entre las demás ramas. Como resultado, ahora se nutren también de la rica savia de la raíz del olivo. Sin embargo, cuídense de no sentirse mejor que las ramas cortadas. Y si se sienten así, recuerden que no son ustedes quienes nutren a la raíz, sino la raíz a ustedes. Bueno, quizás te estés diciendo: «Si cortaron aquellas ramas, fue para injertarme a mí». Tienes razón. Recuerda que esas ramas fueron cortadas por no creer en Dios, y que tú estás allí porque crees. Por eso, no te pongas orgulloso; sé humilde, pues si Dios no vaciló en cortar las ramas que había puesto allí primero, tampoco vacilará en cortarte a ti. Fíjate que Dios es a la vez bondadoso y severo. Aunque es severo contra los que lo desobedecen, es bondadoso contigo. Pero si no vives de acuerdo con su bondad, también te cortará.” (Romanos 11:17-22. NBV)

¿Es Dios mentiroso o falla a sus promesas cuando un cristiano auténtico cae de la gracia y se pierde? No, pues como los calvinistas mismos insisten gozosamente en afirmar, Dios no está obligado a salvar a nadie, mucho menos a los rebeldes y apóstatas en quienes, previamente, ha derrochado su gracia, ya que:

“Si sobre un terreno llueve mucho y proporciona una buena cosecha a sus propietarios, aquel terreno recibe bendición de Dios. Pero si lo único que produce es espinos y abrojos, resulta ser un mal terreno y se le condena al fuego.” (Hebreos 6:7, NBV).

Además, Dios tiene pleno derecho a revocar su favor sobre aquellos que le deshonran con sus frutos y proceder:

“Por lo tanto, yo, el Señor Dios de Israel, declaro que, aunque prometí que tu casa y la casa de tus antepasados llevarían el sacerdocio por siempre, no permitiré que se siga haciendo lo que tú haces. Honraré solamente a los que me honran, y despreciaré a los que me desprecian.” (1 Samuel 2:30, NBV).

Y por favor señores del “salvo, siempre salvo”, no nos vengan con el cuento de que, si se aportó de la fe y cayó en apostasía, nunca fue un verdadero cristiano, pues un verdadero cristiano jamás caería. Tal afirmación es solo un mal pretexto para justificar los errores insalvables en su sistema doctrinal. Dios mismo afirma la posibilidad de que el justo se pueda apartar de la fe y perderse:

“Sin embargo, si los justos se apartan de su conducta recta y comienzan a pecar y a comportarse como los demás pecadores, ¿se les permitirá vivir? No, ¡claro que no! Todas las acciones justas que han hecho serán olvidadas y morirán por sus pecados.” (Ezequiel 18:24, NTV).
“Mi justo vivirá por la fe; pero si se vuelve atrás, no estaré contento con él.” (Hebreos 10:38, NBV).
“Por lo tanto, es necesario que prestemos más atención al mensaje que hemos oído, no sea que nos extraviemos. Si el mensaje que los ángeles anunciaron fue verdadero y toda desobediencia recibió su merecido castigo, ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos esta gran salvación?” (Hebreos 2:1-3, NBV).
“Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminados —aquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo, que saborearon la bondad de la palabra de Dios y el poder del mundo venidero— y que luego se alejan de Dios. Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse; al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública.” (Hebreos 6:4-6, NTV).

Hombre-pensativo

SE DICE QUE EL CREYENTE TIENE VIDA ETERNA COMO POSESIÓN PRESENTE; NO SERÍA ETERNA SI PUDIESE PERDERLA

Se usan muchos textos para apoyar este argumento (Juan 3:15-16; 3:36; 5:24; 6:54; 10:28). Estos versículos hablan de vida eterna. Por ello hemos de preguntarnos qué es esta vida eterna. La respuesta puede parecernos obvia, pero ¿lo es realmente? ¿Es la vida eterna una mera cantidad de vida? ¿significa tan solo que voy a vivir para siempre? Por otra parte, ¿Tienen vida eterna los no creyentes? No existe un solo versículo en la Biblia que afirme tal cosa. Por supuesto, los no creyentes existirán eternamente. Sin embargo, esto no es lo que quiere decir la Biblia cuando habla de vida eterna. Varios versículos de los escritos del apóstol Juan arrojan luz al respecto:

“En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1:4)
“Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo” (Juan 5:26)
“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40)
“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10)
“Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho” (Juan 12:50).

Es especialmente importante considerar el todo el contexto de los versículos 44-50. Creer en Cristo es obviamente la clave para tener vida eterna.

“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. El conocimiento de la vida eterna Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios” (1 Juan 5:11-13).

Nótese que el apóstol concluye diciendo que la clave para tener al Hijo y, por tanto, la vida eterna, es creer en el Hijo de Dios. La fe en Cristo es lo que nos coloca en Él. La vida eterna no es meramente una existencia perpetua; es la propia vida de Dios. Mi participación en esta vida se debe a que en un sentido legal estoy en Cristo. Nadie que esté fuera de Cristo tiene vida eterna. La vida de Dios era eterna antes de que yo la tuviera, y seguirá siéndolo, aunque yo la pierda al rechazar a Cristo Jesús. Por tanto, el argumento de que la salvación no se pierde pues el creyente tiene vida eterna, no es válido. Nuevamente, 1 Samuel 2:30 nos arroja luz en este punto:

“Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; más ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco”.

Si pierdes la fe en el Hijo y te apartas de Él, entonces pierdes la vida eterna, pues la vida eterna no es algo que recibas aparte de la fe en Cristo y de la persona de Jesús misma:

“El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (1 Juan 5:12). Así de simple.

0001-S

CONCLUSIÓN

En vista de la enseñanza bíblica de que la seguridad del creyente depende de una relación viviente con Cristo (Juan 15:6); en vista del llamado bíblico a una vida de santidad (Hebreos 12:14; 1 Pedro 1:16); en vista de la clara enseñanza de que a la persona se le puede quitar su parte del Libro de la Vida (Apocalipsis 22:19); y en vista del hecho de que una persona que cree por un tiempo puede volver a caer (Lucas 8:13); la lógica y la lealtad a la Palabra de Dios nos llevan a rechazar la doctrina calvinista de la perseverancia final de los santos y su variante moderna, la doctrina del “Una vez salvo, siempre salvo”.

biblia-biblia-abierta-cristianismo-510249.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s