Pentecostalismo Unicitario

Respuestas al Pentecostalismo Unicitario: El Bautismo en el Nombre de Jesús.

Por: Pastor Fernando E. Alvarado.

Hay un mundo que se pierde en el pecado y los cristianos somos llamados a alcanzarlo. Sin embargo, algunos grupos de la línea ‘Sólo Jesús’ (pentecostales unicitarios), prefieren trabajar y hacer proselitismo entre los miembros de otras iglesias cristianas, difundiendo así su herejía destructiva y causando división en las iglesias. Tal actitud no sólo es sectaria, sino también digna de reprensión. Ellos afirman ser poseedores exclusivos de la verdad y consideran que los demás cristianos estamos en error. El bautismo en el Nombre de Jesús suele ser la punta de lanza en sus argumentos sectarios.

Pero bautizar en el nombre de Jesús es sólo uno de los muchos errores de los pentecostales unicitarios. Ellos tampoco creen en la Trinidad y, como es de esperarse, no bautizan en el triple nombre ordenado por Jesús en Mateo 28:19 sino “en el nombre de Jesús solo”, extrayendo algunos textos fuera de su contexto.

SUPUESTAS BASES BÍBLICAS PARA LA HEREJÍA SABELIANA O MODALISMO.[1]

Analicemos brevemente las bases de los pentecostales unicitarios:

(1.- Hechos 2:38 “…Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo…”. Basta leer el contexto para darse cuenta de que el mensaje central no es enseñar que solo existe Jesús o que el bautismo correcto deba realizarse únicamente en su nombre. En el discurso del apóstol se destaca que Dios había prometido derramar el Espíritu Santo y ahora lo había derramado y por eso ellos hablaban en lenguas y presenta a Jesús como el salvador enviado por Dios. Por ningún lado dice o da a entender que solo existe Jesús. Eso lo asumen solo los pentecostales unicitarios porque en el discurso aparece la mención de las tres personas (Padre, Espíritu Santo y Jesús). Además, basta leer el discurso para darse cuenta de que el apóstol en su sermón destaca como los israelitas mismos le habían quitado la vida a Jesús, por lo que ellos se sintieron compungidos de corazón y le preguntan acerca de qué debían hacer ante su gran pecado, y es cuando el apóstol les hace el llamado a arrepentirse y bautizarse en el nombre de Jesús para ser perdonados y recibir el Espíritu Santo. El contexto indica que el llamado a bautizarse en el nombre de Jesús es una invitación a reconocerlo como su mesías; porque para ser aceptados por Dios debían primero aceptar a Jesús como Salvador, ya que él es el Cristo enviado por Dios. Esto servía para identificar que ahora eran seguidores de Jesús. Es de esperarse que Pedro, al efectuar la ordenanza del bautismo, lo haría siguiendo la fórmula y el mandato dado por Cristo antes de su ascensión. Esto resulta lógico porque: En primer lugar, Pedro predicaba a personas que creían en Dios. Pedro predicaba a personas que, aunque vagamente, tenían idea de la existencia de un Espíritu Santo. De los muchos pasajes en que podemos considerar al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento como distinto e independiente de Dios el Padre, hallamos los siguientes: “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas” (Génesis 1:2). “Su espíritu adornó los cielos; su mano creó la serpiente tortuosa” (Job 26:13). “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca” (Salmos 33:6). “No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu” (Salmos 51:11). “Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos. Pero se acordó de los días antiguos, de Moisés y de su pueblo, diciendo: ¿Dónde está el que les hizo subir del mar con el pastor de su rebaño? ¿dónde el que puso en medio de él su santo espíritu” (Isaías 63:10, 11). Esta doctrina iba a tener su floración perfecta en el Nuevo Testamento. Además, Pedro predicaba a personas que no creían en Jesús y que antes, al contrario, lo habían escarnecido, despreciado y crucificado. Pero ahora, Pedro les dice que ese Jesús era nada menos que su Mesías y que toda relación con Dios tenía como fundamento el nombre de Jesucristo y que por lo tanto, en el nombre de Él debían recibir el bautismo. Era pues, para aquella multitud, la oportunidad que tenían de resarcirse de su mal contra su Mesías, y de recibir, como prueba de su arrepentimiento y fe, el bautismo teniendo como base la Persona que 50 días antes habían crucificado. Era la exaltación y elevación de la Persona que aborrecieron y que desde ahora sería la más amada. Cipriano (200 D.C.) dice: «Pedro menciona aquí el nombre de Jesucristo, no para omitir al Padre, sino para que el Hijo no falte de ser unido con el del Padre». En los discursos sucesivos que encontramos especialmente en los primeros capítulos de Hechos, los discípulos están tratando de hacer resaltar a la persona de Jesucristo, porque ella era la que había tomado cuerpo humano para poder ofrecer por los hombres el sacrificio perfecto. En cuanto a los tres mil se debe pensar que no fueron bautizados en el acto, lo que no había sido posible. La expresión “y se añadieron aquel día”, no implica necesariamente que su bautismo haya sido celebrado el mismo día. Una instrucción completa les fue dada más tarde según Hechos 2:42: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en la oración”.

(2.- Hechos 8:16 “…Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús…”. Este pasaje bíblico tampoco menciona que solo exista Jesús como suponen los pentecostales unicitarios, o que sólo en su nombre es el bautismo correcto. Por el contrario, si leemos todo el relato podemos darnos cuenta de que se mencionan a Dios el Padre, al Espíritu Santo y a Jesús. Felipe había llegado a Samaria donde hizo muchas señales y presentó a Jesús como el Salvador; pero luego Pedro y Juan fueron enviados y hallaron que sólo habían sido bautizados en señal de reconocimiento de que Jesús era el mesías, pero no habían recibido el Espíritu Santo. Al leer el relato podemos darnos cuenta de que se refiere a que ellos habían aceptado el nombre de Jesús como el Salvador personal y que habían sido bautizados con la autoridad dada por Jesús. Esto servía para identificar que ahora eran seguidores de Jesús. No pretende establecer fórmula bautismal alguna.

(3.- Hechos 10:48 “…Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días…”. En este texto la Biblia tampoco está negando la existencia del Padre y del Espíritu Santo, ni presentado la sola existencia de Jesús solamente. Pedro por indicación divina había ido a casa de Cornelio, un gentil temeroso del Señor, y al llegar se da cuenta que no debía hacer excepción de personas y comienza a predicarle a él y a muchos otros más gentiles, y aún a algunos judíos presentes en la casa de Cornelio. Su mensaje principal es mostrar como Dios ungió a Jesús con el Espíritu Santo y le envió como Salvador de la humanidad al resucitarle el tercer día. Los pentecostales unicitarios parece que no leen el contexto completo en el que se destaca que Jesús fue el mesías de Dios y por ningún lado dice que solo existe Jesús. Cuando dice que el apóstol les manda a ser bautizados en el nombre de Jesús se está destacando que al haber recibido el Espíritu Santo y hablado en lenguas sin duda debían dar el paso del bautismo, aceptando a Jesús como salvador y enviado de Dios. Esto servía para identificar que ahora eran seguidores de Jesús. Sin embargo, a la hora de efectuar el bautismo, los apóstoles no desobedecerían jamás el mandato de Su Señor ni cambiarían la fórmula bautismal trinitaria dada por el mismo Jesús.

(4.- Hechos 19:5 “…Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús…”. El apóstol Pablo llegó a Éfeso y halló a algunos discípulos o seguidores, pero encontró que no habían recibido el Espíritu Santo y que sólo conocían el bautismo de Juan y ahora procede a hablarles de Jesús y luego fueron bautizados. En ningún versículo del texto se menciona que solo existe Jesús como suponen los pentecostales unicitarios. Claramente se revela la existencia de otro Ser: el Espíritu Santo; del que los seguidores no sabían nada porque no habían sido instruidos. Los creyentes no habían escuchado ni del Espíritu Santo ni de Jesús y solo sabían acerca del bautismo de arrepentimiento de Juan el Bautista; razón por la que ahora el apóstol les habla de Jesús y les presenta a Jesús como el Cristo y luego que ellos aceptan a Jesús como su Salvador personal les bautiza. Pero, obviamente, no en el nombre de Jesús sólo. Es evidente que lo que se destaca es la necesidad de reconocer a Jesús como Salvador como requisito previo e indispensable para recibir el bautismo cristiano. El apóstol les pregunto ‘¿En qué fuisteis bautizados?’ Ellos no le dijeron en el nombre de Juan, sino en el bautismo de Juan. En respuesta, ahora el apóstol les presenta la nueva forma ordenada por Dios, la cual era aceptando a Jesús como Salvador.

REFUTANDO LA DOCTRINA SABELIANA.[2]

La postura pentecostal unicitaria, y de algunos otros que pretenden enseñar que sólo se debe bautizar en el nombre de Jesús, deja algunas dudas:

(I.- Según Mateo 28:19, Jesús mandó bautizar a sus discípulos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; pero según ellos los discípulos lo hicieron solo en el nombre de Jesús. Como quien dice fueron desobedientes. No creo que ellos hayan sido ejemplo de desobediencia y mucho menos en un tema tan importante. Por ejemplo, Dios mandó a Noé a construir “un arca de madera de gofer”: “Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera” (Génesis 6:14). Virtualmente se le prohibía el uso de cualquier otra madera. Si Noé hubiera usado distinta clase de madera a la ordenada era una desobediencia abierta a Dios. La institución de la Pascua proporciona varias ilustraciones de esta máxima (Éxodo 12). Había de sacrificarse un cordero, no una ternera; había de ser de un año, no de dos o tres; macho, no hembra; perfecto, no defectuoso; había de sacrificarse el 14 del mes, no ningún otro día; la sangre debía ponerse en los postes y en los dinteles de la puerta, no en ninguna otra parte. Cuando el Señor ordena: “Id, y haced discípulos… bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” y se cambia la fórmula por otras palabras, así sean santas, se está desconociendo la autoridad de Jesucristo. Si él mandó bautizar en el nombre de las Tres Personas se debe hacer así y no de ninguna otra manera, pues hacerlo es suplantar la Palabra de Dios y desobedecerle flagrantemente.

(II.- De acuerdo a lo anterior, si la postura de los unicitarios fuese correcta, esto querría decir que la Biblia, Jesús y los discípulos se contradicen entre sí. No creo que la Biblia se contradiga. Mucho menos tan garrafalmente. Eso es poner en dudas la palabra de Dios.

(III.- En la Biblia no hay un solo ejemplo de una persona en la que se expresen las palabras pronunciadas en el momento del bautismo ¿Por qué asumir que Jesús enseño una cosa y los apóstoles hicieron y enseñaron otra? No hay un solo texto en el que Pedro, Pablo o alguno de los otros apóstoles diga “Yo te bautizo en el nombre de Jesús”

(IV.- Los pentecostales unicitarios argumentan que en Mateo 28:19 cuando dice “en el nombre” es indicando que el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo son un título de una misma persona; pero, para su desacierto, lo que se resalta es la unidad de los tres: “nombre” (singular) del Padre, del Hijo y Espíritu Santo (plural)

(V.- La regla idiomática griega dice que cuando hay dos sustantivos conectados por el copulativo kai (y) el primer nombre tiene el artículo “el” delante y el segundo no lo tiene ambos nombres describen a la misma persona (ejemplo: “nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo” Tito 2:13) pero en Mateo 28:19 tanto Padre, Hijo y Espíritu Santo tienen el artículo “del” que es una contracción de “de” y “el” delante lo que significa que son tres personas distintas.

(VI. – Algunos antitrinitarios niegan la fórmula bautismal de Mateo 28:19 basados en que Eusebio, un padre de la iglesia no la registró en ninguno de sus escritos antes del concilio de Nicea (325 d.C.) y luego si la usó en sus escritos; pero eso no constituye ninguna evidencia porque los manuscritos bíblicos griegos más antiguos, los cuales son más confiables, si la registran.

(VII.- Existen aproximadamente cinco mil manuscritos griegos y todos dicen “en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” y no hay uno solo que diga “bautizándolos en mi nombre”.

(VIII.- Incluso manuscritos extrabíblicos antiguos mencionan el Triple Nombre, entre ellos: Epístola de Ignacio a los Filipenses, capítulo 2 (siglo II), Tertuliano, De bautismo, capítulo 13 (200 d.C.), Tertuliano, Contra Praxeas, capítulo 2 (200 d.C.), Cipriano, Los siete concilios de Cartago (siglo II), Gregorio taumaturgo, Confesión de fe (siglo II), Didajé, 7, (70 d.C.) e Ireneo siglo II, entre muchos otros.[3]

(IX.- En el nacimiento de Jesús vemos la acción de los tres miembros de la Trinidad. Lucas 1:35 nos dice: “…Respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra por lo cual el Santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios…”

(X.- En el bautismo de Jesús vemos la acción de los tres. Mateo 3:16,17 nos dice: “…Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia…”

(XI.- En la resurrección de Jesús vemos la acción de los tres: El Padre, según Efesios 1:20 “…operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales…”. Jesús dijo en Juan 2:19-21: “…Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo…”. Luego, del Espíritu Santo se nos dice en Romanos 8:11, “…Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros…”

(XII.- La expresión “el nombre” es presentada en las Escrituras como el medio por el cual se hacen milagros y se obtiene la salvación. Pero la palabra “nombre” tenía un significado diferente en el contexto judío al que le dan los pentecostales unicitarios hoy, por ejemplo:

(a.- Se creía que la mención de un nombre era especialmente poderosa para que se efectuaran milagros. Josefo relata haber visto a un tal Eleazar que pretendía echar fuera demonios usando el nombre de Salomón (Antigüedades VIII, 2.5). Los siete hijos de Esceva intentaron en Éfeso usar el nombre de Jesús con el mismo propósito (Hechos 19:13-14).

(b.- En el Antiguo Testamento, la palabra hebrea “Shem”, (“nombre”), algunas veces se emplea con el sentido de “carácter” (Jeremías 14:7, 21), y puede ser casi un sinónimo de la persona misma (Salmos 18:49). Esta estrecha relación entre el nombre y el carácter se ilustra con la abundancia de nombres del Antiguo Testamento que indican el carácter de quienes los tenían.

(c.- Otro aspecto de esto puede verse en tiempos del Nuevo Testamento, cuando la palabra griega “Ónoma” (“nombre”), puede significar “persona”.

Todo esto indica que al pronunciar el nombre de Jesús para realizar milagros y para proclamar salvación, o incluso mencionarlo en relación con el bautismo, los apóstoles declaraban que el poder de sanar y de salvar o bautizar se empleaba en una relación vital con la persona y el carácter de Jesucristo.

EL BAUTISMO EN AGUA COMO NECESARIO PARA LA SALVACIÓN.[4]

Un error engendra a otro. Puesto que los pentecostales unicitarios enseñan que el bautismo debe efectuarse en el nombre de Jesús, creen que sus hermanos que no han sido bautizados de dicha forma están en error y ponen en peligro su salvación eterna. Pero al enseñar que el bautismo salva, limpia o perdona pecados, el bello significado de esta ordenanza se pierde. Para los verdaderos cristianos, el bautismo expresa, por figura, la muerte al pecado del creyente y su resurrección a novedad de vida: “… ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva…” (Romanos 6:3, 4). El bautismo es también un testimonio de que pertenecemos a Cristo: “…Porque habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos…” (Gálatas 3:27). Porque somos de él, hemos sido “revestidos” de Cristo, del carácter de Él. También es el bautismo un paso de obediencia: “…Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo…” (Hechos 2:38). “…Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios…” (Hechos 8:36-37). El bautismo en sí no tiene poder salvador. La gente se bautiza porque es salva, no para ser salva. No hay en la Biblia siquiera una idea que dé base para decir que el bautismo salva, limpia o perdona pecados. Veamos algunos hechos que nos enseñan la imposibilidad del bautismo para otorgar limpieza o salvación: Jesucristo fue bautizado: “…Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia…” (Mateo 3:13-17). Si el bautismo lava, limpia y quita los pecados, ¿De qué pecados Jesucristo fue limpio o perdonado? Hablando de Cristo la Biblia dice: “…El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca…” (1 Pedro 2:22). “…Santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos…” (Hebreos 7:26). Siguiendo la lógica de los “unicitarios” de que el bautismo es necesario para la salvación, Jesucristo fue un pecador. ¿No raya esto en blasfemia? Si el bautismo salva, ¿Por qué el ladrón en la cruz fue invitado por Cristo al cielo sin someterse a ese acto? Dicen que es una excepción por las circunstancias. Esto todavía es más error porque para la salvación las circunstancias no hacen concesión a nadie. Arrepentimiento y fe tuvo el ladrón y eso le bastó. Lo mismo que la Biblia exige para cada pecador en todo tiempo y lugar. En Hechos 8:9-24, tenemos el caso de Simón el mago. Él fue bautizado, pero vemos que el agua no le hizo nada, no cambió su corazón, no lo sacó del lugar tenebroso en que se encontraba. Pedro hablando a Simón después de ser bautizado le dice: “…Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás…” (Hechos 8:20-23). Algo muy distinto pensaba Pedro del bautismo de lo que piensan los señores “unicitarios”.

Pablo dice en 1 Corintios 1:14-17 “…que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo… También bauticé a la familia de Estéfanas…” Y agrega: “…Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio…” ¿No tendría Pablo interés en que las personas se salvaran? Así hay que creer si seguimos las enseñanzas de los señores de ‘Solo Jesús’ o la Nueva Luz. Es que para Pablo el bautismo tenía su lugar, nunca debía ocupar el lugar que le corresponde al arrepentimiento y la fe. En las epístolas no se hace énfasis en el bautismo. El silencio habla en esta ocasión. Es raro, si el bautismo salva, que las cartas que rigen a la cristiandad, que regulan su conducta, se queden mudas en cuanto al bautismo. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos se enseña que la fe es el medio que trae la salvación al creyente: “…Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios…”. (Juan 1:12). “…Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna…” (Juan 3:16). El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios… El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:15, 16, 18, 36). “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24). “Y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones” (Hechos 15:9). “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31). “Testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo” (Hechos 20:21). “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío, primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:16-17). “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús… Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley” (Romanos 3:24, 28). “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1). “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2:8). “Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre” (Apocalipsis 1:5). La Biblia tiene que ser su propio intérprete. Eso de aislar versículos para hacerles decir lo que no fue la intención del Espíritu Santo que dijera, es sumamente peligroso. Así se conocen las corrientes falsas y ese método también lo usan los “modernos sabelianos”.

CONCLUSIÓN.

Los pentecostales unicitarios y otros antitrinitarios, argumentan que la formula correcta de bautizar era solo en el nombre de Jesús, pero los textos dentro de su contexto y las evidencias bíblicas e históricas, nos revelan que se hacía en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y que, cuando en el libro de los Hechos se menciona solamente el nombre de Jesús en relación con el bautismo, no se está dando una nueva fórmula bautismal, sino afirmando que era con la autoridad dada por Jesús que dicha ordenanza se efectuaba y, a la vez, era una invitación a aceptarle como Salvador. Los pentecostales unicitarios, por lo tanto, están sumamente equivocados en su interpretación doctrinal y no debemos prestarles atención a sus herejías.

REFERENCIAS:

[1] David K. Bernard, J.D., The Oneness of God, Pentecostal Publishing House, 1983, Hazelwood, MO.

[2] Por la defensa del Evangelio: Apologética Contemporánea, Editorial Cristiana Continental de las Asambleas de Dios (ECCAD), 1994.

[3] Luisa Jeter de Walker, ¿Cuál camino?, Editorial Vida, Miami, FL., 1968.

[4] G.R. Beasley-Murray, Baptism in the New Testament Paperback, Wm. B. Eerdmans Publishing Company; First Edition (March 15, 1973)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s